X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 2 diciembre 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
CRÓNICAS DE ÁFRICA

El elefante, el Rey y Bostwana

Por Ana Mansergas. 24/05/2015 El Rey y su afición cinegética pusieron Bostwana en el mapa. Pero más allá del 'tiro al elefante', el lugar ofrece uno de los mejores destinos turísticos de África

CRÓNICAS DE ÁFRICA

Ana Mansergas

Periodista
Artículos anteriores

Comparte esta noticia

(KENIA). El viaje del que fuera rey Juan Carlos I a Botswana puso en el mapa este país para muchos españoles. Pero este país africano, protectorado británico hasta los 60, ya era destino turístico. Y es que tiene todas las cualidades necesarias para ser uno de los destinos más que recomendables en África:  es un país tranquilo, seguro, fácil de viajar y con paisajes y rincones espectacular.

Con una variedad de grupos étnicos, mayoritariamente pertenecen a la tribu de  tswanaque, están acostumbrados a trabajar con turistas en los safaris, un negocio compartido con el negocio de los diamantes como fuente principal de ingresos del país. Aquí el gobierno es tranquilo, no tiene fama de corrupto como en otros puntos de África, es un país de 600 mil kilómetros cuadrados, lo que equivale a una extensión de un país como Francia.

Su población es de 1,6 millones, y tiene una superpoblación de elefantes que durante años ha atraído al turismo de caza y que ahora esta prohibida, de momento, por irregularidades en la caza mayor y por intereses económicos difíciles de sacar a la luz.  

LA CAZA DE ELEFANTES 

Matar un elefante cuesta 50.000 euros aproximadamente. A esta cantidad hay que sumarle  las dos semanas de gasto que supone venir a Botswana para tal fin, con todos los gastos que eso implica y pagar al taxidermista de turno para llevar al trofeo al país de origen del cazador, pagar los impuestos de entrada, etc, etc, etc. Total : unos 300 mil euros cuesta estar dos semanas en Botswana y cazar un elefante.

Parte del dinero repercute en el país por esa razón se espera que en un tiempo vuelva a ser legal la caza mayor. Es una de las razones que los cazadores argumentan en su favor además de que de esta manera se cuida los parques y  es una manera de controlar la superpoblación de elefantes.

No entraremos ahora en este debate, ni intentaré  entender ahora el placer o la satisfacción de matar un elefante, uno de los animales más preciosos de la fauna africana, que más se disfruta observándolo desde la distancia y que más respeto produce. Sus patrones de conducta recuerdan mucho a los humanos, defienden lo suyo y tienen desarrollado un comportamiento de protección hacia sus crías y hacia su comunidad brutal.

Tiene un sentido de la familia muy desarrollado y es lo que les hace ser tan agresivos cuando sienten que sus crías están en peligro. El elefante tiene una  fuerza  brutal y a pesar de la lentitud en sus movimiento  y de la tranquilidad que transmite, es uno de los animales más agresivos y violentos de la faz de la tierra. Una especie digna de admirar y respetar.

Botswana es país con paisajes espectaculares, una fauna más que deseada,  extensiones  inmensas y un espíritu que nos hace vivir intensamente los amaneceres y atardeceres de este país de contrastes que dedica gran parte de su territorio a la conservación de la naturaleza, sus reservas destacan por su belleza y por su numerosa fauna.

Cuenta con paisajes y ecosistemas únicos: la austera inmensidad desértica de Makgadikgadi Pans, el parque nacional Chobe o el exuberante laberinto verde y azul del delta del Okavango. Maravillas de la naturaleza.

DELTA DEL OKAVANGO

Navegar por los canales  del Delta tiene una logística de difícil acceso si no sabes moverte solo por África pero es una de las actividades obligadas si visitas Botswana. No recuerdo mayor momento de relax y de placer que navegar por el delta en canoas tradicionales llamadas mekoros hechas de fibra y capitaneadas por poolers locales, barqueros locales. Unos paseos donde el silencio y los sonidos de la naturaleza, difíciles de definir, consiguen trasladarte a un mundo bello, de paz.

Tan espectacular es descubrir el Delta por agua como por aire. Sobrevolar en avioneta el exuberante laberinto verde y azul del delta del Okavango, el mayor delta interior del mundo cuyas aguas se pierden en las arenas del Kalahari, ha sido una de las experiencias de mi vida. Contemplar la vida animal desde lo alto y ver una de las maravillas de la naturaleza ha sido formidable.

Botswana, ese país verde y blanco visto desde las alturas. Ex-protectorado británico conocido anteriormente como Bechuanaland, que obtuvo su independencia en 1966, justo antes de que se descubrieran las minas de diamantes. Negocio que rentabilidad y que permite así que la educación y la sanidad en este país sea gratis, igual que los retrovirales que suministran sin gasto alguno o las pensiones que cobran los ancianos.

UN DESTINO PARA SOÑAR

Un país con una sensibilidad especial en políticas sociales. Con más de 580.000 km2, una densidad de población muy baja (3,5 hab./km2) y casi 40% de su superficie dedicado a la conservación de la naturaleza,  Botswana es uno de los últimos santuarios de vida salvaje del planeta, destaca por la belleza y variedad de sus paisajes y su numerosa fauna.

Las arenas del Kalahari recubren más del 80% del suelo del país; las llanuras, sabanas y los bosques bañados por los ríos Chobe, Linyanti y Kwando dominan en el noreste mientras que en el centro-sur del país el paisaje se vuelve árido y semi-desértico. Altamente  recomendable.

Un destino que podemos elegir para viajar o simplemente para soñar en días como este, cuando se está decidiendo la política, el gobierno y todo lo que eso implica para los próximos cuatro años en muchas comunidades autonómicas. Eso si, una experiencia a la que sería difícil acceder de otra manera si no contamos con una cartera llena de dólares. 

CRÓNICAS DE ÁFRICA

Ana Mansergas

Periodista
Artículos anteriores

Comparte esta noticia

1 comentario

Paisano escribió
24/05/2015 11:53

Buenos días Ana: Me temo que yo si quiero incidir en el tema de la caza de elefantes. Le pido permiso para hacerlo. Si considera que no merece aparecer mi comentario lo entenderé. Vaya por delante que no soy cazador, aunque he visto alguna cacería en España como observador. Es precioso ver correr a unos galgos tras la liebre, con toda la posibilidad de escapar. Juro que jamás he disparado una perdigonada ni siquiera a una lata. Unas palabras con respecto a una especie que soy el primero.en defender su conservación. Remitiéndome a mi admiradísimo Félix Rodríguez de la Fuente. El elefante africano es una especie enorme (el mayor mamífero terrestre) y en consecuencia sus hábitos alimentarios van en proporción. Cito de memoria pero puede llegar a necesitar centenares de alimentos diarios. Como la naturaleza es sabia, este proboscídeo es migratorio. Cuando ya ha consumido lo esencial de la vegetación de un lugar busca otro. O lo hacía. Casi exterminado en amplias zonas por la caza y la destrucción del hábitat (lo de siempre), el ecologismo hizo hincapié en la necesidad de crear reservas. Y así se hizo. Como especie prolífica, longeva y casi carente de enemigos naturales, la población creció espctacularmente. Y al cabo de unos años la vegetación autóctona de lugares tan emblemáticos como el Tsavo o Murchisson había sido devorada, en el más estricto sentido del término. Recuerdo perfectamente los documentales con elefantes descortezando (matando) los baobads. Solución única posible. Limitar la especie mediante una caza selectiva. Entiéndeme, a mí tampoco me gusta que se mate por placer animales tan hermosos (el que lo haga con un rinoceronte merecería ser entregado desarmado a uno de ellos con un mal día). Pero en el caso de los elefantes, mucho me temo que no hay más remedio. Y si así se controla y proporciona recursos a unos países que no andan sobrados de ellos. Me parece correcto. P.D. El ex rey metió la pata con la imagen que dio, él tan ricamente de safari y en su país una crisis bestial con desahuciados. Ese fue su error. Lo de poner imágenes de Dumbo y Babar demagogia. Ya sé que ha dicho que no quería entrar en el debate. Humildemente a mí me parecería pertinente.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG