X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Lunes 26 septiembre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
DE BOB DYLAN A MELENDI

Cero sorpresas: así sobreviven los conciertos de Viveros

JORGE SALAS. 07/05/2015 Con crisis económica y cambio de modelo incluido, los conciertos de Viveros sobreviven gracias a la reducción del factor riesgo

VALENCIA. Decía Pío Baroja que, en los países latinos, la burocracia parecía haberse establecido como método institucionalizado para vejar al público. No es cuestión siempre de ir un poco más allá, de rizar el rizo, o de añadirle un tirabuzón al salto mortal, pero la verdad es que resulta bastante razonable empezar por el final y pensar que es lo público lo que en la actualidad sirve para vejar al ciudadano. El uso aberrante de lo público, mejor. Y no hace falta echar mano de las concesiones en el hall de las puertas giratorias; basta con echar un vistazo a inofensivas e incluso bienintencionadas propuestas sostenidas en gran medida por el ente público.

Tampoco hay que realizar un gran esfuerzo de abstracción para imaginar que inocentes eventos como el de los conciertos de la Feria de Julio de Valencia en los Jardines de Viveros puedan ser, en realidad, perfectas máquinas de tortura pública. La psicosis por ósmosis está servida, un año más, con el clásico cartel de conciertos veraniegos que hace apenas una semana anticipó un nuevo episodio. La ya tradicional serie de recitales estivales contará del 7 al 25 de junio con una variada representación de casi todos los estratos musicales, como es habitual; Roger Hodgson, Yann Tiersen, Imelda May, Rosendo, Melendi, Auryn, Luz Casal o Los Enemigos, entre otros, encapsulan un cartel con la esencia de los conciertos de Viveros, entre el rigor discográfico venido a menos y el desmadre comercial.

Organizados por el Ayuntamiento de Valencia, los conciertos de la Feria de Julio de Valencia son, sin embargo, producidos por la Asociación de Promotores Musicales de la Comunitat Valenciana (MúsicaPROCV); de hecho, Iván Labarta, vocal de la asociación y parte importante de un clásico de los conciertos de Viveros (Mundosenti2), agradece al Consistorio "la oportunidad que concede cada año a los promotores valencianos de participar" en el programa. Es una relación de amor turbulento, pero de amor al fin y al cabo; ahí siguen, a pesar de que el año pasado el Ayuntamiento decidió unilateralmente retirar la ayuda a las promotoras que arriesgan su dinero confeccionando el cartel de la Feria de Julio.

2009: EL ESCALÓN DE UNA ESCALERA INVISIBLE

La aportación del Ayuntamiento empezó a caer desde que en 2009, todavía bajo los efectos del éxtasis del exceso y el açò ho pague jo valenciano, se sobrepasaran los 900.000 euros de presupuesto público para la Feria de Julio. Eran los años en los que todo valía para situar a Valencia en el mapa internacional; menos de una década después, de ese todo del que formaban parte la America's Cup, la Fórmula 1 o la visita del Papa, ya no queda nada. En 2009, Joan Manuel Serrat, Bunbury, Amaral, Miguel Bosé, James Taylor, Anastacia o el mismo Yann Tiersen, que repite 6 años después, llegaban para "consolidar Viveros como un punto de referencia para el mundo del espectáculo", según explicaba el concejal de Fiestas y Cultura Popular del Ayuntamiento de Valencia, Félix Crespo.

Sin embargo, lo que Crespo vendió como "el primer escalón de una gran escalera" fue en realidad el inicio de los recortes en inversión. De pagar el caché completo de Miguel Bosé y su Papitour en 2009 (unos 20.000 euros que quién sabe si incluían a su sobrina Bimba y sus Cabriolets), el Ayuntamiento de Valencia pasó a un modelo en el que ofrecía el Jardín de Viveros, pero no pagaba los artistas; en los cursos siguientes el presupuesto se redujo alrededor de medio millón de euros, pues los cachés los abonaban promotoras habituales como Mundosenti2 o El Caimán Producciones.

Un año después, en 2010, el mismo Lorenzo Pérez de Mundosenti2 declaraba públicamente que los promotores asumían "el riesgo de cada uno de los conciertos". Eran los años de la resaca de los macroeventos musicales; los años de los conciertos Madonna, The Police o Juanes, del Eclèctic o el empeño de Diputación por conseguir a U2 y Lenny Kravitz a casi cualquier precio. Los años que en realidad fueron, por asedio, de Bunbury, Chambao, Antonio Orozco, Amaral, Vetusta Morla, Serrat o Muchachito Bombo Infierno. 

MELENDI Y LA TEORÍA DE CERO SORPRESAS

Ellos forman parte de un grupo que, con cada nuevo cartel de los conciertos de Viveros, se vuelve menos selecto: el de los cantantes o bandas que en una década ya han repetido en la Feria de Julio. Sin ir más lejos, cinco de los doce conciertos que se han programado para este año han tenido su edición en el pasado. Melendi, Los Enemigos, Auryn, Pablo Milanés y el citado Yann Tiersen han pasado por la agenda veraniega de Valencia. Será por aquello de reducir el riesgo a la mínima expresión.

No parece baladí relacionar que el Ayuntamiento se suelte económicamente de la mano de los promotores con que estos busquen aún con más ahínco calcular los pasos en la confección del programa. Las cero sorpresas de Radiohead. En el caso concreto de Melendi, volver a convocar al cantante asturiano con sólo un año de por medio es una decisión cuestionable musical y puede que incluso moralmente. Sin embargo, la llave que cierra la puerta a toda discusión está bajo el felpudo mercantil: Melendi agotó el papel de las entradas en 2013.

Si bien también es cierto que, lejos de la radiofórmula no sólo existe vida inteligente, sino que también existen personas dispuestas a invertir su dinero en un concierto. Los más de 6.000 espectadores de Deep Purple y los 3.000 (sentados) de Joan Manuel Serrat en 2010, los más de 5.000 de Andrés Calamaro y Vetusta Morla en 2011, e incluso el aforo completo en el concierto de James Taylor en 2009 reabren el debate. Aún así, la conclusión es cristalina: en menos de una década, más de una docena de artistas han repetido en el programa de la Feria de Julio.

DYLAN, CALAMARO O DEEP PURPLE COMO CASOS DE ÉXITO

Con todo, y a pesar del discutible criterio de selección de un programa que tiende a la reiteración y a dar pábulo a la sospecha con decisiones cuestionables (Miguel Bosé y Bimba Bosé, Jorge Drexler y su esposa en Marlango, Alaska y su marido en Nancys Rubias), es de justicia reconocer que Viveros ha ofrecido veladas memorables en los últimos 10 julios.

Entre ellas está el concierto de Bob Dylan en 2006; casi de rebote por su cancelación en Zaragoza, y con la intercesión de la entonces Bancaja para pagar un caché inabordable con el aforo de Viveros (4.000 personas), la Feria de Julio ofreció el que ha sido el último concierto de Dylan en Valencia hasta la fecha, y el tercero en dos décadas. El norteamericano facturó uno de esos conciertos a leer entre líneas, en los que intercala canciones que se han convertido en estándares con temas relativamente poco interpretados en directo; Down along the cove y Watching the river flow convivieron con The times they are a-changin' o Like a rolling stone.

Ese mismo año se canceló el concierto de The Wailers por el terrible accidente de Metrovalencia. Cuatro años después regresaron y ofrecieron un concierto digno de ser recordado, uniéndose a una lista que incluye a Joan Manuel Serrat, Paco de Lucía y Deep Purple ese mismo 2010, Alan Parsons Project en 2006, Gloria Gaynor en 2008 (que, curiosamente, tocó al día siguiente en la Xàtiva de Alfonso Rus, presidente de la Diputación de Valencia), Andrés Calamaro en 2011 y Rubén Blades en 2012. Es complicado imaginar quién puede unirse a esa lista con la filosofía actual del programa.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG