X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Martes 27 septiembre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
'EL CABECICUBO'

Galavant, una serie que se mofa de historias tipo 'Juego de Tronos' ¡y sale el Reino de Valencia!

ÁLVARO GONZÁLEZ. 01/05/2015 La cadena estadounidense ABC emite una serie "de relleno" que parodia las historias de fantasía medievales en clave musical y con una singular referencia a Valencia

VALENCIA. Uno de los mejores estrenos de series de 2015 ha sido el de Galavant, en la cadena estadounidense ABC. El formato echará para atrás a los espectadores que son tipos duros que te insultan en un atasco y gritan muy fuerte los goles de su equipo: se trata de un musical. Sí, con todas las letras. Está creada por Alan Menken, oscarizado autor de las bandas sonoras de La Sirenita, Pocahontas, La bella y la bestia o Aladdin, y Glenn Slater, célebre por sus adaptaciones de Broadway como Sister Act (una monja de cuidado) el musical.

Pero hay que tener en cuenta que parte de una buena premisa: burlarse de series como Juego de Tronos o películas como El Señor de los anillos, de toda esa fantasía pseudo-medieval que desata pasiones. Aquí Galavant es un caballero invencible, que derrota dragones y todo lo que usted quiera, pero que anda de capa caída. El Rey le ha robado la novia.

Se la ha robado en sentido literal, la ha raptado. Sin embargo, la gracia está en que cuando Galavant se presenta en el castillo y aniquila a todos los soldados del rey con su espada uno por uno, cuando va a recuperar a su princesa, ésta le espeta: Si tengo que elegir entre tu amor y la fama y la riqueza elijo... la fama y la riqueza. Y se queda de reina. Hagan ustedes en casa los paralelismos y las analogías con su país. Nosotros tememos a la ley.

En la serie, a causa de este rechazo, nuestro héroe entra en crisis, se abandona y se echa en brazos del alcoholismo. Y cuando peor estado presenta, aparece ni más ni menos que Isabella, ¡la princesa de Valencia! que quiere contratar sus servicios de caballero justiciero para reconquistar su reino, el de Valencia (como descubrimos hace algunos meses a través de Verlanga), invadido por el ejército del rey que le ha robado la novia. La actriz que interpreta a Isabella tiene la tez morena, Karen David, y es de nacionalidad india. Pero no se quejen, recuerden a los vascos de McGyver. Eso sí que fue de aupa.

¿Y por qué invadir Valencia? La cosa está clara. A la ex de Galavant le gusta la fama y el dinero pero no el rey, que le hace oler los eructos que se echa. Y como el monarca no se la puede tirar, se ve obligado a obsequiarla con lo que sea para meterla en la cama. ¿Qué quiere ella? Pues "la joya de Valencia". Una preciada gema que lleva al rey a pronunciar estas palabras: "¡desato una guerra genocida porque mi mujer quiere una joya!". Y lo dice cantando, lo cual es muy bonito.

Lo curioso es cuando aparecen los reyes de Valencia y el rey les ofrece acabar con la masacre de sus súbditos si le entregan la dichosa joya, ellos, muy bien retratados, se niegan y dicen que no, nunca, jamás, en ningún caso, puesto que esa joya pertenece a Valencia desde hace miles de años. Y entonces el rey sigue matando a sangre y fuego y arrasando los cultivos para que también palmen de hambre. ¿Qué es un genocidio al lado de una joya en manos de las autoridades valencianas? Minucias.

Los ocho capítulos que componen la primera temporada de la serie, no se sabe aún si habrá una segunda, consisten pues en la epopeya de Galavant e Isabella para expulsar al rey de Valencia. Viene a ser una mezcla de la gozada que fue Flight of the Conchords de HBO, por lo musical, y Los Caballeros de la mesa cuadrada de Monty Python, por el humor surrealista a costa de los caballeros, las hadas, la mitología medieval y demás.

¿Y las canciones qué pintan en todo esto? Son lo mejor. No sólo cuando los personajes hacen chanza de sus problemas sentimentales y demás, sino en escenas como cuando Galavant se prepara para un torneo de caballeros con una preciosa canción AOR para la ocasión 'Dont let your legend suck'. Por cierto, un torneo muy interesante ya que uno de sus rivales vomita dentro de la armadura porque acude al duelo con una melopea de absenta. ¿Saben cómo se llama? Jean Hamm, tal vez un guiño cruel a Jon Hamm, el actor que interpreta a Don Draper en Mad Men y que ha reconocido recientemente que es alcohólico.

También hay una canción que no es nada transgresora, ácida o medio pornográfica, pero que tiene mucha gracia. Se titula 'Maybe you're not the worst thing ever' y habla de ese momento en las parejas que se odian en el que salta una mínima chispa de complicidad.

Uno de los personajes más carismáticos es Madalena, la novia de Galavant que se va con el rey por la pasta. Su papel no es para menos. No sólo es tremendamente guapa y rastrera a la vez, sino que en la corte se acuesta con el mediocre bufón, que no tiene gracia ninguna, pero puede presumir de extraordinarios atributos sexuales. A esta princesa la interpreta la australiana Mallory Jansen, que fue modelo de los 15 a los 19 años.

En una entrevista en whowhatwear.com la actriz comentó que trabajar junto a Tim Omundson, el que hace de Rey Ricardo, se le hacía muy cuesta arriba porque no paraban de llorar de risa ellos mismos con los gags de la serie. La escena de la cena del segundo episodio, cuando ocurre el mágico momento aludido en el que él le pide a ella que huela sus eructos, les costó sacarla adelante unas 30 tomas.

Otro de los puntos fuertes de Galavant es que el escudero del Rey Ricardo lo interpreta nada menos que Vinnie Jones, el ex futbolista de la Premier —jugó en varios equipos entre ellos el Leeds y el Chelsea— considerado uno de los más violentos de la historia del fútbol inglés. Dos imágenes al menos dejó para la historia: la brutal torsión testicular a Paul Gascoigne –quién sabe si cayó en el alcohol después de pasar por eso— y una entrada-segada a un niño que no debía tener más de ocho años.

Preguntado en una entrevista por su papel en Galavant vestido de caballero contestó que últimamente todo lo que hacía (por otra serie, Arrow) era en panties. "En Hollywood para sobrevivir tienes que ser un poco gay y un poco judío; yo estoy salvando la cara por judío", ha declarado despreciando la corrección política. Del mismo modo, cuenta que ha sido fácil para él meterse en el rollo que lleva esta serie porque es un fanático de Monty Python y Galavant es muy deudora de su humor. Confirmamos.

Haya nueva temporada o no, lo cierto es que en su maravilloso formato de veinte minutos por capítulo, Galavant te alegra la vida, no te satura. Y lo que es mejor, como explicó uno de los creadores, el productor y guionista Dan Fogelman, es que han intentado, en contra de las leyes elementales del mercado audiovisual, que ningún actor fuese una cara demasiado conocida para darle un aire más original a la serie. Dentro de poco alguien le pondrá nombre a estas propuestas con capítulos de veinte minutos, serán series low cost, de usar y tirar o para ver en el WC, ¿quién lo sabe? El caso es permiten dar salida a las más surrealistas de las ideas y están suponiendo una explosión de imaginación mucho mayor que la ampliamente elogiada "época dorada de la televisión" de los últimos años.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG