X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Martes 16 octubre 2018
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
FOTOGRAFÍA

PhotOn enfoca a los Vidal, cuatro generaciones de fotoperiodistas

C. AIMEUR. 22/04/2015 Una exposición en el Mercado Central dentro del certamen dedicado a la fotografía recorre la obra de toda la familia, desde el bisabuelo hasta el biznieto

VALENCIA. Dice Luis Vidal Vidal que él nació en una cubeta de revelado. Es una exageración, pero menos. A sus 79 años, con buena memoria y lucidez, el decano de los fotoperiodistas valencianos, con permiso de Canito, recuerda su infancia en la calle Garrigues, donde su padre, y antes que su padre su abuelo, ejercían como fotógrafos. Allí, en el domicilio familiar donde nació, se encontraba también el estudio donde revelaban las imágenes que habían captado sólo unas horas antes. "Entonces los fotógrafos no tenían ni contrato ni nada y tenían que hacer todo en sus propias casas", explica.

Y así fue como a él se le inoculó el veneno de la imagen gráfica, siguiendo los pasos de su padre, acompañándole al fútbol a ver al Valencia y viendo después como por ensalmo su progenitor conseguía que un papel blanco se llenase de imágenes del partido, gracias a una luz roja y a unos líquidos que él mismo mezclaba, como si fuera un alquimista, con ese olor tan especial que aún hoy recuerda. "Entonces no se vendía nada hecho. Los fotógrafos se lo tenían que hacer por sí solos todo, hasta los líquidos", explica. Aquello, ver aquello, dice, era como contemplar "magia". "Ahora cuando veo a mis hijos con las cámaras digitales les digo que eso no es fotografía y ellos me dicen que soy un antiguo. Y es verdad", ríe.

Luis Vidal es el tercero de cuatro generaciones de fotoperiodistas que son santo y seña de la profesión en la ciudad de Valencia. Antes que él estuvieron su abuelo Martín Vidal Romero y su padre Luis Vidal Corella. El primero fue todo un personaje. Era músico, pintor y acabó siendo uno de los grandes pioneros de la Fotografía en España. Hijo de un carpintero y sobrino de Salvador Giner Vidal, estudió primero violín y viola y llegó a actuar en conciertos con la Orquesta Sinfónica de Valencia así como en las temporadas de ópera en el teatro Principal de Valencia, a finales del XIX, mucho antes de que existiera el Palau de les Arts.

Plaza del Mercado de Valencia a finales del XIX. FOTO: MARTÍN VIDAL ROMERO.

Sería otro tío suyo, catedrático de la Escuela de Bellas Artes de San Carlos, Carlos Giner Vidal, quien le introdujo en la pintura. Aquellas lecciones que recibió le permitieron mantener relaciones con los artistas valencianos de la época. Poco antes de llegar al siglo XX descubrió la fotografía y aquello fue un amor a primera vista. Nunca la abandonaría.

Martín Vidal tuvo tres hijos: Martín, Vicente y Luis. A cada uno de ellos insufló una de sus tres venas artísticas. Así el primogénito fue pintor, mientras que el segundo fue músico y el tercero... fotógrafo. Tal cual si hubiera repartido sus talentos entre cada uno de ellos, sus hijos siguieron sus pasos.

A Luis Vidal Corella, padre de Luis Vidal Vidal, se le considera como uno de los mejores retratistas de la Guerra Civil y de la postguerra, un testimonio imprescindible, si bien su labor era muy anterior. Algunas de sus imágenes son iconos de la Valencia del XX. Y su trabajo, su mágico trabajo, hechizó a su único hijo varón, quien se afanó en ese arte de revelar sin Photoshop, de corregir los defectos de una fotografía a mano, y nunca mejor dicho, tapando cuando convenía la luz de la ampliadora.

Carrera popular en Valencia en los años veinte. FOTO: LUIS VIDAL CORELLA.

Ahora es su hijo Luis Vidal el que sigue la tradición familiar de fotoperiodismo y con ello ya es más de un siglo el que lleva la familia haciendo de testigo de la ciudad, de sus avatares y destinos, de su grandeza y su miseria. De ahí que para la directora del PhotOn Festival, Tania Castro, la exposición retrospectiva que se realizará dentro de este certamen en el Mercado Central sea uno de los proyectos que más "ilusión" le hace a título personal.

La quinta edición del certamen valenciano tendrá lugar este año entre el 2 y el 9 de mayo. Como es habitual en él se compone de una muy variada programación que incluye una exposición en la Sala de la Muralla del IVAM de Daniel Berehulak. Hasta el próximo 24 de mayo se exhibe allí por primera vez en España el trabajo de este fotoperiodista australiano que ha sido galardonado con el Pulitzer 2015 al Mejor Reportaje Fotográfico por su cobertura de la crisis del ébola. La exposición reúne 50 imágenes tomadas durante las cinco semanas en las que Berehulak trabajó en Guinea, Sierra Leona y Liberia para The New York Times y el propio fotógrafo estará en Valencia el último día del festival, el 9, para dar una conferencia.

No será el único nombre propio del certamen. Jürgen Schadeberg, autor de la famosa imagen de Nelson Mandela mirando a través de la ventana de la celda de Robben Island, inaugurará personalmente su exposición en Railowsky el miércoles 6 de mayo y dará una conferencia el día 7 por la tarde en el centro cultural La Nau, de la Universitat de València.

Competición de piragüismo en el río Turia. FOTO: LUIS VIDAL VIDAL.

José Palazón, ganador del premio Ortega y Gasset 2015 por su foto del campo de golf y la valla de Melilla, también dará una conferencia. Y, finalmente, Xaume Olleros, codirector del festival y portada de la revista Time con su foto de la Umbrella Revolution, estará en Valencia para asistir como jurado y relatar su experiencia en Hong Kong. 

Junto a todos ellos sobresaldrá la Familia Vidal, en el Mercado Central, cuatro generaciones de fotoperiodistas valencianos, que se convertirán en protagonistas de un certamen que ha conseguido traer a los fotoperiodistas más importantes del momento año tras año y que se ha consolidado ya como una de las citas indispensables de la primavera cultural. Su exposición servirá para rendirle homenaje al tiempo que será un recorrido por el último siglo de Valencia, desde el XIX y los principios de la fotografía hasta la actualidad.

La muestra se compone de 24 fotografías seleccionadas por la familia que se instalarán en los pasillos centrales del edificio. Dentro de las acciones que la rodean, hace unos días los responsables de PhotOn entrevistaron a Luis Vidal Vidal, quien mandó un mensaje a los jóvenes que quieren iniciarse en el fotoperiodismo. "Les recomiendo que sientan mucho la profesión, que vayan a la profesión con mucha verdad porque es dura y exigente", dijo. Y posteriormente añadió: "Sí, rotundamente, volvería a ser fotoperiodista. Con todo. A pesar de todo. Ha sido bonito". Para él ha sido magia.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG