X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 7 diciembre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
TENDENCIAS COMERCIALES

Las películas clásicas y de culto encuentran refugio en las multisalas

CARLOS AIMEUR. 17/04/2015 '2001' logra más público en los Lys este jueves que ningún estreno; MN4 ampliará en mayo sus sesiones de clásicos

VALENCIA. No es una moda pasajera. Tiene visos de quedarse tiempo. Paradójicamente los reestrenos de clásicos cinematográficos en salas de cine convencionales se han convertido en una de las grandes novedades de la cartelera. En la Comunidad Valenciana desde hace unos meses algunas de las principales salas han hecho que sea habitual la reposición de largometrajes históricos. El espectador llega al multicine y, además de los estrenos del momento, se puede encontrar con un filme de 1980 o de 1950.

Detrás esta eclosión del cine clásico se halla una empresa valenciana, Proyecson, que ha abierto una línea de negocio con su firma Versión Digital. Dirigida por Francisco Lafuente, esta empresa cierra directamente acuerdos con los principales distribuidores de Los Ángeles y Londres para la explotación digital, durante unos breves lapsos, de películas con más de treinta años de antigüedad que se proyectan siempre en versión original subtitulada.

Tras especializarse en proveer a los cines de productos alternativos, como conciertos de música u ópera, que tan buenos resultados están obteniendo entre el público valenciano, desde Proyecson apostaron por dar un paso adelante con la recuperación de los largometrajes clásicos. "Es algo en lo que siempre hemos creído", dice Lafuente, "pero siempre teniendo claro que las películas deben proyectarse en versión original", matiza.

Para ello ha sido fundamental la complicidad de los exhibidores valencianos. Los cines Yelmo de Campanar, los Bonaire de Aldaia, los Kinépolis de Paterna, los MN4 de Alfafar o los Lys de Valencia, son algunas de las multisalas que se han sumado a esta iniciativa de recuperar largometrajes clásicos. Proyecson les ofrece la oportunidad de exhibir las películas en función de efemérides o por motivos de calendario, y el público responde.

Así sucedió esta pasada Semana Santa con las proyecciones en Bonaire y Kinépolis de Ben Hur (William Wyler, 1959), que obtuvo una excelente respuesta del público valenciano. Con ello recuperaban la costumbre muy española de ver grandes clásicos hollywoodienses del péplum durante las fiestas. Pero también ha pasado con largometrajes como Alien (Ridley Scott, 1979) o Blade Runner (Ridley Scott, 1982). O este mismo jueves con la proyección de 2001. Una odisea del espacio, que se ha vuelto a exhibir en Kinépolis, Bonaire, Yelmo y los cines Lys.

Panorámica de la fachada de los cines Lys en la calle Paseo Ruzafa de Valencia.

Precisamente los Lys, junto a los cines Ocine Aqua, son una de las salas más veteranas en cuanto a la programación de lo que los exhibidores denominan como contenidos alternativos. Ubicados en el histórico Paseo de Ruzafa, estos multicines pusieron en marcha en otoño de 2013 una iniciativa, Los jueves del Lys, en la que apuestan por la proyección de largometrajes históricos o películas singulares.

"El resultado está siendo en general muy positivo", explica Silvino Puig, gerente de la multisala. "Hoy por ejemplo en las dos sesiones de 2001 hemos conseguido de largo la mayor afluencia de público. Hemos llenado la sala y eso no ha sucedido con ninguna otra película que tenemos en cartel".

Los Lys comenzaron a trabajar con los contenidos alternativos en 2010, y pronto encontraron la complicidad de Versión Digital. "Ellos hicieron el esfuerzo de profesionalizar un trabajo que ya estábamos haciendo nosotros y eso ha llevado a que se hayan ampliado los contenidos y la posibilidades para nosotros y el espectador", asegura Puig.

Tras su experiencia durante estos tres años, dice que lo que funciona normalmente entre la audiencia "son títulos muy concretos, muy de culto, por un motivo u otro". "El éxito reside en que estamos acostumbrados a verlas en pantalla pequeña cuando las emiten, si las emiten, y no es lo mismo que verlas en una sala en condiciones", insiste.

Parecida opinión tiene Arturo Hernangil, gerente de los multicines MN4 de Alfafar, que se han sumado recientemente a este tipo de iniciativas. Durante el pasado mes de marzo apostaron por las sesiones de cine clásico los martes, con unos resultados también muy buenos, tanto que han decidido ampliar las sesiones en mayo a dos días, martes y viernes, para así captar "el público de fin de semana", dice.

Interior de los cines MN4 en la localidad valenciana de Alfafar.

Las primeras cuatro películas que proyectaron fueron Desayuno con diamantes (Blake Edwards, 1961), Grease (Randall Kleiser, 1978), El Padrino (Francis Ford Coppola, 1972) y Cantando bajo la lluvia (Stanley Donen y Gene Kelly, 1952). Para el mes de mayo están negociando la incorporación de nuevos títulos que respondan a los criterios de calidad y prestigio.

Hernangil coincide en que una de las claves que explica esta incorporación del cine clásico a las pantallas ha sido la implantación del cine digital en prácticamente todas las salas de exhibición de la Comunidad Valenciana. "El digital tiene unas posibilidades infinitas", explica. "Antes era imposible hacerse con una copia en condiciones en 35 milímetros de las películas clásicas. No te las dejaban por si se podían estropear. Era muy caro. Ahora no hay problemas. Es más fácil que te llegue y te permite una mayor rotación de la programación", agrega.

La moda, que también acontece en otras grandes ciudades como Madrid o Barcelona, tiene visos de establecerse como parte regular de la programación cinematográfica. En gran medida por la excelente respuesta del público, que ha demostrado con su fidelidad el gran valor que tiene la experiencia de ver los largometrajes en salas de cine.

"Hay determinadas generaciones que no han podido ver estas películas en sala grande, que se las han perdido por una cuestión de edad", explica Lafuente. "Para ellos escuchar la voz original, ver la película en su formato original, para como fue creada, es muy atractivo. Pero ya no es sólo cine clásico. Para el futuro estamos trabajando con la posibilidad de recuperar documentales", avanza.

Así pues, no es gratuito vaticinar que los próximos años el buen cine de todos los tiempos seguirá vivo en las grandes salas, en las comerciales, compitiendo con los estrenos. No en vano, muchas de estas películas son consideradas filmes imperecederos, e imperecedero, según el diccionario de la RAE, es aquello que no muere.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG