X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 5 octubre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LA MODA AQUÍ

Valencianas de hoy: planos -y planes- de las arquitectas del momento

GRETA BORRÁS. 31/03/2015

VALENCIA. Cinco arquitectas nos dan las claves para descubrir si la relación entre arquitectura y moda es tan sólida como los edificios que proyectan, si es cierto que siempre visten de negro y nos explican cómo viven Valencia cuando salen del estudio.

ARQUITECTURA EN FEMENINO

Charlotte Perriand, Eileen Gray, Aino Marsio, Matilde Ucelay, Rita Fernandez Queimadelos, Anna Wagner, Denise Scott Brown... son solamente algunos nombres de las mujeres cuyo denominador común fue ser arquitectas durante el siglo XX, realizando sus estudios de arquitectura entre 1900 y 1931. En esa época no estaba demasiado aceptado por la sociedad en general que una mujer fuera arquitecta y, mucho menos, que un grupo de hombres tuvieran que cumplir sus indicaciones a pie de obra.

Por eso, la mayoría de ellas desarrollaron su profesión formando equipo con sus maridos. Aunque por aquel entonces su trabajo sí fue reconocido por su entorno profesional, el gran público no las conoce. Son los nombres de sus maridos y parejas los que han pasado a la Historia de la Arquitectura -Le Corbusier, Alvar Aalto, Robert Venturi, etc-, sin reconocer que el suyo era un éxito compartido con sus mujeres.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado y la arquitectura ha dejado de ser una carrera masculina. Las arquitectas ya no necesitan que un hombre respalde su trabajo para conseguir una carrera de éxito ni que las acompañen a la obra para que los demás respeten sus decisiones.

Sol Candela -arquitecta en Emece2 Valencia, miembro del Consejo Rector de Arquia Banca y Patrona de la Fundación Caja de arquitectos-, Teresa Lluna -arquitecta en un estudio de arquitectura y urbanismo y desarrollo de proyectos propios-, Natalia García Fernández -arquitecta urbanista y paisajista-, Anna Boscà -arquitecta en Ramón Esteve Estudio donde se encarga de la coordinación del equipo de arquitectos y desarrollo de proyecto- y Estefanía Pérez -arquitecta en Ramón Esteve Estudio y responsable de arte y decoración en Vida Festival-.

Con estas cinco arquitectas de hoy en día he hablado de arquitectura, moda y de nuestra ciudad, Valencia. 

¿POR QUÉ LAS ARQUITECTAS VISTEN DE NEGRO?

Es un tópico bien extendido que los arquitectos, tanto ellos como ellas, visten siempre de negro. Para confirmarlo, tan sólo hace falta googlear los nombres de algunas famosas arquitectas para verlas posar vestidas de negro o visitar algún estudio de arquitectura y ver que todos parecen haberse puesto de acuerdo la noche anterior para ir a trabajar en riguroso negro. Me aseguran que no es así y que la coincidencia casi diaria en la elección de este no-color, es mera casualidad. En este  inesperado uniforme se aceptan concesiones al azul marino, gris y algún toque blanco.

"Creo que ser arquitecta sí que me influye a la hora de escoger colores. Dicen que los arquitectos siempre visten de negro y, echando un vistazo a mi armario, es el color más abundante con diferencia. El motivo por el que otros arquitectos visten de negro no lo sé. En mi caso, me gusta, es un color simple, puro, elegante y quizás me ahorre quebraderos de cabeza a la hora del "¿qué me pongo?". Con el negro nunca fallas", opina Teresa Lluna.

También Anna Boscà pertenece a la cofradía del negro. "Mi estilo es sobrio y, normalmente, abuso del negro en mi día a día pero puede variar mucho si tengo alguna reunión importante o si tengo que visitar una obra donde necesito ropa cómoda".  Estefanía Pérez coincide con su compañera de estudio Anna, en la predilección por el negro. "Como arquitecta, el gusto por lo estético lo extrapolo a cualquier ámbito de la vida cotidiana. Suelo tener preferencia por la ropa sobria y monocroma".

Anna Boscà

LAS ARQUITECTAS VISTEN DE NEGRO Y PROYECTAN EN BLANCO

Sin embargo, siempre hay excepciones y, de vez en cuando, una nota de color se cuela en un gremio monocromo. Natalia García está dispuesta a romper con el tópico. "No me gustan los ejércitos de masas que visten igual y sin color. Desmitifico el bulo de que los arquitectos y las arquitectas vistamos de negro. ¡El color es importante y alegra la vida! Me gustan las telas de estampados imposibles y customizar mi propia ropa. Me gustan los colores donde el negro sea uno más".

ARQUITECTURA Y MODA: UNA CUESTIÓN DE PROPORCIONES

Del gran diseñador de moda Cristóbal Balenciaga se dijo que era "el arquitecto de la Alta Costura" y él mismo, comparó la labor de  un arquitecto con la de un modisto acuñando aquella maravillosa frase que decía: "un buen modisto debe ser arquitecto para la forma, pintor para el color, músico para la armonía y filósofo para la medida".

La relación entre arquitectura y moda es íntima e inevitable y se da en ambas direcciones.

Sol no duda ni un momento cuando le pregunto sobre la conexión entre ambas disciplinas. "Desde luego que están relacionadas. Parto de la base que la arquitectura es la madre de todas las artes y la moda es pura creación y revival".  Algo muy similar opina Natalia: "la arquitectura como la moda trata de poner en valor lo que siempre ha estado ahí. La moda y el cuerpo humano, la arquitectura y las relaciones sociales. Opino que todo está ya inventado, sólo hay que saber mirar para remarcar y poder evidenciar la esencia, redescubrir y resaltar".

Natalia García

"Hay ciertos aspectos en los que están íntimamente ligadas. Ambas son disciplinas que se rigen por patrones estéticos y formales, donde el proceso creativo es una parte fundamental. Tanto en arquitectura como en moda se trabaja con conceptos como volúmenes o texturas. Coco Chanel decía que "la moda es como la arquitectura, se trata de una cuestión de proporciones". Muchos arquitectos han hecho su incursión en el mundo de la moda y viceversa. Por otro lado, la moda está en constante evolución y las temporadas cada vez son más cortas. En cambio, la arquitectura se concibe para perdurar en el tiempo. Debe ir más allá y no sólo atender cuestiones estéticas", afirma Estefanía resaltando lo cercanas que en muchos aspectos se encuentran ambas materias.

Teresa Lluna cita a otro arquitecto, el americano Frank Lloyd Wright para argumentar su respuesta:  "Todo arquitecto, necesariamente, es un gran poeta. Debe ser un gran interprete de su tiempo, de sus días, de su época", es indudable que lo mismo ocurre en el mundo de la moda. Moda y arquitectura dan respuesta a las necesidades de la sociedad de hoy en día".

Esta estrecha relación entre arquitectura y moda se ve reflejada en muchas ocasiones sobre las pasarelas, en las creaciones de algunos diseñadores de moda que encuentran en la arquitectura una gran fuente de inspiración que se traduce en prendas donde priman los volúmenes, las texturas y la línea. No es de extrañar que estos diseñadores se encuentren entre los preferidos por las arquitectas.

Sol Candela

"Un diseñador muy cercano a la arquitectura es Issey Miyake. Es un maestro utilizando las geometrías y texturas sobre el cuerpo", afirma Anna Boscà.

Sol también admira el trabajo del diseñador japonés sin olvidar el talento de los más jóvenes. "En estos momentos apuesto por los noveles, entre ellos, los valencianos Siemprevivas son mis favoritos. Creo que Font para Del Pozo, Issey Miyake o Phillip Lim diseñan una moda muy depurada y con volúmenes muy arquitectónicos".

Estefanía Pérez añade otros nombres a la lista y nos recuerda el eterno minimalismo de Calvin Klein. "Me gustan mucho Stella McCartney y Sonia Rikyel, por su originalidad y frescura contenida, sin extravagancias y manteniendo la elegancia. Calvin Klein siempre ha tenido una imagen muy sobria y arquitectónica. Lanvin trabaja los volúmenes con gran maestría".

ELEGANCIA EN EL ESTUDIO Y A PIE DE OBRA

Al contrario de lo pudiéramos pensar, el trabajo de una arquitecta no se limita únicamente al que realizan en el estudio. Los tacones y el little black dress se quedan allí cuando deben acudir a visitar una obra. Las arquitectas se mueven con la misma precisión en el estudio que a pie de obra, dos escenarios totalmente distintos para los que deben adaptar su forma de vestir.

Teresa nos explica esa dualidad constante en la que vive entre el tacón y las deportivas. "Para ir a trabajar no me suelo complicar la vida: vaqueros, un jersey o blusa mona y un fular o collar. En mi caso llevo tacón alto siempre y cuando la obras están en la primeras fases y caminar con tacones puede ser complicado, me pongo unas zapatillas para la visita de obra y me llevo en una bolsa los zapatos con tacón para cambiarme en cuanto llego al estudio. Los vestidos o faldas procuro evitarlos durante los días laborables. No suelen ser muy apropiados para caminar entre andamios".

Sin duda, son los zapatos los que marcan la diferencia entre esos dos momentos, también para Sol "Depende si estoy en el estudio, tengo que ir a alguna obra o salir de viaje, en general, mi estilo es casual, aunque yo diría que lo más diferenciador es el calzado".

Algunas firmas de moda low cost han definido su estilo hacia líneas minimalistas de inspiración nórdica es el caso, por ejemplo,de COS y &Other Stories. Los armarios de muchas arquitectas le estarán tremendamente agradecidas a estas dos firmas. "Cuando salgo de trabajar voy a casa paseando y suelo entrar en tiendecitas del Carmen como Bugalú o Cactus. También suelo ir a COS, el Mundo al revés o Zara. Suelo hacer bastantes compras online en tiendas que no tenemos en Valencia, como en &Other Stories", dice Estefanía de su ruta de compras.

Anna también se declara fan de la firma sueca y la compra online: "tiro bastante de básicos que combino con prendas más especiales. Me gusta mucho COS y para los extras... internet. Hay una marca que me encanta, All Saints. Si puedo visito sus tiendas cuando viajo".

Las arquitectas aprovechan sus frecuentes viajes profesionales para encontrar un hueco en su agenda para descubrir nuevas firmas y tiendas. "Por mi trabajo aprovecho los viajes para conocer nuevos sitios donde, de vez en cuando, suelo encontrar cosas que me gustan. Por ejemplo, en la zona de Corredera de San Pablo en Madrid, o Borne y Portaferrisa en Barcelona", afirma Sol.

Ser arquitecta es la excusa perfecta para recorrer todas las tiendas incluso cuando no se quiere comprar nada. Las firmas de moda  dan cada vez más importancia al diseño de sus espacios. A Natalia le gustan aquellos  "que mantienen su esencia y que hablan por ellos, no como complemento de lo que allí venden". 
"Me interesan las tiendas que son capaces de crear un universo particular, con su propio lenguaje e incluso aroma, ACNE, Óptica Toscana y Le Secret du Marais en Madrid, las tiendas de Cortana, o Jaime Bereistain, serian algún ejemplo", así destaca Sol sus favoritas.

En Valencia parece difícil encontrar tiendas que por su diseño llamen la atención de nuestras arquitectas. "Últimamente la mayoría me parecen un copy-paste de Pinterest", confiesa Teresa.

Anna, en cambio, tiene una clara favorita: "En el estudio desarrollamos el proyecto de la tienda de ropa de diseño Chapeau, con un lenguaje formal muy vanguardista y geométrico. Como espacio me gusta mucho por lo bien que conviven las prendas de diferentes marcas de marcado carácter y presencia con la arquitectura. En otra línea me encanta Simple, es un lugar donde perderse entre objetos y rescatar recuerdos de la memoria".

UN PASEO ARQUITECTÓNICO POR VALENCIA

Olvidando las polémicas de los últimos tiempos que ya todos conocemos, el patrimonio arquitectónico de Valencia es indiscutible siendo una ciudad que cuenta además con numerosas posibilidades. Por eso he querido contar con la opinión de estas cinco expertas, para descubrir cómo ven ellas nuestra ciudad con sus carencias, necesidades o excesos, y cómo se podría convertir en un  mejor lugar en el que vivir.

Estefanía lamenta la época de excesos que ha vivido nuestra ciudad y las huellas que han dejado en su paisaje arquitectónico. "Arquitectónicamente se han hecho muchas barbaridades a todas las escalas, desde megaconstrucciones innecesarias hasta edificios fuera de escala en zonas residenciales que no respetan el carácter del barrio. En Ruzafa o en Benimaclet hay algunos ejemplos".

"Una ciudad con un casco histórico de los más grandes de Europa con una gran riqueza y variedad de barrios, que sigue intentando recuperar los espacios urbanos y la huerta sin un criterio claro a nivel territorial, a la que le falta información y apoyo a las actividades culturales -que a pesar de todo se siguen realizando-, con buenos profesionales en el campo del diseño y la arquitectura. A Valencia le sobra provincianismo y banalidad", así valora la situación Sol Candela.

Natalia coincide también en dar valor a los distintos barrios y respetar la playa y la huerta. "A Valencia le falta mirarse a sí misma y poner en valor su ciudad y su territorio. Mirar sus barrios y trabajar por la mejora de la calidad de estos espacios. Mirar lo que rodea el espacio construido, la playa y la huerta que son imprescindibles para la ciudad. Valencia es una ciudad viva, con ritmo. No necesita modelos de referencia ajenos, su referencia puede ser ella misma, su arquitectura, su paisaje si la gente se da cuenta del valor que tiene su territorio, que lo aprecie y sienta orgullo de ello".

Si se trata de destacar sus barrios preferidos, todas coinciden en elegir El Carmen, Ciutat Vella y Ruzafa. ¿Una calle? No hay discusión posible, la calle de La Paz es la elegida por su trazado, homogeneidad y riqueza compositiva.

SUS PLANES SIN PLANOS

Cuando las arquitectas cierran el estudio y se alejan de los planos, será fácil encontrarlas en Ruzafa disfrutando de la gastronomía de Ricard Camarena, tomando una cerveza artesana en Ölhops,  conversando en Slaughterhouse o Café Berlin, alargando la sobremesa en la terraza de Bouet o disfrutando de las delicias japonesas de Nozomi.

Si cambiamos de barrio, en El Carmen les encanta la terracita de Tapinería, el incombustible Café Lisboa y la carta saludable de Oslo.

Durante la carrera,  pasaron noches en vela trabajando en proyectos y entregas. Hoy, si trasnochan se debe a que deciden alargar la noche tomando una copa en Electropura o XL, ambos en Ruzafa.

Comparte esta noticia

4 comentarios

ana escribió
07/04/2015 08:46

Jordi, yo no ladro, digo lo que pienso y me leo todos los artículos hasta el final a ver si lo del principio es una broma y luego viene lo importante. Pero no, el artículo es una broma de principio a fin. Una broma sin gracia. Espero ansiosa el próximo. ¿bomberas? ¿abogadas?

jordi escribió
02/04/2015 13:18

Mas superinteresante es ver cómo la gente ladra sin acabar de leer el artículo

ana escribió
02/04/2015 09:03

Sí, super interesante saber que visten de negro. qué pena de artículos.

Juan Luis Boscá escribió
31/03/2015 09:46

Muy interesante conocer lo que piensan nuestras compañeras de trabajo en proyectos. Juan Luis Boscá (Ingeniero)

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG