X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 19 octubre 2018
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
La ciudad y sus vicios

Así ha sido la resaca del
'Nou Campanar Gate':
la bronca fallera del año

VICENT MOLINS/ FOTOS: NOEL ARRAIZ. 28/03/2015

Cómo una propuesta provocadora ha generado un debate que se prolonga más allá de las Fallas

VALENCIA. Bastaba estar unos minutos en el entorno de la falla Nou Campanar (que sí, justo ayer símbolo del oropel y de repente túmulo moderniqui) para comprobar que el espectáculo no sólo estaba en el interior sino también en el contorno. "¿Dónde está la falla?", comentaba una señora decepcionada. "¿Qué es esto?". "Menuda mierda este año", salpicaba lleno de rabia aquel otro señor. "No sé cómo habéis permitido esto", le lanzaba uno a los falleros de la comisión "Es que esto no es una falla, perdóname. Podrá significar lo que quieras, pero no es una falla", se escuchaba en la mayoría de ocasiones. Que no le llamen matrimonio. Y luego está a los que les parecía la bomba. Escaso termino medio.

"A cada insulto más burros nos poníamos porque era la medida de que lo que nos habíamos propuesto estaba surtiendo efecto. El éxito era exportar el debate a todos los foros posibles", explica uno de los artistas, David Moreno. "La reacción primera y mayoritaria -comenta el arquitecto Miguel Arraiz, coautor del proyecto- era de rechazo a la imagen exterior, y era algo que queríamos provocar, ya que se trataba de un proyecto pensado para entenderse desde dentro. El cambio de opinión y la percepción de la falla de los que entraban cambiaba totalmente, y ese era el objetivo principal. Causar rechazo en un primer momento para luego atraer al público".

El rechazo de sus odiadores era tan visceral que tocaron palmas al verla caer a pocas horas de la cremà. Este NouCampanarGate del 2015 ha sido tan cainita como los diálogos entre 'las vecinas de Valencia'. Tan enconado el debate como cuando en las primeras décadas del siglo XX dos aristócratas viviendo en palacios colindantes tuvieron tal trifulca que uno de ellos plantó en la trasera de su casa a un gigantón enseñándole el culo a su vecino. El Nano del carrer d'En Llop. Valencia contra Valencia.

"No hay ninots, ni sátira ni nada", protestaba una visitante al ver aquella mole de canutos grises con el suelo tapizado de mosaico. La impresión facilona: todos nos habíamos convertido en ninots representando un debate feroz.

"En el trasfondo del proyecto -opina David Moreno- estaba valorar cómo construimos nuestro pensamiento. Buscamos titulares que apoyen lo que pensamos. No leemos el cuerpo de la noticia, y en caso de leerlo no profundizamos. Y construimos nuestro discurso a base de sentencias, tópicos y prejuicios". Según Miguel Arraiz "mucha gente decía que era una escultura pero no una falla, pero no entraban a leer el discurso crítico que había en el interior. Creo que era eso lo que la convertía en una falla".

La de Nou Campanar, más viva que nunca después de muerta, bajo el título de Ekklesía, se compuso de 96.000 piezas pintadas recreando el mosaico; una doble estructura de 3.000 tubos, 10.000 kilos de cartón, 5400 tornillos, 160 pilares.

"Al final han trabajado en ella unas 300 personas", comentan los creadores. "La falla salió totalmente desmontada. Como un enorme juguete de Lego construido directamente en la calle. Hasta las pequeñas monedas que sellaban los tubos horizontales se pegaron en el sitio".

Para unos, una barbarie estética. Para otros un sacrilegio iconoclasta. También hay estopa para los que salen en su defensa. La falla que le gusta a los antifalleros. La falla hipster. En un comentario al artículo de Xavi Calvo el lector Jaume Benlloch escribe: "Las fallas son una expresión popular, si le metes cuatro tubos mal pintados como los de Nou Campanar y le añades un argumento, el de Ekklesia, cogido con pinzas (...) que no hay por dónde cogerlo, la gente poco a poco se irá alejando de estas fiestas populares... y por ende el turismo. La vida es sencilla y está para vivirla. El mundo hipster es para cuatro... afortunadamente".

Porque, amigo, hablar de fallas es más peligroso que correr en tacones con un caldero hirviendo en las manos.

–¿Qué conclusiones sacáis?, ¿repetiríais?, le pregunto a los padres de Ekklesía.

David Moreno: Hemos notado mucha víscera. Mucha irreflexión. Miedo al cambio. La gente pasaba por delante preguntando por la falla de Nou Campanar y muchos al decirles que era eso se ponían hasta violentos y nos insultaban. Con paciencia se les explicaba, se les invitaba a entrar y los dejábamos solos dentro. Al salir la mayoría nos daban la enhorabuena.

Miguel Arraiz: Lo mejor ha sido haber demostrado que era posible levantar el proyecto en su conjunto cuando todo estaba en contra de que fuese posible. El desgaste personal ha sido muy grande, pero creo que ha valido la pena.

David Moreno: Aceptamos el proyecto con un presupuesto muy pequeño y luego ya concentrados en él, el presupuesto empezó a oscilar. Primero subió, después empezaron los problemas económicos de la comisión, después casi se disuelve y nos lo echamos todo nosotros a la espalda. No sé ni la pasta que nos va a costar al final pero creo que ni me importa.

Miguel Arraiz: Volvería a repetir lo que hicimos. 

David Moreno: Hemos conseguido el objetivo principal: que mucha gente que ignora las fallas se acercara y viera en ellas una oportunidad. No sé ni la gente que me ha dicho aquello de "hace años que no me interesan las fallas y he venido aposta".

Sí, sí, pero... ¿Nou Campanar entonces era una falla?

"Lo es, igual que un cuadro de Velázquez es considerado una obra de arte y un cuadro de Miró también, a pesar de su diferencia estética", concluyen en el colectivo Fallas I+E. "Desde las primeras fallas rompedoras de  Alfredo Ruiz en los 90 hasta la actualidad cada vez existe un público mayor de adeptos hacia la modificación de la norma fallera".

El diseñador Ibán Ramón, responde así: "No es mi modelo de falla, no es el tipo de falla que me gustaría hacer, me interesan más otras formas de falla innovadora. Pero creo que sí es una falla, porque se instala en la calle por iniciativa popular para quemarse a los pocos días, como marca la tradición. Y desde luego abre caminos y cuestiona modelos, lo cual siempre es interesante. Tal vez la respuesta sería ¿por qué no?".

La mañana del día 19 la falla Nou Campanar se derrumba. Queda reducida a un amasijo de tubos de apariencia metálica.

–¿Por qué se cayó?

Miguel Arraiz: El cartón es un material que al mojarse pierde totalmente su resistencia, estaba calculada y preparada para soportar cierta cantidad de lluvia, pero sabíamos que mucha lluvia y mucho viento podían acabar con la estructura. También sabíamos que en caso de problemas estructurales la falla avisaba con mucho tiempo. Decidimos arriesgar y probar y llevar al límite un prototipo hecho totalmente en cartón. Demostramos que se podía levantar, y cuando las condiciones climáticas cambiaron a peor, decidimos clausurar la falla y esperar que el viento hiciese su trabajo. La estructura dejó de comportarse como un conjunto que repartía las cargas a comportarse como 160 pilares sueltos.

David Moreno: Habíamos probado la resistencia de todos lo materiales, buscado soluciones para sellarla en previsión de lluvias esporádicas. Especulado como podría colapsar la estructura. Pero al final lo único que no probamos fue someter durante diez horas una de las barras horizontales a una cortina de agua. El forjado dejó de cumplir su función y se convirtió en un enorme dominó de doscientas piezas. Y así cayó.

Caída, quemada ("una cremà estupenda; ha caído súper bien", escribía David Moreno), admirada y vilipendiada. La gran trifulca de marzo. Nuestro vaso medio lleno. "¿Que esto es la falla? Venga, ya lo hemos visto todo, vámonos", le espetó repentino un visitante a su acompañante.

Comparte esta noticia

9 comentarios

Anónimo escribió
31/03/2015 23:09

Yo no me voy a meter en la falla como monumento. Esta falla es el reflejo de la crisis tal cual. Esta es la falla que, en tiempos de bonanza, miraban por encima del hombro a los demás, pedía patrocinadores y altas cuotas para ser gallero, cobraba por ver el monumento... Ahora ya no atreven a hacer esto porque su fuente de financiación se acabo, el banco (Armiñana) deja de prestar y tenemos que adaptarnos pero que parezca que ha sido porque somos progres y queremos cambiar, que no se note la decadencia y la crisis en la que hemos caído. Los que antes criticaban esta falla ahora la aplauden por su rollo moderno. Hace dos años hubieran proyectado un monumento así? Lo dudo.... La caída de la falla no es mas que una metáfora...de la elite al suelo en un gran, perdónenme, "hostión"

pialcuadrado escribió
30/03/2015 10:49

¿Quien decide lo que es una falla o una escultura? Acaso los mismos que critican este tipo de monumentos se han planteado si la construcción de ninots de poliespan (altamente contaminante) con un programa 3D es mucho más falla que la criticada de Nou Campanar. Uno puede tener la libertad de opinar, pero hay que huir del fanatismo. Las Fallas son lo que son, una "tradición popular" y ahí radica el futuro de las mismas. Son de todos y para todos.

uvegé escribió
30/03/2015 10:00

La falla de los antifalleros, de los snops, hipsters de medio pelo. La lluvia fue justa y oportuna al derribar esa no-falla antes que el fuego.

Vicente escribió
29/03/2015 08:51

Se nota que los que han escrito los comentarios son afines a la falla. La reflexión es propuesta como principal argumento y es significativo ya que la primera reflexión que me surge es: los años de dominio de la comisión de Nou Campanar, con toda esa soberbia alimentada por el dinero que entraba a raudales ¿a nadie se le ocurrió ser innovador, transgresor y valiente? Esta comisión surgió con el pelotazo y abusó y pensó que era grande. Ahora solo queda el lamento, eso si, maquillado de modernidad.

María escribió
29/03/2015 01:05

Enhorabuena por vuestra Valentía, enhorabuena por el Cambio, enhorabuena por el simbolismo. Un abrazo a todos los ángeles que hay detrás de esta creación. Una valenciana que ama las Fallas.

Marc Campins escribió
28/03/2015 22:44

No vaig arribar a veure-la i vaig sentir ràbia i vaig plorar per això. Fa anys que vaig d'arrere de falles com esta, que diguen molt, que em facen sentir alguna cosa i no siguen simplement morralla. Estem al S.XXI, les coses canvien, perque les falles no? Doncs també. Ja es l'hora d'aquest canvi... Continuem amb el propòsit. Gràcies per tot David i Miguel, gracies Nou Campanar, espere continueu amb estes propostes, fins i tot quant tingau diners. Tot no es un premi d'especial.

Amparo escribió
28/03/2015 20:56

Fuimos a ver fallas en moto, al llegar a Nou Campanar, dijimos "ni nos quitamos el casco", pero nos intrigaba que la gente estuviese por dentro y bastante rato. Así que entramos y, además de que era gratis, fue la más divertida de todas. Pasamos un rato muy divertido leyendo los twits de las columnas. Lo peor, la tortícolis que teníamos al dia siguiente. Los juegos de luces muy interesantes y llamativos. La que no entendimos fue la infantil, Pensamos que la fallera mayor se llevaría un trozo de columna, del twist que más le gustase, pero la fallera mayor infantil ¿qué se llevó?

Javier D escribió
28/03/2015 12:06

La falla de Nou Campanar se puede interpretar como una obra de arte, como lo son el resto de fallas. Y aunque sea una frase hecha, "el arte, como los colores, no entiende de gustos". La mayor parte de las críticas es del público que esperaba ver "ninots" y no una obra más acorde con una exposición de arte abstracto. Aunque seguramente que esa misma obra, colocada en la explanada del Museo de Arte Reina Sofía o en la explanada de la Ciudad de las Artes y las Ciencias provocaría la atracción del público. Más aún con el juego de luces y la posibilidad de interacción con la falla. Aunque personalmente, tampoco me guste la falla de Nou Campanar de este año, me quedo con la reflexión que ha logrado provocar y con la incógnita de si es posible crear una gran exposición de arte diverso y no monótono en la ciudad, aprovechando las visitas que generan las fiestas falleras. O fuera de estas.

vicente escribió
28/03/2015 08:16

Enhorabuena a los falleros valientes que se atrevieron a enfrentarse a la inquina, malaleche y violencia que caracteriza a los casposos y retrogrados valencianos que siguen votando a quienes más les han robado, despreciado y denigrado. Parece que si no haces lo que se espera de ti ya te conviertes en un criminal, tan solo por no bailar al mismo son. salut

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG