X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Sábado 24 junio 2017
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
9 Y 10 DE MAYO

Los peques se van de marcha: Benicàssim ultima su festival de bandas junior

EUGENIO VIÑAS. 26/03/2015

VALENCIA. En los habituales estudios en torno al impacto económico de los macrofestivales de música la variable del largo plazo no se suele tener en cuenta. Si acaso, siempre pensando en la variable de la empresa que gestiona con ánimo de lucro el evento. Sin embargo, ¿qué poso queda en las ciudades en las que estos motores de negocio se instalan y perduran a lo largo de las décadas? ¿Cuáles son sus económicas consecuencias? ¿Y las culturales?

La ciudad de Benicàssim, muy cerca de Castelló, es un caso paradigmático para toda España. Una parte notable de su población -y esto incluye a toda su ‘población veraniega', mucha de ella de pueblos limítrofes y de la propia capital- ha crecido, se ha nutrido y hasta enriquecido gracias al Festival Internacional de Benicàssim. Una de sus consecuencias más remotas pero muy tangible es el Formigues Festival, un certamen enfocado a los niños.

Cuatro mujeres, Ana Rico, Ana Tàrrega, Isabel Vallejo y Paloma García han sido ‘festivaleras' y han vivido la explosión del FIB. Unos años más tarde, ‘expulsadas' de alguna forma del circuito por una nueva vida rodeada de niños, quisieron hacer una fiesta en la misma playa de Benicàssim "con la intención de que los niños tengan acceso a la música en directo, de calidad y elaborada", añade la directora del evento.

El primer año fue una fiesta en la playa de entrada gratuita. El pasado, 1.500 personas pagaron entrada por disfrutar de música en directo, talleres y otras actividades en un espacio muy próximo al casco urbano de la población castellonense (el que durante el FIB se convierte en el camping VIP del festival). En esta tercera edición esperan superar la cifra de asistentes, y para ello han rematado de actividades el certamen que, además, ha pasado de octubre a mayo.

"En mayo se alargan las tardes y apetece más salir con los niños. Creemos que puede funcionar, pero la gran diferencia va a ser que hemos aumentado más los contenidos porque hay familias cuyos hijos oscilan en edades dispares. Así que este año, a la vez que hay un taller o concierto para los más pequeños, tenemos una zona de skateboard o un espectáculo de bicis acrobáticas", añade Rico que atiende a ValenciaPlaza.com.

El próximo 11 de abril, además, se presentarán en la ciudad de Valencia. Será en Canguro Verde, el bar de Ruzafa tematizado y adaptado para niños, y con el concierto de Las Auténticas. Esta banda, por ejemplo, combina a músicos profesionales con menores: "no es una condición excluyente para formar parte del festival, pero las bandas en las que hay niños o adolescentes siempre tienen más facilidad para conectar".

Pantones

Y el festival se rige por patrones muy similares a los que se han heredado de la corriente ‘adulta': hay cabeza de cartel, horarios, anuncios periódicos del precio de las entradas, de las actividades... toda una maquinaria que las cuatro mujeres citadas (en el caso de Paloma García como miembro de la empresa de comunicación Idear Ideas) hacen de forma desinteresada. "Hemos comprobado ya que tiene crecimiento y este año es el de la expansión de público", apunta Rico.

Lo cierto es que más del 20% del público de la segunda edición (2014) llegó de Valencia capital. "Hay una demanda de este tipo de actividades, pero con las mejores condiciones. En nuestro caso el espacio está totalmente revisado para que los niños estén a sus anchas; es seguro y los padres lo perciben. Pero además hay dedicación por revisar el contenido de todos los talleres, el personal responsable y, por supuesto, la parte artística".

Este año Pantones son los cabezas de cartel, un concierto gamberro, con rarezas y una base estilística de power-pop. Son sin duda el nombre más destacado para que los niños se acerquen a los Ramones con una selección de ritmos y letras divertidas. Compartirán cartel con Los Cromaos, más divertidos si cabe y haciendo versiones de bandas como Tequila, Los Nikis o 091 pero especialmente adaptadas para los niños. Molts Records Kids, The Kojaks, y Samarucs completan un cartel nacional de interés.

Pero hay mucho más: taller de percusión corporal y beatbox por el popular Ramiroquai, taller de radio, de pintura, sensoriales, de concienciación medioambiental, exhibición de bicicletas acrobáticas y de bicicletas originales, circuitos de ‘burricicleta', charlas, kinesiología, yoga, musicoterapia, desfile de batucada, cuentacuentos con autores adultos como Ángel Gil Cheza, picnic, playa...

Y sorprende tanta actividad por precios que oscilan entre los 5 y los 15 euros, en una financiación sin ánimo de lucro apoyada por la Diputación de Castellón y el Ayuntamiento de Benicàssim. El festival para los más pequeños cumple así su tercera edición en una localidad marcada por la presencia del FIB, cumpliendo u objetivo de sensibilizar y crear cultura musical desde la cuna.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG