X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Sábado 20 abril 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
revistaplaza
Seleccione una sección de VP:
Joaquín Aldás-Manzano, VICEDECANO en D’ECONOMIA DE LA UV

«Una sociedad que se exija más a sí misma exigirá más a sus políticos»

ROMÁN BELLVER / FOTOS: EVA MAÑEZ. 23/03/2015

Joaquín Aldás-Manzano se licenció en 1993 y al año siguiente ya impartía clases en la Facultat d'Economia. Su conocimiento de las necesidades de los estudiantes y de las empresas ha sido clave en la evolución de la UV.

–Usted se licenció y doctoró en la UV: ¿Cuáles han sido los cambios más significativos desde entonces?
–En la Facultat d'Economia, los principales ejes de esta transformación han sido la internacionalización de los estudios, la búsqueda de una excelencia en la investigación que se refleje en la calidad de la docencia, así como el acercamiento mutuo de la empresa y la universidad. Por eso los ranking más prestigiosos nos colocan entre las 200 mejores facultades del mundo en el área de economía y empresa, y entre las tres primeras de España.

–¿En qué se refleja la internacionalización?
–Somos la segunda universidad española en recepción y transferencia de estudiantes Erasmus. En el curso pasado enviamos a distintas universidades europeas a casi 500 estudiantes. Ofrecemos seis dobles grados internacionales que permiten a nuestros estudiantes obtener tanto el título español como otro adicional de las universidades francesas, alemanas, británicas y norteamericanas.

–Su trayectoria está marcada por su vocación universitaria. ¿Nunca le atrajo el sector privado?
–Accedo a lo mejor de los dos mundos: los retos del sector privado acompañados del tiempo para la reflexión y la formación continua que nos otorga la universidad pública. Una parte importante de mi actividad se centra en el desarrollo de contratos de investigación aplicada como investigador asociado del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) y de contratos de consultoría articulados a través de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación de la UV. Otra ventaja es la de no sentir la presión de que el agrado o desagrado del cliente respecto a tu diagnóstico haga peligrar tu puesto de trabajo.

–¿Podría decirnos cuál es su máster preferido?
–Aquí no puedo ser objetivo. He sido durante dos años director de nuestro International Master in Business Administration (IMBA). Se imparte íntegramente en inglés y con movilidad obligatoria. El estudiante ha de decidir qué especialización quiere cursar en el segundo semestre: Finanzas en la University of North Carolina, Logística en la Bremen University of Applied Sciences, Entrepreneurship en la Novancia Business School de París... y obligatoriamente ha de cursar el primer semestre de asignaturas comunes en una universidad distinta a la elegida para la especialización. Además el estudiante siempre tendrá un doble título, el IMBA y el correspondiente a la universidad donde curse el otro semestre.

–¿Salir es una condición sine qua non para formarse?
–Es recomendable, pero no imprescindible, marcharse fuera para recibir docencia en inglés. Nosotros la ofrecemos en cinco de nuestros grados y tres de nuestros másteres. La relación con la empresa se ha articulado también con la gestión de 1.600 prácticas en las más de 700 empresas españolas y extranjeras con las que se colabora.

–¿Qué países recomendaría para un Erasmus?
–Me inclinaría por países con sistemas educativos que las empresas vayan a valorar más en los currículums de los regresados: Reino Unido, Francia, Alemania, Holanda y países nórdicos. Pero hay más alternativas de internacionalización que el programa Erasmus. La UV ofrece Programas Internacionales de Movilidad con universidades en Asia, Oceanía, Estados Unidos, Canadá y América Latina. Y especialmente interesantes pueden ser las dobles titulaciones internacionales, de las cuales la Facultat d'Economia ofrece ocho con universidades europeas y norteamericanas.

–Llama la atención el Máster en Creación y Gestión de Empresas Innovadoras...
–Está concebido para que los titulados salgan del Máster preparados para difundir la innovación en cualquier actividad y tipo de organización. Para ello intensifica las actividades fuera de las aulas, como las visitas a empresas, los juegos de simulación y la participación en eventos, atrayendo a muchas entidades y empresas colaboradoras. De este máster han salido varios casos de éxito de empresas de base tecnológica creadas por sus alumnos, como Aisoy Robotics, galardonada con el Premio Everis a la empresa innovadora 2013...

–¿Qué armas tienen las universidades públicas frente a las privadas?
–La principal es una distinta concepción de la formación: somos un servicio público frente a un negocio que ha de ser rentable. Y no utilizo la palabra negocio en término peyorativo. Muchos estudios son casi imposibles de rentabilizar, como por ejemplo Humanidades, mientras otros como Ingenierías necesitan de una inversión elevada. Sin las universidades públicas, los mapas de títulos serían, cuanto menos, desequilibrados. Además, contamos con la experiencia de una universidad cinco veces centenaria. También disponemos, gracias a la inversión de las administraciones públicas, de un gran capital tecnológico, a lo que se suma un impacto investigador muy superior al compatibilizar en mayor grado la docencia con la investigación.

–¿Qué medidas adoptaría para sacar a la Comunitat Valenciana de la crisis?
–Más allá de medidas concretas, creo que la recuperación no será posible sin un rearme ético de la sociedad. En mi opinión, gran parte de los problemas de corrupción nacen en una sociedad demasiado tolerante consigo misma en el incumplimiento de las normas. Corrupción no es sólo el enriquecimiento ilícito como consecuencia de la venta de favores políticos, también lo es la descarga ilegal de películas y música, o la aceptación de menores precios en la prestación de servicios a cambio de no reclamar facturas. Una sociedad que se exija más a sí misma exigirá más a sus políticos, y estos mismos políticos sabrán que el coste de la corrupción será mucho más elevado de lo que ha sido hasta ahora, no sólo judicialmente, sino también electoralmente. Y los políticos emergidos de una sociedad más ética, serán más éticos.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG