X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 7 octubre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
PARA TODOS LOS PÚBLICOS

Las ventajas de ser underground: las salas de conciertos de la periferia

JORGE SALAS. 29/01/2015 Las salas del cinturón cultural de Valencia explotan sus virtudes y minimizan sus desventajas con más y mejores condiciones

VALENCIA. Una buena canción vale más que siglos y siglos de teorías e investigación. Incluso una canción resultona. Tal vez sea cierto eso de que, en efecto, el equilibrio es imposible; lo creemos denodadamente, ignorando de forma consciente que incluso la Tierra, en su condición más simple, acoge el equilibrio en su propia superficie. Sin embargo, si asumimos que la teoría de Iván Ferreiro y Los Piratas tiene sus lagunas y abrazamos la isostasia social, podremos observar fácilmente que la diferente densidad de los materiales terrestres tiene una correlación bastante fiable en las diferentes necesidades de los individuos.

Arranques de pseudociencia a un lado, la realidad del cinturón de salas de conciertos en la periferia de Valencia ejemplifica una parte de la kármica ley de la compensación universal. La ausencia de atención mediática y su lejana ubicación son para estas salas, a la vez, vicio y virtud. Las ventajas de ser underground: el hecho de concentrar de forma tan evidente determinados estilos y público facilita ciertas cosas al dar dos pasos y salir de la colmena de salas de Valencia. Las propias salas se encuentran cómodas en su papel periférico.

"Estoy convencido de que muchos de los artistas que son despreciados por las salas de la ciudad reventarían el aforo de las mismas". La opinión de Manolo Rock sobre cualquier asunto que toque tangencial o directamente la música en Valencia se convierte inmediatamente en palabra de oráculo. Pieza fundamental de la vida en directo de la ciudad desde los intensos años 80, su clarividencia en estos temas es refrescante. "¿Por qué no los incluyen en sus programaciones?", se pregunta: "quiero ser bien pensado y no voy a afirmar que no lo hacen por mero postureo, que haberlos haylos".

Sala Durango

En cualquier caso, la tendencia natural del universo hacia el equilibrio en este caso sí es innegable. Los representantes del cinturón de salas que se ubican involuntaria pero estratégicamente alrededor de la ciudad de Valencia están encantados de que la gran urbe tenga un filtro tan exquisito. "Supongo que influirán otros factores tales como criterios artísticos, limitaciones técnicas del local o vaya usted a saber", apunta Manolo Rock. "Lo que sí es evidente es que es muy difícil, por no decir imposible, ver a una banda de heavy, rock urbano o punk nacional dentro de los límites de la ciudad".

"Sí que es cierto que los estilos más ruidosos no tienen mucha acogida dentro de la ciudad, no sé si porque son estilos que precisan más volumen o si porque, en general, lo minoritario tiende a estar en la periferia". Monty Peiró cuenta sus décadas de existencia con tres dedos, y casi un par de ellos los ha pasado recorriendo la ruta del outsider valenciano. "Creo que he tocado en todas", dice sobre las salas de la periferia, y coincide con Manolo Rock en que "por norma general suelen tener más libertad en cuanto a sonido y no hay tantas presiones".

EL ÉXITO DEL PABERSE Y LA ROCK CITY

De entre todo el collar es inevitable destacar un par de perlas. "A Paberse Matao (Sedaví) la considero una sala mítica de aquí en la que hay que tocar y que cumple un papel fundamental en el mantenimiento de la escena", asegura la guitarrista y cantante, que precisa que es una sala clave en el ritual de iniciación de cualquier grupo que se sube por primera vez a un escenario. "Además, antes y después de los conciertos se pincha mucha música local, otro hecho que también deja claro el compromiso que tienen con la escena".

Aunque la unanimidad con respecto a Rock City (Almàssera) la coloca, con muchos menos años en su saco, como la hebilla favorita del cinturón tanto para expertos como para neófitos. "El sonido es buenísimo, y no sólo abajo del escenario, sino arriba también; tienen unos monitores brutales, hecho que la mayoría de salas descuidan y que sin duda, para mí como músico, marcan la diferencia", apunta Peiró. Para la cantante de Gran Quivira, además, la buena calidad de los camerinos ("algo poco habitual") marca la diferencia.

Rock City

"Rock City es, para mí, la mejor sala de conciertos de Valencia, y está en el top 10 de las salas de este país". Y para muestra de la unanimidad al respecto, Manolo Rock. "No solo suelen ofrecer mejores condiciones de sonido (ay, odiosos limitadores), en algunos casos hay que añadir el resto de infraestructuras básicas para el desarrollo de un concierto, llámense escenario, camerino o promoción, por citar algunas y que estas salas brindan de una manera generosa". La indiscutible excelencia de Rock City, sin embargo, se resume mucho más fácil en una frase de Monty Peiró: "todo lo que se hace allí, se hace muy bien".

LA ALINEACIÓN PERIFÉRICA Y LA LEYENDA DE LA DURANGO

A la alineación de salas de la periferia hay que añadir otras como la valiosísima La Residencia en el sur de Valencia, la Sala Fussion de Massanassa (que en febrero acogerá el concierto de Barón Rojo), la tímida recuperación de la otrora poderosa Sala Repvblicca de Mislata (ahora carne del concepto de discoteca multiespacio) o la honesta Rock Sala de Quart de Poblet.

"A título personal, sigo echando de menos Durango, una sala que tenía muy buenas condiciones, un tamaño óptimo y un concepto muy romántico del rock que me encantaba: todo allí se hacía por pasión". El recuerdo de la Durango de Meliana sobrevive en músicos como Monty Peiró, pero también entre los espectadores. De sonido y distribución impecable, la sala cerró en 2012 dejando tras de sí cinco años de un heterogéneo y extraordinario historial de conciertos de punk-rock nacionales (La Banda Trapera del Río, Transfer, Los Ilegales, Berri Txarrak) e internacionales (Electric Six, Radio Moscow, The Sonics, Misfits).

"En ambos frentes, ciudad y alrededores, el fondo siempre ha sido una cuestión de pura supervivencia", precisa Manolo Rock, "no recuerdo sobresaltos especiales, unos vienen, otros van, unos abren, otros cierran y algunos se reinventan con nuevos nombres". El canario, pieza fundamental de la época dorada de salas como Roxy Club, asegura que "siempre han existido personas dispuestas a mantener la llama del underground encendida, con mayor o menor fortuna, solo han cambiado sus caras y sus apellidos".

LAS VENTAJAS DE SER UNDERGROUND

El papel de todas estas salas en la agenda de conciertos semanal es incuestionable. "Aunque puedan dar la sensación de que juegan en otra liga, para mí forman parte esencial del cinturón cultural de nuestra ciudad", señala Manolo Rock, que maldice que estas salas no tengan "el reconocimiento y apoyo por parte de los medios que en justicia se merecen". En cualquier caso, no hay que perder de vista que su ubicación lejos de los canales de comunicación habituales es muchas veces tan deliberada como la geográfica. Sin ir más lejos, alguna sala ha declinado participar en este artículo con un educado y escueto "no estamos interesados, gracias".

Para Monty Peiró es evidente que, por motivos como los exigentes limitadores de sonido, "una sala que quiera ofrecer música en directo dentro de la ciudad lo va a tener más difícil" que otra en la periferia; como músico, recuerda que "cuentan con una serie de ventajas" al estar lejos de la ciudad, todas relacionadas con "los problemas de sonido y los horarios". Al fin y al cabo, a lo mejor no es tan malo estar lejos de la capital. Las ventajas de ser underground, así rezaría la película (y el libro) si lo hubiera firmado Manolo Rock en lugar de Stephen Chbosky: "admiro mucho su labor, no es fácil ser de barrio, ni sobrevivir en el extrarradio sin que te adjudiquen el estúpido cliché de turno".

Comparte esta noticia

1 comentario

Vicente escribió
31/01/2015 22:21

A ver si cuando realicéis la publicación de una buena noticia (se necesita realizar un pequeño estudio para que la noticia sea buena), os enteráis de cuantas y cuales son las salas de la periferia valenciana, ya que existen otras en las que se realizan muy buenos conciertos, gracias.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG