X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 28 abril 2017
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:

Balance de 2014: el auge de los festivales en la Comunitat continúa a pesar de la crisis

JORGE SALAS. 18/12/2014 Resumen de un año agitado en cuanto a festivales en la Comunitat, con nacimientos, cancelaciones y consolidaciones

VALENCIA. Asistimos estoicos a una época de constante redefinición social y económica; un impasse contra natura en el que principios centenarios de otras eras conviven a regañadientes con preceptos surgidos de las brechas de la nueva coyuntura económico-social. El del punto de saturación (de la demanda), por ejemplo, sobrevive a pesar de que hay agentes especialmente empeñados en llevarle la contraria. Por ejemplo, el mercado de los festivales de música en España, y de forma concreta el de la Comunitat Valenciana, se ha tomado este 2014 que empieza a retirarse como puntal de su revolución de antiteoría económica.

Sobre el papel, no hace falta ser un teórico de la nueva ni de la vieja escuela para entender que, en una situación de crisis económica agudizada por la burbuja inmobiliaria, el desempleo y la obscenidad del propio sistema, la demanda ha de tender a contraerse de manera inevitable. Sin embargo, el sector de los festivales parece vivir en una especie de Narnia económico; un estado de excepción que le permitió en 2014 mantener sus cifras de natalidad, superando incluso el escollo del demencial IVA cultural, que contrajo la facturación del sector en un 28.63% en su primer año, según la Asociación de Promotores Musicales (APM).

CUANDO LA RECESIÓN ES A VELOCIDAD DE CRUCERO

A pesar del baby boom festivalero, FIB en Benicàssim, Low Festival en Benidorm y Arenal Sound en Borriana continúan ejerciendo de triángulo de las Bermudas mediterráneo: su aparente éxito atrae a otros inversores al mercado. Sin embargo, de los tres, sólo el Low pudo saldar 2014 con cifras similares a las del año anterior (75.000 asistentes); si bien el retroceso del FIB (de 200.000 a 120.000 en cuatro años) es mucho más vistoso, lo cierto es que tampoco el Arenal pudo repetir los escandalosos números de 2013 (250.000 espectadores, por los anteriores 280.000). Entre los tres continúa engordando su leyenda el Rototom, con su entrada libre para menores de 12 años, mayores de 65 y personas con una discapacidad superior al 65%.

Al final del verano, la APM certificaba que este lento retroceso no es alarmante. "Los festivales musicales en España están aguantando el tirón, y lo están haciendo con nota", anunciaban en un artículo que resumía la situación con un par de cifras del profesor e investigador Tino Carreño. La primera de ellas es que, en tres años, el balance entre festivales desaparecidos y festivales nuevos es casi ideal (160 de los primeros, por 158 de los segundos); la segunda, que la caída de festivales es aún más anecdótica si tenemos en cuenta que, anualmente, hay más de 800 festivales en España. El punto de saturación, otra vez.

LA SEGURIDAD DE UNA APUESTA

Visto con la estrecha amplitud de miras que da girar la vista a finales de diciembre y mirar al resto del año, 2014 podrá ser recordado como el año de la confirmación de un modelo de negocio musical basado en el riesgo cero. Planteado así no es ninguna locura, claro. La generalización de un festival facturado entre la producción fordista y la precisión imitadora asiática ha terminado por normalizar el cartel del festival español prototípico. Uno barato, entre muchas comillas, repetitivo y de éxito. Con pequeños arreglos en la matriz inicial. Y ahí reside la esencia del baby boom antes mencionado.

El San San de Gandía, uno de los alumbramientos más importantes del año junto al Vida Festival (Vilanova i la Geltrú) y el 101 Sun Festival (Málaga), representa a la perfección la teoría con los cerca de 10.000 asistentes de su primera edición. Así lo argumenta la APM: "para mucha gente joven (y no tan joven), los festivales se han convertido en una nueva forma de veraneo, en un sinónimo de vacaciones donde se unen música y, en muchas ocasiones, acampada y turismo". Nadie se atreverá a decir que en este nuevo modelo el cartel es lo de menos, pero sí que ya no es lo único. Ni, llegado el caso, lo más importante. Para la próxima edición del festival de Gandía, serán varios los grupos que repetirán de su anterior cartel.

EL DESCONOCIMIENTO COMO AMENAZA INTERIOR

En este entorno de supervivencia comercial, el terreno parece tan abonado que se huele a kilómetros. Dos festivales más nacieron en la Comunitat durante este año que justificaron la dura conclusión de la APM de hace medio año: "el desconocimiento del sector es el gran enemigo de la música en vivo en España". El Live Dreams apenas existió unos meses antes de avanzar su cancelación; por su parte, el Tomatina Sound Festival, organizado por el propio ayuntamiento de Buñol al más puro estilo del Plan de Promoción de Festivales Musicales de la Generalitat (http://www.valenciaplaza.com/ver/116384/la-generalitat-promovera-los-macrofestivales-de-musica.html), vio cómo un par de días antes de su celebración se reducía su oferta con los anuncios de cancelación por parte de Pignoise y Los Secretos. Las "causas ajenas" a su voluntad y la "decisión unilateral de la empresa organizadora" se repetían como losas en ambos comunicados.

Muy diferente es el caso del Marenostrum Music Festival, un festival que nació para ocupar el hueco de la música electrónica en la ciudad de Valencia, y lo hizo congregando a más de 12.000 personas; para su segunda edición, y según confirmó la organización del evento, llegaron a vender 5.000 entradas sin haber anunciado un solo artista. Más lógica de mercado.

FINAL DE AÑO: NACIMIENTOS Y NUEVAS TENDENCIAS

El final de año ha traído consigo dos concepciones más que verán la luz antes de nueve meses. Una de ellas es el Festival de les Arts, que se celebrará el 5 y el 6 de junio en el recinto de Calatrava, y que ya ha empezado a mostrar sus primeras cartas nacionales, marcadas: Izal, Lori Meyers, Anni B. Sweet, León Benavente, Delorean y Mishima. La otra es la del MBC Fest, preparado para el 3, 4 y 5 de abril en Sagunto, y que aún no ha enseñado su cartel, pero sí ha dejado clara su vocación multidisciplinar; además de su cartel de corte presumiblemente independiente o indie, la organización ha previsto programar artes escénicas, exposiciones de diseño y conferencias.

"La misma fisionomía de los festivales de música se ha visto obligada a cambiar. Si unos años atrás la potencia de un buen cartel era un reclamo importante, hoy el éxito parece estar garantizado si se saben combinar bien factores muy diversos". Lo avisa la APM, y entronca con la propuesta multidisciplinar del MBC Fest. Uno de esos factores de los que habla la APM bien podría ser el de la no-masificación, en medio de la tendencia predominante a llenar cada vez con más gente los recintos como síntoma de la buena salud de un festival.

De eso sabe bastante el Deleste, consolidado en su tercer año con un sold out que no varió un ápice su planteamiento de festival gourmet. El festival ubicado en Espai Rambleta representa un modelo de supervivencia, otro, diferente al predominante; es la cabeza más visible de un movimiento todavía menor en la Comunitat (Deleste, el gratuito Truenorayo Fest, el propio MBC Fest que predica la filosofía "no low cost"), pero a tener muy en cuenta dadas las duras condiciones del entorno en su año de consolidación. 2015 será fundamental para certificar, o no, esa tendencia en un mercado tan desigual a nivel competitivo como aparentemente inmune a la teoría y el contexto económicos.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG