X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 15 noviembre 2018
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
CRÍTICA DE CINE

Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo 3D
Bang, zas, boom, ¡crash!

CARLOS AIMEUR. 02/12/2014 Javier Fesser realiza la mejor adaptación del cómic de Francisco Ibáñez en su nueva película sobre los personajes

VALENCIA. Parece sencilla, pero no lo es, ni mucho menos. La tercera entrega de las aventuras de Mortadelo y Filemón firmada por Javier Fesser es un cúmulo de virtudes, un compendio de talento y sin embargo en una primera visión, a simple vista, pasa por ser una mera distracción. Resulta inevitable pensar lo bien que se lo han pasado sus responsables durante su gestación. Como se decía de los personajes de ¡Hatari! (Howard Hawks, 1962), se sale del cine deseando haber estado con los miembros del rodaje; ése debió ser un sitio divertido, ése debió ser un buen trabajo.

Es después, cuando se medita, se reflexiona sobre el desfile de mamporros, de golpes, de onomatopeyas y cabriolas físicas, cuando se percibe con claridad que detrás ha existido un minucioso trabajo en todos los procesos de producción de la película. Ya no se trata sólo de la imagen, mérito de la dirección artística de Víctor Monigote y del equipo de la ganadora del Goya Planet 51, con la dirección arte de Jorge Blanco, la animación de Javier Abad y la supervisión de Marcos Martínez; es también el guión que han firmado al alimón el propio Fesser, Cristóbal Ruiz y Claro García, un texto que no se sale de las directrices originales y se percibe como más próximo al espíritu de los tebeos de Francisco Ibáñez, con su ironía, su malicia, su crueldad, su humor negro y su espíritu blanco.

Así pues, se podría decir que Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo es mejor película que sus predecesoras (La gran aventura de Mortadelo y Filemón y Mortadelo y Filemón. Misión: Salvar la Tierra) tanto por su espectacular acabado visual como por su historia, o cabría decir, historieta. La película no reproduce ningún tebeo en concreto pero contiene cosas de todos ellos. Es un compendio, una suma de historias nuevas y propias que casa a la perfección con una estructura de peripecias entrelazadas. Por un lado, relata la misión de Mortadelo y Filemón de rescatar un documento secreto que ha robado a la T.I.A. el mentado Jimmy el Cachondo del título; por el otro, Filemón es perseguido por el Tronchamulas, un delincuente de más de 350 kilos al que encarceló con pruebas falsas y que le busca para hacerle el Aquello.

A lo largo de su hora y media se acumulan situaciones estrambóticas, se encadenan golpes y trompazos, resbalones y explosiones, en una coreografía de chistes a veces hasta cansina, con una inacabable sucesión de personajes arquetípicos del mundo ibañeziano. No decae ni un momento. Cuando uno cree haberse saturado de risas y comienza a distanciarse, inevitablemente otra cabriola, otra explosión saca al espectador del hastío con más risas, nuevas, porque se puede reír de muchas maneras. Al final no molesta ni el largo prólogo de Filemón, esa burla a Iron Man y al cine de espías estilo Bond, quizás lo más incongruente del conjunto. Todo vale, todo tiene su mérito (en este caso el uso momentáneo de la voz de Ramón Langa) y todo encaja. Como piden los cánones, la alcayata del 7 que sale en un primer plano es la que soltará la caja fuerte. Nada es pues gratuito.

Igualmente, cumple con las leyes de la física en la animación. Cuando a un personaje le cae una caja fuerte, queda aplastado en dos dimensiones sobre el suelo y se recupera hinchándose. Cuando un personaje se cae por la ventana de un cuarto piso se hace dos chichones y un moratón. Una coz de una mula te puede mandar a cuarenta kilómetros de distancia. Es como el campo donde jugaban Oliver y Benji, que era tan grande que se veía la curvatura del globo. En esa liga juega esta película y bien se puede decir que es una de las mejores competidoras del año.

Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo es tan buena película como un buen cómic de Ibáñez. Ni más, ni menos. Es el perfecto cóctel de slapstick, esa comedia del resbalón y porrazo del cine mudo, y el dibujo animado más clásico. Respeta la mezquindad del mediocre Filemón, la estulticia del insensato Mortadelo (qué acierto el uso de la voz de Karra Elejalde para el doblaje), así como la divertida inconsciencia y destructiva torpeza de Rompetechos. Tiene su aire cañí, que no rancio; tiene su humor en clave española, que no españolada; tiene hasta sus defectos. Es lo que es y no engaña. Ya sólo por eso, merece todas las simpatías del mundo. Y si encima uno se ríe, ¿qué más se le puede pedir?

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG