X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Martes 4 octubre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
'EL CABECICUBO'

Los reyes del empeño: Traperos y esvásticas

ÁLVARO GONZÁLEZ. 29/11/2014 El nuevo reality de La Sexta se introduce en el negocio de los objetos de segunda mano

MADRID. Los amantes de la Historia conocemos muy bien el mundo de los empeños, que en España está circunscrito la profesión de trapero. El Canal Hitler tiene una gran oferta de programas sobre empeños y subastas. El pretexto para soltárselos a la audiencia como quién da de comer a sus gallinas lechuga medio podrida hundiendo los pies en sus pequeñas pero abundantes caquitas es que lo que se subasta, vende de segunda mano o empeña es histórico: Una pistola del far west, la navaja de Al Capone, un anillo de John Holmes...

En España La Sexta ha estrenado un programa inspirado en estos formatos llamado ‘Los reyes del empeño', que esta semana aupado por el 14.3% de share del Intermedio, casi tres millones de almas, logró un 7.2 de audiencia, un millón y medio, a continuación. Cifra meritoria porque le tocó lidiar con Isabel, 16% y 3.347.000 y La que se avecina con su tremebundo share y audiencia casi propia de los años noventa, 24.1% y 4.133.000.

Esta versión española trata sobre el día a día del negocio de ‘Pawnshop', una casa de empeños más bien pija de Madrid con dos ejecutivos agresivos al mando. Y ‘No lo tire', una tienda más humilde y castiza localizada en Alicante. ¿Cómo fue la cosa? ¿Dio mucha vergüenza ajena? Pues la verdad es que sí. Prometía poco, pero sonrojó bastante. Así que hay que ponerle buena nota al programa.

En España la segunda mano nunca ha sido un negocio equiparable al que puede haber en otros países, especialmente Estados Unidos. Aquí si uno saca los trastos viejos del trastero y se pone a venderlos en la puerta de su casa, los vecinos se van a poner a rajar que no hay otorrino en la faz del SNS que cure ese pitar de oídos. En la sociedad tradicional española la apariencia y el qué dirán han estructurado la conducta de la gente de bien y si una persona vendía sus objetos personales, inmediatamente demostraba que tenía problemas económicos, por lo que tendría que sentirse humillada. Y viceversa, si compraba en tiendas de segunda mano, era pobre de solemnidad, merecedor de compasión y desprecio, esas sensaciones que saben mezclar muy bien los españoles.

Basta para demostrar que todo este negocio era un tabú, que las Cajas de Ahorros, donde la gente acudía de tapadillo a empeñar, se han llamado con el eufemístico pero elocuente nombre de Monte de Piedad. Mientras, el mundo de la segunda mano quedaba a merced de anticuarios, por lo general muy careros, o los pobladores del rastro de cada ciudad, donde los estos venden su mercancía codo con codo con los traperos, los gitanos y también, por supuesto, los delincuentes que ofertan lo robado durante la semana.

Un lugar donde uno va a comprarse una mesilla vieja, le dicen que cuarenta euros, contesta que diez, añaden que su novia es muy guapa y la mesilla de lujo, pues quince, veinte y te regalo una caja de lata preciosa y al final: ej que no tengo más que 17. Una emoción trepidante. Tanto debe serlo que servidor ha conocido gente que, en la playa, gusta de regatear un euro arriba un euro abajo con los africanos que venden gafas de sol y pulseras bajo un sol de justicia. Dicen que sólo por la "emoción" del regateo. Lo mismo que a  uno les gustaría golpearles en la cabeza con una barra de hierro sólo por la "emoción" de hacer justicia.

 

No obstante, nada de ese mundo tan cotidiano fue mostrado en Los reyes del empeño. La realidad es material para Callejeros, un reality de La Sexta vive más de la extravagancia y la emoción. En este caso, los fundadores de la casa de empeños pija de Madrid iban de brokers de bolsa. No era nada habitual. Ataviados en trajes de corbata holgados, hablaban de su mundo de los objetos de segunda mano como si se tratase de Business del ICADE.

El momento culminante de esta primera entrega se produjo cuando uno de ellos se dirigió a negociar con un señor de Navarra. Era un anticuario que quería colocarle un caballo costroso y unas sillas muy interesantes, pues estaban orladas con la esvástica de don Aldolfo Hitler, el perejil de todas las salsas. Se las sacó por 350 euros las dos y esperaba conseguir por ellas unos 2000 o 3500. En realidad, los que salen del ICADE también aplican estos principios a la gestión de los servicios públicos privatizados. Durante la negociación con el señor de Navarra, hasta apareció el factor territorial. Un maravilloso "Bájame el precio que vengo de Madrid" seguido de un formidable "quiero pagar menos porque te ofrezco la posibilidad de que en el futuro puedas hacer negocios conmigo, que estoy en Madrid". Música para los oídos del ochenta y ocho por ciento de ciudadanos españoles.

En Alicante el ambiente era menos tenso. Los vendedores no iban vestidos como los malos de la Jungla de Cristal como los de Madrid, sino que llevaban un divertido polo granate tirando a rosa. Tampoco lo que les llevaban era material exclusivo, como relojes de lujo o las mismísimas botas de Messi del famoso gol que le marcó al Getafe claramente con la mano y en fuera de juego.  Eran objetos más modestos como una raqueta de tenis o un casco de moto firmado por Chimo Bayo, el artista más importante de la Comunidad Valenciana de los últimos treinta años. Fue número uno en Japón, en el programa nos lo recuerdan y se lo debemos agradecer porque nadie ha de olvidarlo.

Sólo le deja a uno del revés la aparición de un caballero propietario de un taller mecánico que se compró un Pontiac en su día y lo tuneó como el Coche Fantástico original, con la intención ahora de llevarlo a la casa de empeños a que le aflojaran 40.000 euros por el. Los empleados se ponen muy contentos al verlo. Uno dice que no puede ser más fan de la serie, que la ama, que la adora, que para él no hay nada más grande que Michael Knight y "Car, o como se llame el coche". Si no somos capaces de memorizar cómo se llama el personaje principal de la serie que más amamos del mundo luego que no nos vengan con el Informe Pisa que aquí el problema igual es que nos echan algo en el agua. Al final el jefe de la tienda no se compra a Kitt. Ofrecía 30.000 euros y el del garaje no puede aceptarlos. Mal negocio en el mundo de los reclamos de restaurantes de carretera y ferias ambulantes.

No obstante, los momentos de mayor vergüenza ajena llegan cuando en No lo tiro' contratan a una chica. El propietario dice que "da la imagen". Traducción: tiene las tetas grandes. Pero luego encuentra que no vale para regatear, puesto que desconoce qué precio puede tener nada de lo que pretenden colocarle los clientes. No contentos con vejarla más por haberla elegido sólo por su aspecto sin comprobar si servía para el puesto, sus compañeros le ordenan que coja la fregona y se ponga a limpiar la tienda. Momento en el que ella les manda a tomar por viento sacándoles un dedo en las narices.

Los dos dependientes, que no han parado de piropearla y toquetearle el brazo con la manita desde que la vieron, se sienten muy ofendidos por ese gesto. Ella se va. Pero se arrepiente. Cuando vuelve llorando, uno le dice con desdén "ya no necesitamos Cenicientas" y friega él. La próxima semana el jefe mediará en este conflicto. El espectador, por su parte, vuelve a asistir al milagro de la televisión moderna. Un programa sobre tasación de trastos viejos y, sí, terminamos hablando de tetas.

Comparte esta noticia

6 comentarios

marco escribió
30/12/2014 16:57

tengo una moneda de 1885 plata 1 dollar. cuales su valor ?

04/12/2014 17:32

Otra imitación a programas americanos, pero que si en España los hacemos ahora es porque al fin y al cabo los americanos que ya estamos hartos de ver tienen una buena acogida entre el público.

manuel pacheco escribió
04/12/2014 08:24

vendo botellas de vino par coleccionista de rioja y ribera del duero desde 1928 a 1985

pep_museros escribió
02/12/2014 20:23

"En realidad, los que salen del ICADE también aplican estos principios a la gestión de los servicios públicos privatizados." Frase tan memorable como real que hara que no deje de leer algo que lleve esta firma en el futuro.

Zimm escribió
30/11/2014 22:59

Alvaro Gonzalez es una joya. Con un material tan pobre como los subprogramas estos a los que nos somenten, es capaz siempre de sacar artículos divertidos y dignos. Es un artesano de la ironía.

jose luis escribió
29/11/2014 09:24

Tengo que decirte que el enfoque de tu comentario me ha gustado mucho, y no lo digo con la sorna y el sarcasmo que utilizas tu en el, sino sinceramente. Denoto que no te ha gustado mucho el programa pero lo haces desde una perspectiva muy real, en España no tenemos todavía la mentalidad preparada para estas tiendas y menos para estos programas y siempre al final, lo americano es mejor que lo nacional, por malo que sea. Enhorabuena por tu síntesis. Jose Luis

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG