X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 7 octubre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
SONIDO VALENCIA

Limbotheque define su sonido con 'Crash', un disco exquisito contra las etiquetas

EUGENIO VIÑAS. 29/10/2014 La banda inicia este sábado en la Sala Wah Wah una gira autoproducida con un directo caracterizado por sugestiva puesta en escena

VALENCIA. Hay un punto de privilegio para los amantes de la buena música en los tiempos de Spotify: algunas bandas publican discos memorables, implicándose personalmente más que nunca y estos parecen quedarse en exclusiva para unos cientos , en mitad de un ruido que genera debates de todo tipo. Este podría ser el caso de Limbotheque que con Crash, su cuarto álbum, culmina una progresión destacada aunque todavía minoritaria.

La banda con sede en Alzira encadenó la publicación de álbumes desde el inicio de su carrera, en 2010, con una inercia generada desde la puesta en escena de dos discos que nacieron en cuestión de meses: The way, the wind, the van... y Mon diable. Cuando saboreaban las miles de sumar kilómetros en carretera llegó la oportunidad de grabar FolKabaret (2013), un disco de música popular producido por José Luis Ruipérez. La obra de pop, jazz, country, soul, sonidos hawaianos e interpretada en una infinidad de idiomas acabó por abrir el abanico de estilos para la banda.

Relajadas las fechas de conciertos, la banda tuvo "más tiempo que nunca para idear, componer y grabar este disco", según señala David García. Él, compositor y guitarra, y Carol García, la voz, iniciaron Limbotheque y compusieron las canciones inéditas de sus anteriores álbumes. Sin embargo, otra peculiaridad del disco es que el resto de la banda ha participado de este proceso conformando un sonido definido para la banda Crash, cuyas tres primeras canciones además se acerca -por primera vez- a influencias mucho más contemporáneas.

-¿Cómo componíais en origen Carol y tú?
-Al principio ella traía una melodía o yo un ritmo, un fraseo, y a partir de ahí nacía todo. La idea de la banda surgió hace casi quince años, aunque fue a partir de 2010 cuando le dimos forma.

-Pero eso ha cambiado y ahora participa la banda. ¿Cómo ha sido la grabación y producción de Crash?
-Ha sido la más larga desde que montamos el grupo. Hemos tenido tiempo y nos lo hemos tomado con calma. En los estudios Blackout hemos trabajado con Paco Morillas y Carlos Soler, aunque nuevamente he producido yo el disco que ha sido masterizado por Enrique Soriano.

Limbotheque - "Freud" from Irene Rivera on Vimeo.

 

-Aunque define vuestro sonido, el álbum vuelve a mostrar una de las peculiaridades del grupo: la poliédrica cara de estilos de Limbotheque. ¿Surge así desde vuestro origen, de forma natural?
-Nosotros no buscamos conformar una canción que atienda a un estilo. O no a uno solo en concreto. Buscamos más sonoridades, ideas de canción y por eso entiendo que los discos son eclécticos. Me cuesta más hablar de algo que sabemos que está, pero que no logro definir, que es el hilo conductor. El grupo tiene una identidad que surca las canciones, pero no sabría decirte a qué atiende exactamente porque en cada disco hay un uso distinto de instrumentos...

-Quizá influye la teatralidad y el peso de la interpretación en este sentido que se transmite a través de la voz de Carol y de la actitud de la banda.
-Es posible. Lo cierto es que en directo ella domina perfectamente la situación y su vertiente profesional como actriz no es algo que se pueda separar del trabajo que realiza en Limbotheque.

-Aun así, en este disco se abandona cierta querencia por recuperar sonidos de blues, soul, chanson o jazz por unas tendencias mucho más actuales, especialmente en los dos primeros singles del álbum (‘Crash' y ‘Freud') y en ‘HHH'.
-Las canciones que hacemos reflejan lo que escuchamos Carol y yo. Y escuchamos mucha música, pero también música contemporánea. Durante los últimos años, en mi caso he ido descrubiendo bandas como Wilco, Grizzly Bear o Radiohead y sé qu esos sonidos están ahora más presentes, pero no son los únicos.

-Estos temas, de un corte diferenciado al resto del disco, se han ido al inicio del mismo. ¿Por qué?
-En cierto sentido tiene algo de que para la banda eran algunos de los mejores temas del disco. En este caso sí lo hemos hecho así, aunque yo tengo como ocho temas preferidos de los diez... Nos convencían mucho y, sobre todo, nos parecían un punto de ruptura con nuestro anterior álbum, FolKabaret.

-¿Cómo percibe vuestro público esa eclecticidad?
-En el caso concreto de este disco, lo preestrenamos en Alzira y lo cierto es que a la gente le pareció que sonaba a Limbotheque. Nos sorprendió, pero es positivo.

-Alzira es, además, el lugar de donde parte todo. ¿Cómo es vuestro proceso de creación cuando estáis todos juntos?
-Es muy distendido, creo. Todavía tenemos la suerte de seguir haciendo lo que nos gusta y todavía hay ensayos que giran en torno a hacer una paella, una torrá o bañarnos en una balsa. Ahora estamos en un local más convencional en el que preparamos los directos de la gira.

-Para esta gira y para la promoción del disco habíais optado, por primera vez, por recurrir al crowdfunding pero no habéis conseguido el objetivo. Es decir, no habéis ingresado los 8.000 euros propuestos. ¿Cómo afrontáis pues la producción de la gira y su comunicación?
-De nuevo lo haremos de forma interna. La cifra propuesta era bastante alta, pero nos daba la posibilidad de girar por ciudades en la que nos han conocido por vernos en la tele [a raíz de los vídeos de FolKabaret]. Ahora iremos pasito a pasito, tenemos un concierto en Valencia (1 de noviembre, Sala Wah Wah) otr en Albacete (Sala Pussy Wagon) y otro en Murcia (Sala B) con los que empezaremos a hacer caja para poder ir ciudad a ciudad.

-¿Qué sensación tenéis tras no lograr el crowdfunding?
-Ha sido una pena no llegar al límite, pero Limbotheque no depende de ello. Depende de que sigamos haciendo lo que nos guste.

-Aun así, tenéis una ‘buena salud' en vuestras redes sociales.
Sí, de hecho nos fascina que la gente comparta nuestra música, que nos escriban de países tan raros como Sri Lanka o de otros más próximos para interesarse por nuestros conciertos, etcétera. Para nosotros sigue siendo todavía nuestro primer grupo, ese con el que podíamos salir de Alzira, así que todas esas plataformas en las que estamos y en las que nos escucha la gente nos parecen geniales.

-Además de actuaciones fuera de España, ¿alguna vez habéis pensado dar el salto a través de las virtudes escénicas de Carol y llevar Limbotheque de alguna forma a las salas de teatro?
-Pues lo cierto es que nos ofrecieron hacer un musical, pero no cuajó. No descartamos que sea algo que suceda en algún momento, aunque no sé si con esa fórmula.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG