X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Lunes 25 enero 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
VISITA A LAS MEJORES DEL MUNDO

Piscina Valencia, una oportunidad oculta en el corazón de la ciudad

CARLOS GLEZ. TRIVIÑO. 10/10/2014 En nuestros días hay en todo el mundo piscinas que representan una carga simbólica para la identidad de sus ciudades

VALENCIA. No podemos ir a ninguna parte poniendo nuestras mejores oportunidades en sordina, mirando siempre en corto, ciñéndonos al guión rutinario de toda la vida. Lamentablemente nuestra ciudad se muestra, una vez más, incapaz de imaginar de forma inteligente sus propias oportunidades. Con el patrocinio activo del gobierno municipal y la pereza cómplice de oposición, medios de comunicación y sociedad civil. 

Me refiero en este caso al complejo deportivo y gastronómico (de propiedad municipal) que lleva el mismo nombre de nuestra ciudad, la Piscina Valencia, para la que se está diseñando un futuro limitado y gris. Una solución meramente reglamentista, que resta fuerza al complejo rompiendo su unidad. De escasa ambición, nula participación social y dudoso valor añadido. Nada que ver con lo que podría ser un nuevo proyecto para la ciudad, basado en planteamientos innovadores de diseño, de uso y de gestión.

La arquitectura de su torre prismástica, la panorámica horizontal que se abre hacia el río desde sus inmensas terrazas y el privilegio paisajístico que le otorga la fuerte centralidad de su emplazamiento, no están sirviendo para que el futuro de su proyecto se conciba en perspectiva. La falta de recursos económicos no sirve de justificación. Más bien al revés. Cuando no hay recursos es cuando hay que extremar el valor intangible del talento y las buenas ideas. El problema no es la ciudad, el problema es que nos falta mucha perspectiva mental.

Las piscinas han sido desde la Antigüedad una de las piezas maestras de la ciudad. Los recintos termales ya eran uno de los centros por excelencia de la vida política y social romana. El Islam mantuvo la importancia ritual de las abluciones ubicando su infraestructura correspondiente, los baños, en el corazón de las ciudades. Eso sería antes de que la espiritualidad medieval dejase reducidas las funciones del agua a un contacto simplemente testimonial, que retiraría los espacios termales de la planta hidráulica de la ciudad.

La ciudad inglesa de Bath, glosada como una de las urbes mas ejemplares de Europa por tratadistas como Chueca Goitia o Paolo Sica, fue declarada en 1987 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco precisamente por haber sido capaz de acumular sPiscinas romanas en la ciudad británica de Bathucesivas etapas de esplendor arquitectónico y cultural en torno a sus piscinas originales, de fundación romana, junto al río Avon.

En nuestros días pueden encontrarse en todo el mundo piscinas que representan una gran carga simbólica para la identidad de sus ciudades. Pellicanhil, en California, es la piscina circular más grande del mundo. The Standard y Skye son piscinas panorámicas de hoteles célebres de Los Angeles y São Paulo. La Nemo 33, en Bruselas, es una piscina vertical de treinta y tres metros de profundidad para la práctica del buceo. En Ginebra, junto al lago Leman, se conserva junto a sus vestuarios originales la piscina de Genève Plage, con un formidable ambiente de principios del siglo XX.

Vista aérea de Pelicanhill, la piscina circular más grande del mundo. California.

En España han desaparecido algunas obras maestras de arquitectura racionalista como la piscina del Manzanares, construída por Luis Gutiérrez Soto en 1931. Se trataba de un proyecto para la Segunda República que integraba las funciones de la piscina con las del club social. Y también desaparecida la Piscina del Club Náutico de Valencia, de Goerlich, que respondía al modelo de las piscinas barco.

En nuestra ciudad las dos piscinas más emblemáticas que se conservan -la de las Arenas y la Piscina Valencia- se encuentran respectivamente junto a los bordes del río y el mar. La piscina de las Arenas, ilustrada en uno de los carteles mas sobresalientes de Renau, fue una de Cartel Piscina Las Arenas. Renau. las obras maestras del racionalismo en la ciudad, como pudo verse en la exposición sobre la Ciudad Moderna comisariada en el IVAM en 2002 por Juan Lagardera, en que también se exhibió el reportaje fotográfico sobre la piscina del candadiese Ian Wallace.

El complejo de Piscina Valencia se inauguró hace cincuenta años y ya forma parte del imaginario deportivo y social de varias generaciones de valencianos. Es por tanto algo más que una instalación deportiva. Es una seña de identidad. La Piscina Valencia es uno de las equipamientos más singulares y polivalentes de la ciudad. Emplazada en el antiguo recinto de la Exposición Regional se sitúa hoy entre el Archivo General del Reino de Valencia, el Palacio de la Exposición, la antigua Lanera (convertida en hotel Westin) y la sede central de UGT-PV, en la acera izquierda. Presenta alicientes para todos los públicos, para todas las horas del día y de la noche. Y para todas las estaciones. 

No solo es piscina cubierta (con la singularidad de sus enormes gradas en la parte derecha, que lo acreditan como un recinto de competición). Es también gimnasio, solarium y SPA. Terraza de  invierno y de verano. Mirador vegetal en primavera. Vista directa a los castillos de Fallas y la Nit del Foc. Restaurante. Cocina. Auditorio. Discoteca. Centro de congresos y sala de fiestas. Con grandes explanadas de espacio público en su entorno inmediato.

La Piscina Valencia es una infraestructura singular y debe dar lugar a un proyecto singular. Lo primero sería divulgar ampliamente, con la máxima capacidad de acceso y de consulta, toda la información técnica relativa a la instalación. Planos, fotografías, memorias, proyectos anteriores, noticias de prensa. Todo lo que sirva para ilustrar la memoria del lugar, sus posibilidades técnicas o el contexto de la intervención. No basta, ni mucho menos, con cumplir las formalidades legales. Hay que ser mucho más exigentes. Hay que promover positivamente el debate, la irrupción constructiva del mayor número posible de puntos de vista y de propuestas, tanto técnicos como profanos. La participación no es un riesgo ni una incomodidad. Es una gran fuente de información, de ideas y de posibles soluciones. Y como tal la tenemos que concebir. ¿Esto lo hemos entendido ya o seguimos igual?

Detalle interior, piscinas Baerwaldbad. Berlín.

Cuando en 2002 se decretó en Berlín el cierre de Baerwaldbad, las piscinas del Kreuzberg que habían sido construídas por Hoffman en 1901, se organizó una iniciativa ciudadana (The Baerwaldbad Project) para rescatar las instalaciones y preservar su uso social mediante nuevas fórmulas de cooperación. Lo cual permitió, además, ofrecer nuevas oportunidades laborales al personal de la piscina (algo a lo que también deberíamos ser muy sensibles en este caso). En París, la piscina Molitor fue inaugurada por Johnny Weissmüller en 1929. Durante años fue un escenario de intensa socialización del estamento cultural francés, acogió fiestas, proyecciones cinematográficas y desfiles de moda. El primer bikini de Francia se presentó en Molitor en 1946. La piscina estuvo abandonada durante años hasta que ha sido recientemente reconvertida en hotel.

Vista nocturna de Piscina Molitor rehabilitada.

En 2014 se ha procedido a retirar la concesión a la empresa que durante años había gestionado la Piscina Valencia, por lo cual se está trabajando en una nueva solución para el futuro del complejo. Pero la tramitación del proyecto, en el contexto de una ciudad con tantas ideas y energía contenida, no tiene la suficiente entidad. Allí donde cabe un proyecto singular, nunca debe optarse por una solución genérica y funcionarial. Donde hay memoria del lugar, no puede partirse desde la nada. Donde es posible generar valor añadido mediante una innovación, no debe optarse por hacer las cosas de la misma forma. 

La ciudad de Valencia se encuentra en plena ebullición de su vida gastronómica, con grandes proyectos consolidados y otros muy prometedores en el horizonte, como la capitalidad gastronómica para 2015. Además, hay toda una generación de jóvenes profesionales que desde las más variadas disciplinas (la economía urbana, la arquitectura, la geografía, el diseño, el arte, la movilidad, la comunicación, la música, la tecnología, la moda, la cultura, la gestión de servicios públicos) disponen de un discurso verdaderamente potente y actual sobre el uso de la ciudad. Buena demostración de ello se dio en la jornada organizada por Valencia Vibrant el pasado mes de junio. ¿No merecería todo este talento verse reflejado en el diseño del futuro de un proyecto así?

Las piscinas son elementos con capacidad de atraer y jerarquizar importantes funciones y significados que tienen que ver con la vida en la ciudad. Pueden llegar a tener un gran poder de evocación estética y cultural, así como la capacidad de generar actividad mucho más allá de lo que aparentemente serían sus límites funcionales. No debemos resignarnos frente a soluciones de puro trámite. La corrección no es suficiente, debemos promover la excelencia. Que se movilicen ideas, que no van a faltar. En esto y en todo lo demás. Seguro que por el camino aprendemos mucho, nos divertimos, mejoramos el proyecto, e incluso tal vez hasta damos con alguna idea que valga la pena de verdad.

Piscina Valencia. Torre, terraza panorámica, restaurante y salón de actos.

Comparte esta noticia

3 comentarios

Enrique Orts escribió
02/04/2015 12:38

Estupendo artículo. Enhorabuena! estoy de acuerdo con muchas de las cosas que argumenta. Es un estupendo edificio, y estoy convencido que lo seguirá siendo pase lo que pase.

Heriberto escribió
12/10/2014 20:57

Yo busco un sitio para ir a hacer deporte,me pasare a consultar horario y precio .

Cristina Cánovas escribió
10/10/2014 11:20

Me encanta la idea. En España esta habiendo un efecto domingo en el cierre de espacios deportivos públicos debido a la situación económica. Y no veo mejor ocasión para participar y reforzar nuestra ciudad, además de renovarla para las nuevas necesidades. En caso de que alguien quiera arriesgarse Y lanzarse a esta piscina me gustaría mucho formar parte.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG