X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Martes 4 octubre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
SERIES Y CÓMIC

Gotham, la serie: Batman
antes del Big Bang

JAVIER CAVANILLES. 27/09/2014 El esperado estreno de  la serie sobre los primeros años de Bruce Wayne no ha defraudado

VALENCIA. Crear expectación con una serie de televisión basada en el universo de Batman no era difícil, lo complicado era no defraudar. Y basta ver las críticas al episodio piloto para comprobar que Gotham no lo ha hecho. La apuesta tampoco se puede decir que sea nueva. Véase, con matices, Smallville, que consistía en contar la historia de Superman antes de llegar a serlo. Pero los productores Danny Cannon (CSI, Nikita) y Bruno Heller (Roma, El Mentalista) han sabido distanciarse de ese enfoque e ir un poco más allá.

No se trata de un reboot ni de un Orígenes, quizás un poco de las dos cosas pero también algo más. La serie se centra en las andanzas del joven comisario Jim Gordon, y de cómo la ciudad se convirtió en el hervidero de psicópatas que la ha hecho famosa. Una urbe, como dice el mafioso Carmine Falcone (John Doman), que "no puede tener crimen organizado sin ley ni orden".

La historia comienza con Gordon (un Ben McKenzie demasiado guapetón y que se queda un poco corto para un papel que bordó Gary Oldman en el cine) recién incorporado a la policía de Gotham, el cuerpo de servidores de la ley más corrupto e ineficaz que el dinero público pueda pagar. Su primer caso consiste en investigar el asesinato de Thomas y Marta Wayne ante su hijo Bruce (el futuro Batman). Por supuesto, es el típico agente que tiene sus propias normas: él respeta la ley.

LA TRAMA

Su misión será resolver el crimen con la ayuda de su ambiguo compañero Harvey Bullock (Donald Logue, que sí da la talla) y, lo que parece un caso sencillo, acaba convirtiéndose en un paseo por el universo de Batman lleno de posibilidades. Y he ahí el gran acierto de la serie: presentar bajo una nueva óptica a los principales personajes de los cómics del enmascarado con ínfulas de murciélago -que cumple este año 75 primaveras- mucho antes de convertirse en lo que son.

En el primer episodio, y sin ser exhaustivos, ya han hecho sus pinitos Poison Ivy, Enigma, El Pingüino, Catwoman o El Jóker. En Gotham veremos a las personas mucho antes de convertirse en personajes. Tampoco faltan secundarios como Sarah Essen, Barbara Kean o Renee Montoya, que están llamadas a jugar un papel muy destacado para establecer las relaciones personales entre los distintos protagonistas y sumar puntos a la hora de crear un trasfondo dramático y, en cierto modo, realista.

Es cierto que los que no estén familiarizados con la historia de los cómics se perderán la mayor parte de las referencias. Eso no quiere decir que no puedan disfrutar de la serie, sólo que no está pensada para ellos. Aún así, como serie de ficción de buenos y malos funciona como un reloj.

REFERENCIAS

Por lo que respecta a los cómics, uno de los aciertos de la serie es el intento de crear unos orígenes con referencias a lo mejor de lo mejor de Batman. Por supuesto, hay algo de Gotham Central (gran guión de Ed Brubaker y Greg Rucka), una serie centrada en los policías de la ciudad. Pero también hay, y mucho, de Año Uno de Frank Miller y David Mazzuchelli, en el que Gordon dejó de perseguir a Batman para convertirse en su cómplice, y en el que Carmine Falcone hizo su primer aparición.

También hay algo en esa trama mafiosa de El Largo Halloween, una de las muchas joyas que nació del talento del ya extinto dream team que formaron durante años Jeph Loeb (guión) y Tim Sale (dibujo). Pero, hay que decirlo, son referencias que gustarán a los amantes del cómic pero no impiden disfrutar de la serie.

Pero no todo son homenajes, también hay gotas de originalidad. Por ejemplo, el asesinato de los padres de Batman. El tema ha dado mucho de sí en los tebeos, pero el matiz que introduce Gotham, y que es imposible desvelar sin spoilers, es lo que permite dar unidad a un plato cocinado con tantos ingredientes.

LA GRAN BATALLA

Pero la serie, tiene más lecturas y una de ellas es la comercial. No hace falta  recordar el potencial que están demostrando los superhéroes en el cine en los últimos años y que enfrenta principalmente a las dos grandes compañías Marvel y DC (aunque hay más). No se trata solo de trasladar a la gran pantalla a unos personajes con millones de seguidores dispuestos a pasar por caja, sino de crear una estrategia que les permita sacar el máximo jugo posible en la taquilla.

De momento, la palma se la lleva Marvel que no sólo ha cosechado éxito tras éxito (Los Vengadores, Guardianes de la Galaxia, X Men, Iron Man...), sino que no ha pinchado ni una sola vez (ni con las dos entregas de Amazing Spider-man, lo cual tiene su mérito). Ahora que tiene detrás a la Disney (incluso antes), lo importante es la estrategia: no basta con adaptar el tebeo sino crear grandes franquicias con cruces de referencias entre ellas. Cada título se alimenta del anterior y nutre al siguiente.

De momento, DC tiene la partida perdida. Salvo con la última trilogía de Batman, sus resultados son bastante magros. Se ha tenido que comer con patatas apuestas millonarias como Green Latern y los dos reboots de Superman. Ahora, con la anunciada Batman Vs. Superman: Dawn of Justice (2015) intentará abrir una nueva era.

A la editorial le faltan personajes carismáticos y lo sabe. Los datos de esta guerra son elocuentes: hasta 2020, DC sólo tiene previstos siete nuevos títulos para imitar a su rival y crear una gran saga alrededor de La Liga de la Justicia. La Casa de las Ideas, en cambio, atesora casi 20 en la cartera.

EN LA PEQUEÑA PANTALLA

En la pequeña pantalla, la pelea está algo más igualada. Agentes de S.H.I.E.L.D (Marvel) no es nada del otro jueves, mientas que Arrow (DC) se ha convertido en un inesperado éxito. El mes que viene, el canal CW sumará Flash, y las expectativas están en todo lo alto. De hecho, ha pedido más capítulos cuando aún no ha estrenado el primero.

Pero lo interesante será ver cómo evoluciona la rivalidad. De hecho, Marvel ha anunciado un cambio de estrategia. Lo hará con cinco series para Netflix a partir del año que viene: Las cuatro primeras serán Dare Devil, Jessica Jones Iron Fist y Luke Cage. Luego los reunirá a todos en la quinta.

Pero las cuitas entre las dos grandes factorías son lo de menos. Gotham es una serie de superhéroes sin superhéroes que promete. Tiene guión, ideas, atmósfera, bastante violencia y casi nada de sexo (cosas de la televisión americana). De momento, no parece que vaya a hacer época, pero sí promete ocho episodios que merecerá la pena seguir.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG