X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 15 abril 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
ENTREVISTA

Peepshow y la densidad sonora que resiste en Valencia

EUGENIO VIÑAS. 11/09/2014 La banda valenciana presenta su tercer disco de estudio

VALENCIA.  La banda valenciana Peepshow presenta este viernes en la Sala Wah Wah de Valencia (22:30h, entradas anticipadas) su tercer álbum de estudio: Supralumínica (Epsilide, 2014). La primera impresión sobre esta tercera colección de canciones en la dilatada discografía de la banda liderada por Uve Martínez, productor también del disco, es la de una nueva entrega de un mismo género: post punk, densidad sonora, letras de imaginario cósmico y simpatía por la puesta en directo de la música original.

En cualquier caso, en este tercer trabajo el propio Uve Martínez se ha desprendido de forma nítida de algunos pesos conceptuales del pasado. Tanto en Miss Thorazine y la Gran Comedia Galáctica (Criminal Records, 2002) como en Killy y los hombres estrella (Lunar Records, 2006) la imagen de un protagonista capaz de enlazar las diferentes historias (canciones) se apoderaba del protagonismo de las letras. En cambio, en Supralumínica, aunque la cohesión musical persiste y de hecho no deja de entrelazarse con sus anteriores trabajos, se percibe cierta libertad en los textos.

Más que nunca, las letras de Peepshow están llamadas a una doble lectura, a tras ladar desde el imaginario cósmico y las incertezas de paisajes oníricos las historias más concretas y cotidianas de la banda. Aun así, la vocación de directo de las canciones, ha sumado inevitablemente una mayor cantidad de teclados y pequeños arreglos que vuelven a suponer un reto de cara a la puesta en escena.

-¿Cómo estáis aplicando todas esas capas al directo?
-Lo cierto es que lanzamos algunos teclados y arreglos puntuales, pero aun así hemos tenido que conseguir que la banda suene más llena que nunca. Y eso también ha sido un reto dado que no hemos tenido mucho tiempo para hacerlo.

Para lo que sí han tenido tiempo los tres miembros de Peepshow es de plantearse y replantearse el disco. Especialmente, tras la pérdida -por el momento irreparable- de un disco duro nuevo.

-Era un disco duro nuevo y se perdieron todas las primeras grabaciones. Tratamos de arreglarlo por todos los medios, pero ha sido imposible.

-¿Cómo ha influido eso a la hora de replantear las canciones? ¿Qué cambios se han producido?
-Lo cierto es que ha servido para que nos separásemos del ordenador y cogiésemos de nuevo las guitarras. Nos sentásemos y tocásemos las canciones de pe a pa y nos replanteáramos caso por caso si tenía sentido incluir esa canción en el disco.

-Habéis logrado sobrevivir a la situación, aunque os ha costado ocho años ‘levantar' el disco. Más allá del ‘incidente tecnológico', ¿os han retrasado más motivos personales que profesionales?
-Un poco de todo. Personalmente hemos tenido momentos complicados, pero de verdad que el tema del disco duro nos congeló porque había muchísimo trabajo adelantado. Es algo que no le deseo ni a mi peor enemigo.

-¿A qué se debe ese giro hacia lo cotidiano desde las ‘letras cósmicas' de Peepshow?
-Lo cierto es que se mantiene el lenguaje, pero lo que se cuenta ya no son historias tan metafísicas, sino más personales.

-Como por ejemplo en Fin del Mundo.
-Sí. Esta canción nació porque, de repente, no paraba de leer noticias sobre gente que anunciaba el fin del mundo. Es una canción llena de ironía, que trata de contestar a esto.

-¿Es posible que ahora, en este tercer trabajo, sean más palpables esas dobles lecturas en torno a las letras? ¿Crees que la gente lo ha percibido?
-La gente a veces escucha las letras y se queda con una primera lectura. Me imagino que pueden pensar, "¿estos de qué van, de estrellaos o de marcianos?". Pero sí, ha habido menos peso de la parte conceptual, del personaje.

-¿Te preocupa lo que la gente perciba?
-(Risas) La verdad es que no mucho...

-Seguís apostando por la ‘densidad sonora' (así lo anuncian incluso en su hoja promocional), ¿creeis que la actual forma de consumir música permite que la gente esté interesada en superar capas y adentrarse en estos conceptos?
-No, supongo que no. El canal es esencial para entender cómo y por qué se escucha música, pero al final los artistas están para pasar de eso. La gente se cansará de la supeficialidad o no, pero no podemos arrodillarnos ante el ‘quiero todo ya y junto'. Solo unas canciones, las mejores... ¿y quién ha decidido que son las mejores? La experiencia me dice que escuchar a bandas durante horas te lleva a otro nivel en el que te quedas flipado.

-¿A cuáles le has dedicado más atenciones recientemente? ¿Qué tipo de música ha podido influenciar Supralumínica?
-Lo que más me interesa ahora es el sonido que viene de Europa, más que de Reino Unido. Hay grupos que tienen un sonido muy peculiar, propio, muy interesantes, como por ejemplo Balthazar.

-Además de las guitarras, voces y composiciones, eres el productor del álbum. Desde este punto de vista, y también como productor de otras bandas locales, ¿a qué crees que se debe el habitual desprecio por la producción musical en la escena valenciana?
-Es una pregunta que yo también me hago. La clave, supongo es que este oficio aquí no está defendido por las bandas. La mayoría, por falta de presupuesto y de tiempo, no sabe lo que supone una visión externa de su música, un trabajo técnico que amplíe sus posibilidades. Es una figura que ha perdido capacidad y potencia, pero vuelvo a insistir en que la gente llega con presupuestos irrisorios a los estudios.

-Si se ha perdido en gran medida la intención de realizar una buena producción musical, ¿qué hemos ganado a cambio?
-Hemos ganado espontaneidad. Ahora lo que suena es completamente la firma de la casa, y ese concepto también tiene su interés. Es un movimiento que está provocando una avalancha de grupos de ‘nuevo folk', porque las producciones han de dejar respirar los lados más naturales o acústicos de la formación.

-¿A quién utilizas tú para tener una visión exterior de las canciones de Peepshow?
-Tengo una camarilla de amigos y personas de confianza a las que utilizo para ‘escucharme desde fuera'. Pero también hay que inventarse estrategias, como escuchar en diferentes ambientes, dejar reposar los temas durante días antes de volver a escucharlos...

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG