X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Lunes 30 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
POLÍTICA institucional

Alta tensión
en el Consell de Cultura

C. AIMEUR. 28/07/2014 La mala relación de Martín Quirós con algunos consejeros y la imputación de Farnós enturbian la marcha del ente, que vuelve a tener 21 miembros

VALENCIA. Este lunes el pleno del Consell Valencià de Cultura está de estreno. Se incorporan tres nuevos miembros al ente consultivo. La cantante Soledad Giménez entrará a propuesta del PSPV. Las otras dos vacantes en este órgano las ocuparán el candidato de Compromís Ramón Roselló y el de Esquerra Unida Enric Lluch. El CVC, por fin, vuelve a tener 21 componentes. Está completo.

Los nuevos consejeros se encontrarán un órgano consultivo en plena efervescencia, con unas enormes tensiones soterradas que están a punto de llevar al traste la pacífica convivencia de los últimos años. Gran parte de esa tensión viene provocada por el exdiputado autonómico y exconcejal de Valencia por el PP, Martín Quirós, quien de un tiempo a esta parte protagoniza los plenos del CVC con sus ataques a las propuestas de los consejeros de la oposición.

La actitud del ex concejal es criticada en privado incluso por sus correligionarios del PP, quienes consideran que el comportamiento agresivo de Quirós, con ataques incluso personales, "debería ser sancionado por el presidente [del CVC, Santiago Grisolía]".

Su principal enemistad, dicen fuentes del CVC, es con el escultor Ramón de Soto, con quien ya ha tenido varios enfrentamientos. Pero también con otros vocales del CVC. Quirós, que suele quedarse solo en sus peticiones, protagoniza los plenos con intervenciones extemporáneas. "No es un hombre de consenso y éste es un organismo que pretende unir", se lamentan las fuentes consultadas.

EL PROBLEMA VICENTE FARNÓS

Junto a los conflictos personales que incomodan el día a día, el último motivo de malestar dentro del CVC ha sido el procesamiento de Vicente Farnós, miembro del Consell Valencià de Cultura, por el caso Gürtel. Farnós, que accedió por ser gerente en Castellón Cultural, fue relevado de este puesto en enero cuando se confirmó su imputación.

En concreto Farnós está procesado dentro del caso Gürtel por contrataciones de Software Libre y por la contratación del X Aniversario de la Sociedad Proyecto Castellón Cultural. Desde el CVC no entienden por qué ha querido seguir manteniendo el puesto de consejero. Su presencia incomoda y más teniendo en cuenta la especial sensibilidad que han mostrado en el ente contra la corrupción.

Sin ir más lejos el propio Grisolía realizó unas duras declaraciones la semana pasada. En una entrevista con la Agencia Efe, Grisolía dijo compartir la "línea roja" contra la corrupción marcada por el president de la Generalitat, Alberto Fabra, y consideraba "lógico" que los acusados se marcharan cuando eran imputados. No obstante, incidió en que lo que más le preocupa con "todas las historias que se están produciendo", no es que ingresen a la gente en prisión, "sino que devuelvan el dinero".

En ese contexto la mera presencia de Farnós en los plenos sería vista como una inconveniencia. De ahí que el propio Grisolía no haya tenido reparos en reclamar directamente que el vocal del PP no acuda. Algo a lo que el propio Farnós se comprometió. Desde el CVC aseguran que esta situación se resolvería si el propio implicado asumiera su condición y remitiera una carta de renuncia, con lo que podría ser sustituido por un candidato sin problemas judiciales.

Y EN ESTAS, BAJARON LAS COMISIONES

La llegada de los tres nuevos miembros al CVC también ha alterado el funcionamiento interno de la entidad. Según confirmaron diversos vocales, a partir de ahora los consejeros sólo podrán estar en dos comisiones. El motivo es que al ser ya 21, algunas duplicidades, dicen, no son necesarias. De mantenerse la actual estructura se daría la circunstancia de que en algunas comisiones se superaría el número de 11 vocales, que ya constituyen un pleno.

El cambio no ha sentado bien entre algunos consejeros, que lo han atribuido a una orden directa de Grisolía, lo que ha provocado que se incrementen las tensiones internas y las críticas al profesor. Desde su nombramiento como presidente, el científico se había destacado por su habilidad para mantener el difícil juego de equilibrios dentro de la entidad, pero, dicen estas fuentes, en los últimos años la situación se ha enrarecido. Y no hay visos de que vayan a cambiar las tornas. No al menos en un plazo razonable de tiempo.

Concebido como un órgano asesor de la Generalitat sin capacidad de influencia real al no ser vinculantes sus recomendaciones, con voz pero sin voto, por si fuera poco el CVC ha pasado este año apuros económicos por su dependencia de la administración autonómica, que se ha retrasado en los pagos y le ha hecho en ocasiones tener que pasar estrecheces. Este lunes el CVC se completa con los tres nuevos miembros. Puede ser un nuevo punto de partida o un episodio más de su enrarecido funcionamiento de los últimos meses. 

Noticias relacionadas

Comparte esta noticia

1 comentario

Fran escribió
28/07/2014 12:43

No me extraña la actitud del Sr. Martín Quirós. De siempre ha sido la misma. No comprendo como sigue ostentando un cargo dentro del Partido Popular. Hay muchos que lo harian mejor y con mas educación y, presuntamente, con mejior talante. Que se retire ya que es hora

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG