X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Sábado 24 agosto 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
DIARIOS DE COCINA / OPINIÓN

Calle San Vicente: una pesadilla gastroturística en Valencia

SERGIO ADELANTADO. 21/06/2014 Lejos de reflejar la cultura gastronómica local, cazan a turistas incautos con el señuelo de una presentación tentadora

VALENCIA. Las calles más turísticas se terminan llenando de cafeterías, bares, locales de comida para llevar y restaurantes. Todas las ciudades tienen la suya (la mayoría), y en ellas a más turismo más locales y de peor calidad. En Valencia tenemos la calle San Vicente y sus inmediaciones como referente de esta gastronomía turística. ¿Qué ofrecemos a los que nos visitan?. Empieza el peligro...:

El panorama es bastante frustrante. Cocinas de otros países y de otras partes de España llenan las aceras, dejando pequeños reductos para la gastronomía local y para la paella, aunque por la calidad de lo visto, sería mejor que ni estuviera representada en este mega buffet libre en el que se ha convertido una de las calles con más historia de nuestra ciudad.

Intentando respetar al máximo a los empresarios que invaden nuestras calles de franquicias y seudocopias de lo que ven cuando viajan por otras ciudades, analizaré lo que tenemos en Valencia, durante un paseo virtual por la Plaza de la Reina y la calle San Vicente.

En la Plaza de la Reina tenemos de lo mejor y de lo peor de la zona. Lo mejor está muy claro, dos valientes en tierra hostil, Molto y Cappuccino. Buena calidad en la materia prima, buen servicio y profesionalidad. En Molto podemos tomar los mejores buñuelos de calabaza de toda Valencia, durante todo el año y Capuccino es uno de los pocos locales de Valencia en donde pasar la tarde leyendo un libro sentado en un sofá junto a un café, mientras suena buena música, eso sí, ¡a precio de oro¡

De lo peor, dos locales casi gemelos, Taberna de la Reina y Huerta Santa Catalina de supuestas tapas, pinchos y platos auténticos españoles. A tope de sangría, frituras indigestas, muchas salsas de bote, productos de tercera y platos de quinta gama. Un día me animé y me pedí una croqueta en la Taberna de la Reina y un pincho creativo en Huerta Santa Catalina. En ambos casos fue probarlos y pedir la cuenta, solo un bocado fue suficiente.

Seguimos visita por San Vicente en donde, sorprendentemente lo que abunda son los locales de comida vasca. Primero entro en el decano de la calle: Sagardi. En la planta baja esta franquicia ofrece pinchos al más puro estilo Donosti, en apariencia, con su rebanada de pan y con su palillo para guardar y pagar. Calidad mediocre, muy visual pero poco recomendable. En la planta primera esto mejora, tienen una carta de sidrería, se puede comer bien pero a un precio elevado.

Por seguir con los vascos me paso por Orio. Mucho diseño efectista, como un bar de señoritos burgueses de Bilbao y una kilométrica barra, llena de atractivos pero malísimos pinchos y raciones. Nivel de fast food con envoltorio de gastrobar. En este caso no suban al "restaurante", así lo llaman ellos. Raciones escasas de baja calidad, mal cocinadas y a precio altísimo.

Como en el museo de los horrores gastronómicos, no podría faltar en San Vicente el troll de las panaderías, Granier. No se como calificarlo... ¿panadería, cafetería, obrador?, no es nada de eso, pensándolo bien, es como un "chino" del pan con aspecto de joyería baratera. Paso de estos negocios que intentan confundirnos, por no decir otra cosa y roban el término artesanal para etiquetar lo industrial de peor calidad.

Seguimos con un local del ya demodé Frozen Yogurt, no podía faltar, en este caso es un LlaoLlao. Creo que no durará muchos años más, este invento americano que algunos empresarios alicantinos han utilizado para reinventarse. Que no les engañen, venden helado de baja calidad mezclado con mucho aire, por eso parece tan grande y tan barato. ¡El business está en vender las máquinas para dispensarlo. !Pobres franquiciados!.

Un local de paellas para llevar, es.paella, de bastante buena calidad, Mon y Vicentino son las únicas ofertas de comida vamos a decir mediterránea, increíble pero cierto. En Vicentino, se puede comer de todo, todo superfresco (lo dudo por su aspecto) y todo baratito, algo que ya nos avisa que nada será destacable en un lugar de dudoso gusto estético. Parece hecho para los rusos que están viniendo a nuestra costa a coger algo de color corporal.

Mon es ese tipo de local de costa en el que te acosan para que entres a tomar algo, cuando pasas por la puerta. Otro "todo en uno" como Vicentino, si les soy sincero no me he atrevido a entrar nunca. Una especie de cartel cutre, hecho a mano, en el que pone "Big restaurant upstairs, terrace inside", ha impedido mi entrada.

Dos locales de comida para llevar uno de comida italiana y otro de noodles, son la guinda para esta indigestión de locales en los que importa mucho más lo que ves que lo que comes, en este caso rótulos luminosos, comida exhibida en escaparates y barras obscenas que abren el apetito de transeuntes y turistas. Dejo de lado franquicias como Los Cien Montaditos, MacDonald's y Starbucks, por desgracia, son inevitables y metidos ya en nuestras costumbres alimenticias.

Pues bien, eso es todo. ¿Sorprendidos? ¿es esto lo que debemos ofrecer a los que nos visitan? ¿hablarán de lo bien que se come en Valencia después de pasar por allí? Sin ánimo de repetirme, me permito dar un consejo. Lo más fácil es copiar a otras ciudades en donde la oferta gastroturística es de un gran nivel medio y las megafranquicias tienen vetada la entrada a las zonas históricas de la ciudad. Eso sería proteger nuestra cultura, apoyar a nuestros productores, cuidar nuestro entorno y sobre todo crear un destino turístico de calidad, un turismo honest cost.

Comparte esta noticia

24 comentarios

Gonxg escribió
02/07/2014 03:04

Hola, la crítica está bien encaminada, pero denotas favoritismo por Capuccino y Moltto, que no son exactamente un ejemplo a seguir, sobre todo este último. Como puedes decir que hacen los mejores buñuelos de Valencia, cuando es un local que sólo le interesa facturar, a cada momento del día vende algo diferente, sin importarle la calidad, no esta especializado como nada. Hay buenos locales en esta zona que no denotan desesperación en vender.

Turista "de segunda" escribió
24/06/2014 10:08

Vaya, parece que ahora si no vas a la ópera y comes en un restaurante de mínimo 35€ por cabeza para acabar el día durmiendo en un hotel de 4-5 estrellas en el que la noche te cueste por lo menos 150€, no interesas a Valencia... por favor, ¿quiénes nos hemos creído? ¿ópera? ¿aquí, cuando en un año posiblemente cierren Les Arts como se ha anunciado precisamente en esta web entre otras? Yo he viajado "de segunda" entonces porque no soy rico, he ido a hoteles de 2-3 estrellas que están muy bien y la noche en una habitación doble me ha salido por 30-40€ y para nada era cutre, y he comido en italianos, sí, o restaurantes en sitios menos concurridos y más baratos en los que no he comido nada mal a pesar de no tener ninguna estrella Michelín o no contar con menús de 20-30€, y seguramente muchos de vosotros haréis lo mismo a pesar de ir ahora de sibaritas. Resulta que así somos la mayoría, que además no vamos tampoco a la Ópera cuando viajamos, ya que incluso en nuestra propia ciudad es difícil que nos lo podamos permitir contando con que el dinero que podemos ahorrar lo invertimos precisamente en esos viajes, y que no se os olvide que mucha de esa gente "de dinero" se suele quedar invitada en apartamentos de empresarios de sus esferas, o con gastos pagados en hoteles como el W o el ARTS si hablamos de Barcelona, u otras compañías que se llevan el dinero AL EXTRANJERO, mientras que comen en restaurantes también de firma de fuera, así que si queréis ese turismo como modelo principal aquí adelante, pero el dinero que venga de fuera, FUERA SE IRÁ, y los que no somos dignos también acabaremos viajando fuera para ser tratados como unos parias mientras se nos mira por encima del hombro. Venga, buenos días.

jj escribió
23/06/2014 14:50

Parece que mi comentario ha levantado polémica, así que lo amplío para continuar debatiendo. Me parece absurdo pretender que prohíban determinados restaurantes o pretender que los turistas coman "auténtica" comida valenciana, el que monta un local lo hace para ganar dinero y con lo que cuesta el alquiler en esa zona no va a montar un restaurante de lujo con cubiertos a 100 € al que vayan 7 personas al día sino uno que le de beneficios y un turista muchas veces lo que quiere es comer algo rápido para continuar viendo la ciudad. ¿Es preferible un turismo de elite dispuesto a gastarse lo que vale una comida en Ricard Camarena o Quique Dacosta? claro que sí. ¿Deberíamos buscar gente dispuesta a pagar 135€ por una entrada en la ópera, cenar en un lugar selecto y dormir en un buen hotel? ¡ojalá!. Los que hacen esto sabe de sobra donde buscar, no comen en la calle San Vicente. Pero a Valencia viene mucha gente que duerme en hostels por 20€, come un bocata y se va la playa a pasar el día, o se da una vuelta por el Carmen y come en un lugar de estos, ¿vamos a echarlos? porque aunque se gasten poco dinero también crean empleo, mucha gente vive de este turismo que algunos consideran de segunda. Y es sin hablar de lo que es comida de calidad, atención al cliente, que es para otro artículo.

Santiago escribió
23/06/2014 11:17

Es correcto criticar constructivamente para que los hosteleros valencianos puedan mejorar pero no veo bien de la manera tan destructiva que se ha hecho. Si hablamos de comida típica valenciana, no se entiende como resaltas Capuccino que es todo menos eso. Que pasa que este os paga publicidad en valenciaplaza y hay que hablar bien? Me gustaría saber cuántas veces has probado cada sitio de los que críticas para poder escribir lo que has escrito. La sensación que me da es que lo has hecho un día de esos tantos que no tenías la inspiración y has ido a “cuchillo” por ellos. Criticar destructivamente es muy fácil, tu por ejemplo tienes pinta de el típico critico que va de paladar fino por ir a restaurantes caros de estrellas Michelin y encima de "gorra" porque si tuvieras que pagar no podrías ya que tu nivel no te lo permite. Como ves, todos sabemos criticar destructivamente porque yo a ti no te conozco de nada pero me es fácil hacerlo desde mi despacho como tú.

Gabi escribió
23/06/2014 10:19

A ver. Ninguna ciudad puede prohibir la apertura de franquicias en centros históricos. Esta situación se da aquí y en todas las ciudades de España. A partir de ahí, hablamos únicamente de subsistencia y rentabilidad del negocio. Si lo tiene tan claro el periodista, que se anime a abrir un local, y ya hablamos dentro de un año, a ver cómo le va.

Juan escribió
22/06/2014 21:36

Me parece un articulo de critica facil sin ningun tipo de fin. Por supuesto que hay cadenas y locales para todos los gustos.. Pero eso pasa aqui, el China y en Brasil.. Criticas las cadena por serlo y porque dan mala calidad.. ¿Que pasa con los restaruantes de la malvarrosa la mayoria de ellos familiares?¿ A caso no venden arroz "con cosas" y fritangas? Por cierto decirte que Sagardi y Oreo son de la misma cadena por lo que los productos son los mismos solo que en diferentes presentaciones por tanto no entiendo que pienses que la calidad de Oreo es peor que la del Sagardi.

Guille Muñoz escribió
22/06/2014 19:09

Sagardi, Orio, Granier... El centro de Valencia, como el de cualquier centro de ciudad española. Cadenas, cadenas y más cadenas. Recordemos que el turismo español triunfó por ser la playa barata y ahora quiere hacerlo con la comida barata. Triste realidad. Aunque supongo, que el fondo del tema es la barrera que le supone al comerciante medio alquilar un local céntrico.

Uno de por ahí escribió
22/06/2014 17:43

Lo mejor de todo esto es que es como la crisis. Es culpa nuestra. Vivimos , comemos , compramos, etc..todo por encima de nuestras posibildades economicas e intelectuales. Leyendo a algunos deberiamos alimentarnos de soilentgreen pues no merecemos mas. Ahora una anecdota personal: Hace mas de 10 años siendo un chaval hice un viaje de una semana por el norte de italia .Por dos helados y un cafe en la Plaza de San Marcos me sacaron los ojos. Cuando dos dias despues estaba en Milan pase de todos los restauranten para turistas. En ellos las legiones de camareros que estaban en la puerta te esperaban con una sonrisa en la boca y una navaja debajo del mandil. Asi que acabas en una cadena multinacional con una gran M. La culpa es mia, si. La eleccion es mia , si. Pero cuando los empresarios solo buscan el beneficio rapido y el pelotazo del "pajaro que vuela..." y este modelo se expande de ciudad en ciudad y de calle en calle, sin buscar una sostenibilidad en el tiempo ni un modelo ni nada , al final todo es lo mismo y no hay ni eleccion ni nada. Contradictoriamente, cuando vamos a un sitio un poco exotico acabamos comiendo en un italiano "por asegurar un poco" un poco de pasta con algun tipo de salsa ¡que mas da! y es así queridos amigos como hay un restaurante italiano hasta en Bangladesh.

angeln escribió
22/06/2014 11:08

Las críticas, si no son constructivas, pierden utilidad y solo sirven para rellenar espacio. Te falta información para poder juzgar precio y calidad. Estaría genial tomarse un cafe o un sandwich en el Capuccino y leerte la última novela de moda con ese servicio y calidad por el precio de un happymeal, durante cuatro horas y que al marcharte se despidan de ti, el equipo al completo, reconociendo su labor periodística con tremenda sonrisa de satisfacción, por honrrarles con su presencia. Sigue buscando.

Mig59 escribió
22/06/2014 10:29

La verdad es q Valencia es frustrante. El q se dice periodista y critica los restaurantes de la zona mas turística de Valencia, no entra a probar los dos únicos con comida valenciana. A si nos va .

Carlos escribió
22/06/2014 10:16

Estoy de acuerdo con gran parte del artículo, pero el restaurante Mon no tiene que ver con otros que has comentado. El Mon tiene bastante buena calidad y su precio, aunque moderadamente caro, esta acorde con lo que ofrece.

el Paco más Paco escribió
22/06/2014 09:50

he viajado por los cinco continentes, he vivido por varios años en Beijing, Tokyo, Maryland, Rio Janeiro, Beirut, Melbourne, Varsovia, Berlin, Londres, Madrid, Barcelona y Valencia, donde estoy ahora, ademas conozco bien decenas de ciudades del mundo, y francamente este tipo de criticas no van a ningún lado, sobre todo porque luego el que las hace acaba comiendo el perrito asqueroso de Central Park o el grasoso guisote del bistrot parisino, por no hablar del fish & chips londinense, o me asegura el critico que no lo ha comido, seguro que si. pongamonos serios con vision global y no critiquemos con aire de pepito pelotilla, si usted quiere un restaurante, montelo, a mi por otra parte me encanta que halla esos sitios porque permite que otros destaquen por el resto de la ciudad, y viaja un poquito más Pepito Pelotillasss...

Jcasa escribió
22/06/2014 08:15

No vas mal desencaminado, lástima que tu artículo de opinión pierde gracia cuando hablas de la cocina de sitios que no has probado, y se nota, y de otros que sí has probado. Al final de tu artículo queda un "retrogusto" amargo, a pesar de la buena entrada tu artículo como el vino malo decepciona.

jeipi escribió
21/06/2014 23:26

Sergio, me da la sensación que te has puesto a escribir este artículo desde el resquemor y la ignorancia cargado de mala fe, más que desde una opinión objetiva y exhaustiva. No entiendo a que se debe ese ensañamiento, de igual modo que no entendería que alguien de la misma forma criticara a la Galería de Arte Luís Adelantado, alquién que ni siquiera hubiera entrado nunca en ella. Entendería, que la ignoracia es muy audaz y que simplemente las ganas de hacer daño son las que mueven a hacer ese tipo de críticas. Te parecería correcto decir que lo que allí se vende, son garabatos ? simplemente por que no me gusta lo que se expone allí sin tan siquiera haber entrado (como cliente de la Galeria desde hace muchos años he de decirte que no es así). Tampoco se me ocurriría decir que tus proyectos son un bodrio o que las reformas que tú haces están mal hechas, salvo que desde la ignoracia y la mala fé algo pretendiera. Tanto el mundo de la arquitectura, del arte como el de la gastronomia, están siempre sujetos a criticas del público, pero como todo en la vida es opinable y criticable, lo único que se le pide al que pretende hacerse pasar por "critico de fin de semana" es rigor y buena fe. No entiendo a que se debe ese resquemor, pero como me he sentido aludido en tú artículo, siento decirte que has estado muy desafortunado en tus palabras.

Toni escribió
21/06/2014 23:24

jj, por desgracia, así es. Estas "Autoridades" podrían haber exigido unos mínimos para montar esos negocios. Esta es la pega de dejar que cada uno monte el negocio que le da la gana: que termina siendo una grastrobazofia.

Sísifo de la pradera escribió
21/06/2014 22:44

Únicamente discrepo del artículo el que éste se centre en la Calle San Vicente, por desgracia la calidad y el servicio en la mayoría de los locales de Valencia es pésima, por no hablar de la limpieza de los mismos. Aprovecho para decir q la limpieza de la mayoría de locales,siempre hay excepciones, es similar a la limpieza de la ciudad, actualmente abandonada por la de rojo...

Pablo escribió
21/06/2014 19:56

Aunque a mi también me da lástima la situación que se comenta en el artículo, supongo que eso pasará en mayor o menor medida en todos lados. Desde mi ignorancia entiendo que montar un local en esa calle debe de ser caro, muy caro, y no olvidemos que por mucho amor que tenga uno a su profesión al final no deja de ser un negocio en el que se intenta minimizar los riesgos y maximizar los beneficios. La gran parte de los turistas, de aquí y de todo el mundo, cuando visita o visitamos un lugar nos interesa parar un momento a llenarnos el buche sin disparar el presupuesto del viaje y seguir con nuestra ruta. Luego hay otra pequeña parte que además de podérselo permitir, sí le interesa el tema gastronómico y ya se encargará de informarse antes de salir de casa de buscar los lugares, e ir aunque no estén enfrente del monumento correspondiente. Por tanto si voy a correr el riesgo de montar un restaurante/bar de "calidad", optaré por otras zonas más baratas con mejores locales para mi negocio y así ahorrarme costes y no disparar el precio de la carta para que vengan clientes. En las zonas que habla el artículo hay turistas y por tanto hay locales para turistas, franquicias que cuando uno entra sabe seguro lo que se va a encontrar, y otros locales con un precio caro en relación al producto ofrecido, por estar donde están, pero dentro de lo que el turista medio puede pagar.

Germán Marco escribió
21/06/2014 19:34

He comido bastantes veces en Mon y me parece injusto que sea incluído en el saco del resto. Ofrecen una carta variada y platos muy originales.

Uno de por ahí escribió
21/06/2014 13:45

Decirle a jj que si,que hay libertad, pero por su diseño de cuello de botella hay que pasar ,casi obligatoriamente , por un tramo de san vicente para llegar a la plaza de la virgen, la reina , catedral , cortes, etc... Como los hosteleros-pseudoempresarios lo saben dicho tramo se ha convertido en un centro comercial al aire libre para turistas (extranjeros la mayoria)desde hace mucho tiempo , con lo peor que esto lleva asociado: Masificación , globalizacion , uniformizacion , desplazamiento de los locales de o para autoctonos...Yo hace un par de años que de forma inconsciente al principio y reflexiva hace meses, cuando voy al centro subo por Musico Peydro, mucho mas tranquila y sin fritangas y olores varios.Aún asi en el tramo de maria cristina a lope de vega han florecido el mismo tipo de locales o peores.(tiendas de chinos que venden trajes de flamenca) Lo cuento y no me lo creo.Otra anecdota hace años, 6 ó 7, fui a Barcelona,entre otras cosas, recorri la avenida del paralelo a pie entera , del puerto a plaza españa , todos los resturantes estaban gestionados y/o dirigidos por extranjeros para turistas. Queriamos turismo de masas y turismo de masas es lo que tenemos.

Fart escribió
21/06/2014 13:01

Libertad teórica existe, a la vista está. Cuestión distinta es que sea la más rentable (económica o socialmente) en el largo plazo. El eterno debate entre turismo de calidad o low-cost....que además ahora ya no tiene sentido viendo, p.ej., el aeropuerto de Manises vacío a todas horas...Nos hemos quedado con un turismo de baja calidad, que además de gastar poco, viene lo mínimo. Otra herencia de nuestra falta de cultura político-social...

Javier escribió
21/06/2014 12:57

jj... ¿estas contento con lo que ves, no aceptas la opinión libre? ¿es lo que quieres para tu Valencia y su imagen?

Quim escribió
21/06/2014 12:55

Todo franquicias de bajisima calidad. Los valencianos hemos VUELTO A PERDER DAR UN SALTO DE CALIDAD. Lo mismo que con LA PLAZA REDONDA, puestos de pasamaneria obsoletos y barretees de tres al cuarto. ves el MERCADO DE SAN MIGUEL en Madrid... y ves la OCASION PERDIDA. Al final nos quedaremos con TURISMO MOCHILERO y poco mas

jj escribió
21/06/2014 10:36

yo pensaba que aquí aún teníamos libertad de montar el negocio que nos diera la gana y comer lo que nos apetezca, pero parece ser que no.

XYZ escribió
21/06/2014 09:05

Todo muy caro y de calidad fustrante, en fin turistas que no se van a llevar muy buen sabor de VLC.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG