X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Domingo 29 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
DE ANNA GAMAZO A SU MARIDO JUAN ABELLÓ

Las tres pinturas perdidas de Macip o cómo tres obras inéditas fueron descubiertas gracias a un regalo

C. AIMEUR. 18/06/2014 Las tablas fueron adquiridas para la colección del empresario en una subasta por 45.000 euros; ahora cada una de ellas vale esa cantidad

VALENCIA. Todo empezó con un regalo. Anna Gamazo, esposa del empresario Juan Abelló, decidió sorprenderle con un presente que sabía que agradaría a su marido. Como quiera que su esposo es uno de los coleccionistas más reconocidos de España y uno de los 200 más importantes del mundo, encargó un catálogo razonado en edición no venal de la colección, un libro para disfrute únicamente de su marido, que aglutinaría décadas de coleccionismo.

Además de recopilar todas las obras que atesora el empresario madrileño, el catálogo va acompañado de fichas muy detalladas. Dicen quienes lo han visto que impresiona porque constituye un viaje por el arte occidental de los últimos quinientos años. No en vano Abelló posee obras de artistas como Yáñez de la Almedina, El Greco, Ribera, Murillo, Goya, Picasso, Degas, Modigliani, Matisse, Bacon... dibujos de Van Gogh, Renoir, Toulouse-Lautrec, Schiele...

Cuando Abelló trajo una parte de su colección a Valencia para exhibirla en el Centre del Carme, hizo llegar una copia del mismo a los responsables del Consorcio de Museos. Su director, Felipe Garín, le enseñó dicho catálogo a su colaborador, el historiador Vicente Samper quien, mientras lo repasaba, descubrió algo que nadie esperaba. En concreto fue al leer detenidamente la referencia a tres tablas adquiridas en una subasta en Sotheby's de Londres el 14 de diciembre de 2000. 

Las pinturas, una Santa Úrsula, un San Lorenzo y un Ángel Custodio, figuraban en el catálogo como Escuela valenciana circa 1500; es decir, sin autoría. En la ficha realizada por Ros de Barbero se apuntaba la similitud de estas tres obras con un San Miguel Arcángel que perteneció al The Metropolitan Museum of Art de Nueva York y que se atribuyó en su día al pintor valenciano Vicente Macip (Albaida, 1468 - Valencia, 1551), padre de Juan de Juanes y uno de los grandes artistas españoles del XVI. 

Samper, conocedor de Macip, lo vio claro. No eran similares, no; eran obras del mismo pintor. "Cualquiera que conozca el trabajo de Macip se habría dado cuenta de ello", comenta. Y Samper lo conoce bien. No en vano participó en la gran exposición dedicada a Macip que comisarió en 1997 el difunto Fernando Benito. La pintura que estuvo en el MET y estas tres tablas anónimas de la colección Abellló eran, sin género de duda, del mismo autor.

COINCIDENCIAS FÍSICAS

Samper además halló coincidencias físicas incuestionables. El tamaño del Ángel Custodio coincidía con el del San Miguel Arcángel. Ambos, además, miran hacia dentro por lo que resulta inevitable pensar que formaban parte de un mismo conjunto. Por si fuera poco la coincidencia del suelo de azulejería valenciana, su nivel y perspectiva, las proporciones de las figuras, la forma en cornucopia de su parte superior y demás detalles evidenciaban que los dos ángeles habían estado juntos en el mismo retablo. 

Las piezas empezaron a encajar para el historiador valenciano que fue aún más lejos. Así, recordó otra tabla conservada en el Museo de Bellas Artes de Valencia, un San Antonio Abad de medidas casi exactas a las de la Santa Úrsula y el San Lorenzo de la colección Abelló. El "maridaje evidente" entre todas estas pinturas le llevó a concluir que todas ellas procedían del mismo retablo, uno que pintó Macip para la Capilla de los Joan en la Cartuja de Portacoeli, documentado en 1507, y del que también han sobrevivido al paso del tiempo un Anuncio del ángel a San Joaquín entre pastores que se puede contemplar en el Museo de Bellas Artes de Valencia, y Santa Ana, la Virgen y el Niño junto a María Magdalena conservada en el Real Monasterio de San Miguel de Llíria. Tenía pues hasta el origen de todas las pinturas. Pero aún faltaban más sorpresas.

Cotejando con otras obras similares, Samper ha vinculado cuatro pinturas más a este retablo de los Joan, a expensas de que algún día se halle el contrato donde se especifican las escenas y otros detalles como las medidas. Estas cuatro obras serían unos San Cosme y San Damián del Museo de Bellas Artes de Valencia, en los que se ve el mismo tipo de inscripción en las aureolas; el Calvario de la antigua Colección Duque del Infantado, cuyos personajes son "gemelos" a los del Anuncio del ángel a San Joaquín; y los Ángeles portando la corona de espinas, del San Pío V también, que sería remate del guardapolvo.

Por último, coincidiendo con lo dicho ya en su día por José Gómez Frechina, Samper abunda ahora en la tesis de que el Noli me tangere de Macip que se conserva en Valencia es parte de la predela del retablo.

A LA MEMORIA DE FERNANDO BENITO

En total, y a partir de las tres obras de la colección Abello, Samper ha identificado cerca de una docena de pinturas que formarían parte del mismo retablo; ha podido reconstruir lo que había separado la huella de la Historia. La noticia de este hallazgo ha aparecido en el último número de la revista Archivo del Arte valenciano en un artículo de Samper dedicado a la memoria de Fernando Benito.

Gamazo y Abelló. FOTO: I.C./Vanitatis

Constituye un nuevo regalo para Abelló y los responsables de la colección, un presente que en este caso no llega de manos de su esposa sino del azar. Las tres "magníficas tablas en perfecto estado de conservación", en descripción de Samper, tienen ya autor y, por si fuera poco, se han revalorizado. Habían sido adquiridas por unos 45.000 euros todas juntas; ahora cada una de ellas vale más que esa cantidad. Es uno más de una larga cadena de descubrimientos que se han venido produciendo en los últimos años, al ampliarse el caudal de información para historiadores y los avances científicos para los restauradores. En este sentido Samper recuerda que en muchas ocasiones, "al restaurar muchas piezas que llevan años sin ser conservadas de repente aparecen firmas de artistas que confirman lo que son sólo intuiciones".

Desde su punto de vista hallazgos como el de los tres Macip perdidos contribuyen a sensibilizar y fomentan la recuperación del patrimonio artístico. "Esto ayuda mucho. Todo lo que se ha perdido, lo que se dejó de controlar durante la desamortización [de Mendizábal] y la Guerra Civil, muchas obras que se dan por perdidas, están en manos de coleccionistas que no saben ni siquiera lo que tienen". Es por ello que vaticina que "tienen que salir muchas más obras inéditas, que se encuentran en colecciones privadas y en la propia Valencia". Van a haber pues más agradables sorpresas los próximos años.

Comparte esta noticia

3 comentarios

quevienequeviene escribió
19/06/2014 18:16

¡Qué artículo más interesante y entretenido! Sigan en esta línea.

Roger escribió
18/06/2014 11:53

Semper??? jaja no me hagas reír...si acaso Frechina que por cortesía le habrá pasado la información...A estas alturas ya todos conocen los límites de Garín y compañia...

Pedro Carbonell escribió
18/06/2014 09:45

Los que sabemos de arte y quien es quien en este mundo de la cultura, sabemos que el protegido de Garín no tiene ni idea...más bien Frechina le habrá dejado copiarlo todo por cortesía...en que manos estamos.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG