X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 26 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
CONSERVACIÓN

Un mural de Segarra de 1952 viajará a Xàbia tras decorar una tienda sesenta años

C. A.. 04/06/2014 Técnicos del IVACOR comienzan el desmontaje de la obra que estaba en López–Criado

VALENCIA. Fue a principios de los noventa. Julio López se hallaba detrás del mostrador cuando entró un hombre mayor en la tienda de ropa López-Criado, propiedad de su familia.

–¿Me deja ver la pintura? –le preguntó amable.

Julio López, encantado, dijo sí. El anciano se refería al inmenso mural de más de once metros de largo y casi tres de alto que presidía la tienda de sus padres. Era una imagen cinegética, donde unos jinetes perseguían a unos ciervos. Conocía la pintura de toda la vida porque llevaba en el establecimiento de sus padres desde los años cincuenta. Era parte del encanto de un local de moda que era un referente en la Valencia burguesa. Ubicado en Pascual y Genís, a pocos metros de la calle Barcas, ha sido un local ineludible para las elites valencianas.

–Si quiere le explico de quién es –se ofreció López.

–No se preocupe, es mía –le respondió el anciano con una sonrisa; –la pinté yo.

Julio López evocaba este martes cómo fue su primer encuentro con Juan Bautista Segarra Llamas (1916-1994), el pintor de Xàbia que creó la escena artística que ornamentaba la tienda familiar.

Ahora, con la reestructuración de su empresa, la tienda López-Criado ha viajado a la calle Hernán Cortés y abandonado su tradicional emplazamiento en Pascual y Genís. Pero Julio López no quería que el mural se perdiese. De ahí que iniciara una serie de contactos encaminados a salvarla de un destino incierto.

El azar ha querido que a través de un amigo pudiera ponerse en contacto con el ayuntamiento de Xàbia, donde la concejal de Cultura, Empar Bolufer Castelló, mostró interés por la pintura. Esta, por mediación del comisario y aficionado al arte Tomás Ruiz, contactó con Felipe Garín quien a su vez contactó con la subdirectora del Instituto de Restauración de CulturArts, Carmen Pérez.

Mientras se producían las primeras conversaciones, la historia fue dada a conocer a través de los medios de comunicación valencianos. El interés mostrados por todos ha conseguido que finalmente, sin apenas presupuesto, se proceda al desmantelamiento de la pintura que finalmente viajará a Xàbia.

Los trabajos de desmontaje de la pintura de Segarra comenzaron este martes. Tras unos primeros estudios previos, un equipo de siete restauradores ha iniciado el proceso para arrancar la obra de grandes dimensiones de las paredes. La suerte, comenta Ruiz, es que ha sido un lienzo pegado a la pared y no una pintura realizada directamente sobre el muro, porque eso habría disparado los costes hasta extremos inasumibles.

El lugar donde se exhibirá todavía no está decidido pero, según avanzan López y Ruiz, el primer planteamiento es incluirlo en la rehabilitación del Central Cinema, que está ubicado en un emplazamiento céntrico del pueblo muy próximo, curiosamente, a la calle de los hermanos Segarra, dicen. El local, "un cine muy Cinema Paradiso", según la descripción de Ruiz, forma parte de la historia reciente de la localidad alicantina y va ser recuperado como centro cultural en una ambiciosa obra en la que colabora la Diputación de Alicante.

La obra de Segarra fue encargo de Mariano García, un empresario valenciano cuyos muebles decoraron las teleseries más conocidas de los ochenta, de Dallas a Falcon Crest. García, que se responsabilizó de la decoración del establecimiento, le encargó al de Xàbia la pintura y juntos diseñaron una escena entre bucólica y burguesa que ha acompañado al devenir de la tienda durante más de seis décadas.

Papeles de protección adheridos con cola de conejo cubren ahora la pintura de un local que está vacío y cerrado tras la mudanza. Posteriormente, tras ser arrancada de las paredes, la obra se enrollará en unos grandes cilindros especiales para conservar lienzos, explica Carmen Pérez, y será trasladada a Xàbia, la tierra natal de Segarra.

López, pintor también, amante del arte, decidió que el mural de Segarra, ese señor mayor al que conoció en los noventa, no se perdería. Ahora su empeño ha llegado a buen fin y esa obra que tantos visitantes vieron al entrar en la tienda de su familia será contemplada por los paisanos de su creador.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG