X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Martes 1 diciembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LA PIEL COMO REFUGIO DE ARTISTAS E ILUSTRADORES

Tres tatuadores por los que merece la pena dejarse la piel en Valencia

EUGENIO VIÑAS. 28/05/2014 La persecución administrativa a la que se ha sometido esta expresión estética y de belleza ha hecho que muchos se hayan recluido en casa, reduciendo costes y espoleando su nivel considerado fuera de la ciudad como uno de los mejores de España

VALENCIA. Si la década de los 90 fue un boom para los estudios de tatuaje en la ciudad de Valencia, la que le precedió no hizo sino multiplicar la oferta. La ciudad, quizá por la visible necesidad de sus vecinos por exponer su cuerpo al sol, quizá influenciados por una mezcla de carácter y solución climática, se despertó rápidamente al arte de la tinta sobre el cuerpo. Por ello, hablar de nombres propios o de estudios en Valencia es incurrir en un basto catálogo de posibilidades entre el que es difícil no destacar a un buen número de profesionales. 

El negocio en sí, según muchos de los dibujantes y propietarios de estos locales, sufrió una auténtica "persecución" por parte de los inspectores de Sanidad. Por otro lado, ninguno de ellos cree que no fuera necesaria la mayor depuración posible de los procesos higiénicos, ya que la clandestinidad y el citado auge fomentaban los problemas y posibles desprestigios por daños evitables al oficio. Pero aun asTatuaje de Pedro Sánchez (Foto: Laura Feliz)í, entre ellos, se repite una sentencia: "cada dos días, el inspector estaba en el estudio, revisándolo todo". Esto provocó que muchos, a veces por costes y a veces por una cuestión pragmática, de producción, decidieran reubicar sus talleres en casa.

Por supuesto, el calor de la burbuja inmobiliaria aumentó el número de clientes que ahora, reducido, se muestra mucho más selectivo a la hora de elegir su tatuaje y su tatuador. En un punto intermedio entre la clandestinidad (por no encontrarse precisamente en las vías comerciales, sino en pisos) y la especialización se encuentran Pedro Sánchez, Sento y Abel Alcoy. Son solo tres ejemplos -aunque notables- de una oferta que los tres, preguntados por el resto de posibilidades dentro de la ciudad, aseguran está a un nivel muy alto con respecto a la oferta en España e incluso en el sur de Europa. 

SAN PEDRO SÁNCHEZ Y LA PIEL COMO LIENZO Y COMO RETO 

Pedro Sánchez estudió Bellas Artes en la Universitat Politècnica de València y, acabando sus estudios, se dio cuenta que tenía que empezar a buscar una salida laboral "de lo que fuera" antes de que las clases se acabaran. "Fue una absoluta casualidad, pero un compañero de clase me dijo que conociendo cómo dibujaba debería enseñar mi trabajo en un estudio de tatuaje que el conocía y que ahora ya no existe", aclara el propio Pedro Sánchez (Sanpedrosanchez en Facebook) a CulturPlaza.com.

En el citado estudio, Pedro Sánchez tuvo la oportunidad de ser aprendiz durante dos años: "fue un auténtico lujo, porque la mayoría de tatuadotes se inician por su cuenta. Existe una gran cantidad de información en Internet y es normal que la gente se anime, pero hay una serie de pautas, de criterios, que solo se adquieren a través de la experiencia y que yo tenía a mi alrededor mientras trabajaba". La verdad es que en el desaparecido estudio, Pedro Sánchez empezó a trabajar casi en el momento en el que mostró su portfolio.

"Para mí el tatuaje es solo una técnica más de dibujo. No lo contemplo de otra forma, excepto por la parte de la higiene", añade Sánchez. Su trabajo en el que las escalas de grises y el realismo en blanco y negro son los protagonistas muestran el trabajo de un artesano del dibujo, minucioso y perseverante con sus trabajos que escoge individualmente. "No acepto todo lo que me proponen, porque necesito ver que estoy realizando algo interesante tanto para quien se tatúa como para mí".

Pedro Sánchez ante otro tipo de lienzo

Sánchez, que cree que "en Valencia están los mejores tatuadotes de blanco y negro de España", asegura que "por juventud y por la crisis económica, muchos de ellos están trabajando con los estudios integrados en sus propias casas". Él, que se autoconsidera "ilustrador y diseñador", reconoce que durante mucho tiempo el dibujo no ha estado precisamente integrado en el ámbito de trabajo de los diseñadores: "ellos tenían sus propios códigos, pero igual que los puede tener un ilustrador". Sin duda, su resultado final, influenciado por artistPedro Sánchezas como Niki Norberg o Jeff Gogue se ve influenciado por tendencias nórdicas y del Este de Europa, según él mismo reconoce. 

"Para mí la piel solo es un soporte más, pero eso sí, el más complicado. Aun así, ofrece muchas posibilidades, como las que vienen derivadas del volumen y que se estudian para aprovechar esta característica", añade Sánchez. Él mismo asegura que ese "lienzo" cambia radicalmente en cuestión de horas dependiendo de si la persona ha dormido o no bien, ha comido o no, o, incluso en el caso de las chicas, están en el periodo de menstruación.

SENTO Y LA RENOVACIÓN DEL OLD SCHOOL

Los estilos peramencen, pero las tencencias vuelan. Sento, tras 17 años dibujando sobre cuerpos, diferencia: "es distinto el trabajo sobre una persona que quiere hacerse un tatuaje porque lo visualiza igual que si se fuera a poner unas zapatillas. Nosotros realizamos proyectos que van más allá, en el que tratamos que el cliente sea consciente del estilo y de una serie de criterios a través de los cuales se completa la identidad del tatuaje".

Este veterano -y a la vez joven- tatuador es un auténtico viajante de la profesión. "Es sorprendente ver cómo en una reunión en Australia se habla del nivel que hay en España. En las conferencias siempre hay cuatro o cinco españoles dando clases. Por lo que respecta a Valencia, en blanco y negro, por ejemplo, que tiene una fuerte demanda en nuestro país, solo con Xavi García ya estamos a un gran nivel". 

Él mismo ha ido evolucionando su propia técnica y, aunque siempre ha estado próximo al old-school, seguramente el estilo en el que es referente en la ciudad, sí que ha ido modernizándose con el paso de los años. "Ahora mucho más que antes busco nuevas formas. Tengo necesidad por hacer nuevas cosas a partir de la base que ya domino", apunta. El resultado es un old-school renovado que no está nada lejos de algunas de las tendencias que ahora tienen mayor demanda.

Reconoce que en los citados booms entraba a tatuar mucha gente sin criterios de estética ni la mejor formación en dibujo. Por eso entiende la llegada de figuras como Pedro Sánchez o, al fin y al cabo, "la realidad de que ahora el mercado exige que el tatuaje sea un estilo, lleve una firma". Aun así, Sento coincide en la adicción y el coleccionismo del tatuador: "al final, ves algo que te gusta en otro cuerpo y lo quieres para ti". Esto provoca algo curioso que es bastante habitual en los tatuadores: llevan dibujos de estilos que no son su especialidad. Algo que tiene sentido partiendo de la base de que ellos mismos no se van a poner la aguja.

No obstante es curioso que, aunque Sento admite que "en todas las ciudades hay cierto pique entre los profesionales", ellos mismos van redigirigiendo a los clientes cuando tienen una idea muy clara: "yo le puedo enviar un cliente a Xavi si quiere algo muy en su línea o a Abel si lo que está buscando es un tatuaje biomecánico".

ABEL SAMARUC Y EL TATUAJE BIOMECÁNICO

Estas pasadas fallas el estudio de tatuaje Samaruc situado en Catarroja cumplió diez años. Abel Alcoy, el tatuador al frente del mismo, es el único valenciano especializado en tatuaje biomecánico: una suerte de códigos que combinan la realidad del cuerpo con la inspiración artística de la tinta. La corriente, influenciada tal y como reconoce Abel Alcoy por el recientemente fallecido H. R. Giger (el ideador del imaginario Alien), cita a Aaron Cain como el precursor de la técnica y el espejo del que partió hace unos 15 años como profesional. 

"En el tatuaje biomecánico hay que trabajar mucho las texturas, para que el dibujo tenga fuerza", añade Abel Alcoy. Las capas de color son una referencia, aunque él no cree que el color deba asustar a los clientes: "si te cuidas bien con la protección y exposición solar y el tatuador sabe lo que se hace, el tatuaje no tiene porque ser retocado. Algo que hay que tener muy en cuenta, que es buena parte de nuestro trabajo, es la mesura a la hora de controlar las líneas y su engrosamiento", añade Abel.

Los tatuadores son especialmente previsores con este aspecto: una línea que hoy ocupa un milímetro puede aumentar hasta 1,3 en unos años o duplicarse con el paso de las décadas. "Los poros se abren y la piel cambia, por eso la persona que se tatúa ha de comprender que en el primer momento en el que se le ha realizado el tatuaje este solo está en su fase previa y es tras el primer año y en adelante cuando se empieza a adaptar a su forma deseada".

Abel Alcoy reconoce que la demanda de tatuaje biomecánico en Valencia "es baja", aunque sí acepta que aquellos interesados acuden a él como especialisAbel a la derecha, en una imagen de la visita al estudio de Horitoshita. "Muchas veces todo se basa en que hayan visto otros trabajos míos y les guste lo que hago", añade el responsable de Samaruc. Aun así, Abel se deja llevar también por sus clientes con las tendencias más habituales: "ahora las chicas se hacen muchas enredaderas y hay una tendencia de plasmar las calaveras mexicanas de azúcar, tatuadas o rostros de mujer que dejan espacios a la forma de la calavera... los ciclos van muy rápidos y todo cambia en cuestión de meses".

Pero Abel Alcoy también es dibujante y, tras estudiar en Artes y Oficios, se formó durante cinco años en una escuela profesional con el ánimo de convertirse en creador de cómics. La técnica de dibujo acabó, como en el caso de Pedro Sánchez, sobre la piel y como auténtica devoción. Hace algunos meses, junto a algunos amigos Abel viajó hasta Japón para disfrutar al ser tatuados por Horitoshi, uno de los más prestigiosos tradicionales del país asiático. "Lo único que hacen con la máquina son las líneas. Lo demás se hace con unos palos de madera que finalizan en agujas", apunta, aunque la clave está en la conexión que este tipo de tatuaje tiene con su especialización el estilo biomecánico: "todo lo que hacen está preparado para el lugar del cuerpo en el que se sitúa. Tiene en cuenta qué hay debajo y cómo funciona ese volumen".

Comparte esta noticia

5 comentarios

Javi escribió
20/01/2015 18:20

Hola, podríais indicarme dónde tiene el estudio de tatoo San Pedro Sánchez. Gracias y un saludo.

Jorge escribió
21/10/2014 22:56

"San" Pedro Sanchez ha sido aprendiz suyo en Arts Tattoo. Ya no existe dicha tienda.

andres escribió
11/06/2014 14:50

Pues xavi me tatuo a mi y la verdad que no puedo tener ningun tipo de pega con el trato, y los tatuajes espectaculares

Sandra escribió
10/06/2014 12:13

ese dichoso Xavi García Boix si, será muy bueno con su trabajo, pero el trato hacia las personas es deplorable, una persona sin educación ni nada. respeto su trabajo, es admirable, un gran profesional, pero como ser humano, no tiene educación, no sabe tratar a la gente!

Ana escribió
30/05/2014 11:56

Te has dejado a casi el mejor de todos: www.xavitattoo.com Me he encontrado con alguno de sus tatuajes en valencia y son de lo mejor que he visto.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG