X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 14 agosto 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
'SURF O MUERTE'

Surforama: el mejor festival del mundo
en su especie se gestó en una servilleta

QUIQUE MEDINA. 15/05/2014 Los días 16 y 17 de mayo, Valencia (Espai Rambleta) reunirá a algunas mejores bandas de rock surf. Un género que se extiende a golpe de baile

VALENCIA. Han pasado 11 años desde que Juan Diego Sanchis y Jaume Albert soñaron organizar un festival de surf en Valencia. Fue en aquel céntrico bar de su pueblo donde concibieron el Surforama. Ese día, en El Quiosco de Picassent, dictaba el corazón y el soporte fue una servilleta. Hoy es mejor festival del mundo en su género. 

"Me considero bastante humilde, pero si miro el cartel nombre por nombre no hay ningún festival en Europa, ni en Estados Unidos, que consiga aglutinar a tal cantidad de grupos de nivel y a tanto estandarte del surf", afirma Juan Diego. El italiano Surfer Joe o algunas citas norteamericanas podrían hacerle sombra, pero la rica variedad de estilos dentro del rock and roll y la dispar procedencia de los grupos ratifican al Surforama como el rey de los surfers.

Jaume Albert (también guitarrista de los Chewbacca´s), que se tuvo que retirar de primera línea de fuego por motivos laborales pero sigue colaborando con la organización del festival, observa la evolución del evento con perspectiva: "ha crecido a una velocidad que en los comienzos nunca hubiéramos imaginado. Bandas que están hoy en cartel era impensable que vinieran; de hecho, cuando comenzábamos, no teníamos Internet y ni siquiera  podíamos encontrar todo su catálogo. Sin el empeño de Juan Diego nunca hubiéramos visto a muchos grupos, ya no sólo en Valencia, sino en España".

Hasta que se le quedó pequeña, la Sala Wah Wah de Valencia albergó las nueve primeras ediciones. Al tercer año el festival se desdobló en Madrid. Para las citas capitalinas Sanchis encontró ayuda en Fernando Pardo (Los Coronas), El Indio (responsable de la sala Ruta 77) y Diego R.J. (que por entonces todavía no era el director y conductor de El Sótano de Radio 3). Pero la idea era dar el salto y concentrar todo en una sola cita más potente; así que había  que elegir ciudad. "Valencia es perfecta, tiene más atractivo que Madrid para este tipo de eventos. La cercanía con el mar es vital". Gente de la talla de Nokie Edwards, Eddie Bertrand, The 5.6.7.8's o The Montesas han formado parte del pliego en capítulos anteriores. Hoy, al frente del Surforama se han quedado, mano a mano, Juan Diego Sanchis y Diego R. J.

En este luengo camino Juan Diego Sanchis ha sido padre de una niña preciosa, ha ampliado su colección de tatuajes y ha aprendido los intríngulis del negocio musical. "Ahora montamos una cosa mucho más gorda, pero la esencia no ha cambiado: amor al rock and roll". Es inminente, los días 16 y 17 de mayo, impactará en Espai Rambleta una sonora ola de dimensiones estratosféricas. "Esto ya no hay quién lo pare", sentencia Sanchis.

4, 5, 6, 7, 8's

SURF: MÚSICA PARA TODOS

A finales de los 50, y extendiéndose a lo largo de los 60, las playas de California eran un hervidero de apolíneos surfistas y chicas guapas. El surf, variante luminosa y trufada de efectos reverb del rock and roll, fue banda sonora de las legendarias fiestas que montaban los jóvenes norteamericanos de la Costa Oeste. A pesar de su variedad de estilos y matices, el surf es un género en sí mismo. Desde el surf instrumental de The Ventures, al pop surf vocal de los Beach Boys, el estilo ha sido (y es) influencia de innumerables formaciones.

El rock surf va más allá y para algunos es una filosofía de vida. Los amantes de la música, la estética y los modos de los primeros sesenta, son fieles, no van a perderse el Surforama.  "Ya solo por disfrutar de la colorida fauna que se pasea por el festival vale la pena acercarse a Espai Rambleta", nos cuenta Sanchis. Atractivas Pin-ups, elaborados y coloridos tatoos y peinados imposibles pasearán palmito por el festival. "Si tienes una camisa hawaiana que no te pones en todo el año, ahora es el momento", dice el organizador.

Pero la intención de los organizadores es conseguir que la hipnosis guitarrera del género trascienda y cale hondo en cualquiera que se haga llamar aficionado a la música. "Todo el que se acerque este fin de semana va a alucinar, se  va a enganchar a algo que le va a volver absolutamente loco", asegura Sanchis. "Esta es música que está hecha para bailar, exclusivamente para la fiesta. Al Surforama se viene a no pensar en nada más que en bailar y disfrutar de la música en directo".

Sin duda, el Surforama es un evangelizador de esta incitante variante del rock and roll. Al igual que las bandas sonoras de Tarantino (Dick Dale nunca falla), Los Coronas o el programa de radio de El Sótano (Radio 3), el Surforama ha puesto su sonoro grano de arena para lograr extender el virus de este género que actualmente ha contagiado a miles de personas.

ALABADA SEA LA FENDER STRATOCASTER

Preguntarle a Juan Diego por sus preferencias dentro del cartel es misión imposible. Se le cae la baba contando las bondades de los conjuntos que visitarán Valencia en esta edición. "Si tengo que señalar uno como el bolo del festival, diría que va a ser el de The Drugtones; puro salvajismo sobre el escenario".  No en vano, el grupo está liderado por el bajista de los suecos The Hives.

El Surforama, además, siempre brinda la oportunidad de ver en directo a mitos del género. Esta edición no ha sido menos y John Blair, la máxima eminencia a nivel intelectual de la música surf, estará en Rambleta. El músico y estudioso se verá, además, respaldado por los valencianos Aphonics como banda. El propio Juan Diego, por si no había suficiente trabajo, es uno de los componentes de la formación.

En general, en el encuentro conlleva la oportunidad  de disfrutar de grupos que no se prodigan mucho en gira y es complicadísimo ver en vivo. Y menos en exclusiva. Es el caso de los norteamericanos The Untamed Yuth y The Phantom Surfers o de los belgas FIity Foot Combo. "Considero que a diferencia de promotores de otros estilos, no nos preocupamos de qué nos puede llenar la sala, sino de qué nos gusta a nosotros. Es un festival que se hace desde la satisfacción personal. Es el festival al que nos fliparía ir", apuntala Juan Diego.

En este templo el pecado está permitido y el libro sagrado se llama rock and roll. En ningún otro lugar podríamos encontrar un altar en el que se rendirá pleitesía a una Fender Stratocaster dorada, y cuyos apóstoles serán Santa Reverb y Miki Dora (el mitíco outsider surfista los 60).  Palabra de Brian Wilson, te alabamos Brian Wilson.

 

RAMBLETA BEACH

El Surforama no son solo conciertos, paralelamente a lo que ocurre en el escenario se desarrollan multitud de actividades (cine, exposiciones, mercadillo...) perfectamente vertebradas en el vanguardista espacio que lo contiene. Destaca el cocktail matinal del sábado en el que habrá música en directo, ocasión perfecta para el disfrute de mayores y pequeños.

"El lugar es brutal, tiene todo lo que precisamos. A nivel de tamaño, infraestructura y equipamiento es perfecto. Solo faltaría que el parque de al lado fuera una playa", señala Sanchis con respecto a Espai Rambleta. Los respoJuan Diego Sanchísnsables del espacio también se congratulan de seguir cobijando uno de sus eventos estrella; así lo atestigua Guillermo Arazo, responsable de comunicación: "para nosotros tener este festival, referencia del rock, surf y los riffs más desatados, es todo un lujo. Es nuestro propio equinoccio estival, con él inauguramos el periodo más fresco de la programación".

Con 1.000 asistentes por día, el Surforama es un festival urbano que, como cada año, activará el negocio hostelero de la ciudad ya que atrae un importante número de turistas nacionales, y este año espera público de países como Australia, Inglaterra, Alemania, Holanda y Francia. Valencia volverá a vibrar durante dos jornadas sin descanso fruto de esta cuidada iniciativa de carácter 100% privado. "Considero, y más con los tiempos que corren, que el dinero público se necesita ahora para otros menesteres. Nos tenemos que apañar, nadie me obligado a que me meta en este berenjenal", sentencia Juan Diego Sanchis.

El festival cubre entre un 15 y 20% del presupuesto con los patrocinadores privados. El resto se la juegan con las entradas y parte de las barras. Aunque con un evento de estas dimensiones y hechuras tan románticas es imposible ganarse la vida, el año pasado consiguieron vender todas las entradas. Esta vez, no conviene dormirse, todavía quedan tickets (abonos y entradas de día). "Con la que está cayendo y con los dramas personales que está viviendo mucha gente, entiendo que cueste comprar la entrada", dice Sanchis. Lo cierto es que el lunes todo seguirá igual, pero, más que nunca, ¡que nos quiten lo baialo!

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG