X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 26 abril 2017
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
'DISEÑO PARA EL PENSAMIENTO'

Amor gráfico: una historia de diseño

XAVI CALVO. 05/05/2014 En la RAE no consta una sino hasta catorce definiciones de amor, con lo que sobran las palabras

VALENCIA. Y es que una imagen vale (a veces) más que mil palabras, pero más allá de las palabras están los signos. El amor es un recurso muy utilizado en publicidad, la emoción más recurrente, sea para vender una Coca-Cola o caldo de pollo. Asociar ideas funciona, es decir, vende, pero en diseño el objetivo no es vender sino comunicar, y es bonito encontrar emociones en proyectos lejos de lo comercial, en proyectos personales o que busquen la emoción únicamente para comunicar emociones.

Internet está lleno de recopilatorios de invitaciones de boda o de tarjetas de visita de diseñadores por y para diseñadores, quizá porque en los proyectos personales es donde se puede dar más rienda suelta a la creatividad que dé como resultado proyectos originales, y si se añade el amor (o el ego, amor hacia uno mismo), la pasión termina muchas veces de redondear el trabajo.

Hay invitaciones de boda que trascienden del proyecto gráfico y cuentan una historia, como por ejemplo el proyecto Scotloveland de Isusko Artabe, que convirtió la invitación de boda de Itziar y Luismi en un imaginario de identidad gráfica basado en Escocia (donde se conocieron los protagonistas), o el autoencargo de Ander y María del estudio 'La caja de tipos' en forma de proyecto editorial y tipográfico a partir del alfabeto en el que definen como el proyecto más personal y difícil que habían realizado hasta la fecha. También me llamó la atendión hace unos años el proyecto de la diseñadora Kelli Anderson para la boda de sus amigos y Mike y Karen en el que a partir de papel reprodujo el mecanismo de un tocadiscos creando así una invitación de boda sonora.

Símbolo GX, la unión típicamente representada como dos corazones o dos alianzas, creada a partir de la abstracción de las iniciales de la pareja.

Más allá de ritos, y Elisa y Raül del estudio Menta en su proyecto Uno más uno tres decidieron que el próximo nacimiento de su hijo era algo que había que celebrar, y decidieron hacer partícipes de una fiesta a la gente de su alrededor así que recurrieron a la técnica artesanal de la linoleografía para diseñar y producir ellos mismos un póster-invitación. La autoproducción llevada a su máxima expresión, pasándose por sus propias manos cada parte del proceso.

Proyectos como Amor Ilustrado, de la alcoyana Verónica Coloma, son un buen ejemplo de cómo los diseñadores le sacan partido a la temática del amor. Este trabajo editorial tiene contenidos de todo tipo sobre el amor, desde históricos o antropológicos a antropológicos y culturales, a través de 80 páginas en las que la autora evita caer en los recursos fáciles o lo cursi para dar rienda suelta a recursos que van desde la ilustración a la fotografía. Un libro hecho, como ella dice, con amor y para el amor (en la foto superior: 1+1=3 y el Amor Ilustrado).

La solidaridad y el amor al prójimo son y han sido históricamente también punto débil de muchos diseñadores. Y es que idear o formar parte de una campaña de ayuda o concienciación satisface mucho, sobretodo si eres el encargado del lenguaje que va a llegar a la gente. Para el terremoto de Haití de 2010 que causó más de 316.000 muertos, el estudio de diseño Herederos de Juan Palomo ideó una pieza, teorema de la matemática solidaria, que consistía en aplicar la matemática a la solidaridad, dando un valor inicial de 20€ a una obra que podía ser revendida hasta el infinito con el condicionan de que su precio fuese siempre a parar a una ONG. Como guinda, el proyecto se anunciaba como copyleft, con lo que si alguien quería usar la idea no tenía más que ponerse manos a la obras.

250gr es una serie de ilustraciones del estudio catalán Brigada Creativa que giran en torno a conceptos como la ecología, la tolerancia o la paz, y que ceden gratuitamente a toda asociación o entidad sin ánimo de lucro que las quiera utilizar para difundir sus campañas. Solidaridad y diseño en uno.

En el campo de la donación de órganos, hay varios ejemplos recientes en España de acciones desarrolladas por conocidos diseñadores que han acabado como proyecto expositivo además de campaña de concienciación. En 2010, bajo el título Tu don más natural, la Escuela de Arte de Oviedo promovía la donación de sangre y de órganos a partir de una exposición urbana de mutis donde participaron grandes diseñadores nacionales como Pati Núñez, Cruz Novillo, Dani Nebot, Pepe Gimeno, Mario Eskenazi o CuldeSac. Un año después, en Sevilla, otra exposición de carteles salía a la calle a poner el diseño al servicio de la comunicación social con la campaña To be continued, donde colaboraron hasta 34 diseñadores españoles con sus obras.
  Solidarios, buenas y bonitas ideas materializadas por comunicadores gráficos.

Cada vez reaccionamos más ante imágenes que ante mensajes en los que tengamos que invertir un tiempo para asimilarlos. Además, las redes sociales nos hacen vivir con la necesidad de comunicar, y si puedes decir algo con una imagen (o con un gif animado), sobrará el resto. Ahí es donde encontró su hueco ideal Mr Wonderful, el proyecto del estudio de Barcelona de Javi y Angi que definen su "molón" o "no aburrido", quienes comenzaron su andadura como tienda online y ahora ilustran campañas para grandes marcas o para vender pijamas de Oysho. Nos movemos por imágenes e iconos (de ahí el éxito de la flamenca o la caca con ojos de Whatsapp), y Mr Wonderful encontró a través de sus mensajes positivos una vía rápida de salida de sus productos para una sociedad de consumo rápido.

Pero este consumo rápido de "comprar por la vista" o la imagen sobre la palabra no es incompatible con un buen concepto adicional para redondear un proyecto. Al fin y al cabo esa es la esencia del (buen) diseño, hacer visual un mensaje y comunicar algo. Y tenemos grandes ejemplos como el de los valencianos Estudi Cercle y su campaña gráfica para impulsar el uso de la bicicleta en Tavernes de la Valldigna o los trabajos de la agencia Ladies & Gentlemen que parten del amor desde reclamar los cines urbanos a reivindicar la lactancia, el amor por los animales o las actividades para niños (como la creación de Ruzafa loves kids).

Dando un paso más, elevando esa pasión de los diseñadores por trabajar el concepto de amor, hay que destacar también los proyectos que de forma gráfica, explícita pero también no-explícita, trabajan el concepto de placer y sexo. Y como ejemplo no-explícito está la app móvil Geometric Porn App, rechazada por Apple y por Google de sus tiendas de aplicaciones, un proyecto personal de geometría e ilustración de Luciano Foglia.

También cabe destacar la portada del Kamasutra de Penguin Books editado hace un par de años por ilustrada por Malika Favre, el fantástico proyecto final como estudiante de Chavo Roldán ‘Typornografía' que realizó un libro pop-up a partir de una versión del kamasutra ilustrado con tipografía, o la exposición colectiva ‘hARTo de sexo' comisariada por MacDiego en La Rambleta de Valencia hace un año dentro de la programación del Salón Erótico y en la que canalizaba diseño, ilustración y arte gracias a obras de Paco Roca, Paula Bonet, Ortifus o David Poliakoff entre otros.

El amor por lo que se hace es indispensable para ser buen diseñador, y Joan Quirós (joven maestro del lettering) se encargó de plasmar en una caligrafía en forma de cartel este concepto en su lámina Do what you love.

Otro concepto interesante a partir de la letra dibujada es el de los ambigramas, y en el ámbito del amor, la diseñadora fancesa Rachel Pfleger puso un espejo entre la contraposición amor-odio creando un curioso "LOVE HATE" caligráfico.

Caligrafías con amor

Amor por personas, amor por cosas o ideales... y amor por lugares, cuyo máximo referente es el de la campaña I LOVE NY creada por Milton Glaser hace ya más de 40 años, convirtiendo el logo de una campaña turística en icono pop y prácticamente encasillando a la tipografía American Typewriter como "la del logo de Nueva York".

Pero en el terreno del Pop el LOVE más famoso es el de Robert Indiana, no concebido como un encargo sino como obra del artista norteamericano quien creó la imagen para una postal de Navidad para el MoMA en 1964 y en 1970 adaptó la escultura mítica, reproducida alrededor del mundo en más de una veintena de ocasiones (oficiales) .

Pop Art, de Robert Indiana a Milton Glaser

Por suerte mi mujer no leyó a tiempo las 50 razones por las que no es conveniente casarse con un diseñador gráfico que publicó el blog de diseño y publicidad Ateneu Popular, recomendaciones en las que destacaban las rarezas de los profesionales del gremio de diseñadores.

Y es que en el diseño hay que casarse con las ideas para lograr buenos proyectos, coger un camino y trazar nuestro recorrido.

Así que, al son del 'All you need is love' de los Beatles, disfrutemos del amor y del buen diseño.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG