X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 7 octubre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
ENTREVISTA

Borja Cobeaga: el guionista de 'Ocho apellidos vascos' que no quiso dirigirla

EUGENIO VIÑAS. 25/04/2014 El cineasta donostiarra analiza el éxito de la que ya es la película más vista en la historia del cine en España, escrita por él mismo y por su habitual compañero Diego San José

VALENCIA. El director y guionista donostiarra Borja Cobeaga (San Sebastián, 1977) vive un 2014 dulce después de que su guión de Ocho apellidos vascos, escrito a cuatro manos junto a Diego San José, haya provocado la mayor alegría posible en el cine español. Ligado a la comedia desde sus orígenes como cineasta, su nombre está unido a los años más dulces de Vaya semanita, el programa satírico de la televisión autonómica vasca, pero también a su debut como director con Pagafantas (2009).

El éxito en taquilla de aquel primer largometraje auguraba una carrera tan interesante para su capacidad creativa como para la de aquellos que apostaran por producir sus ideas. Sin embargo, su segunda película (No controles, 2010) no se acercó a cumplir estas fundadas expectativas, algo que él mismo reconoce que le dejó tocado: "le he dado muchas vueltas en torno a por qué no funcionó. Tantas que no quise dirigir Ocho apellidos vascos porque ya no quiero dirigir más comedias románticas. Me da pereza", contesta el donostiarra a CulturPlaza.com desde Madrid, donde reside desde hace años.

Sin embargo, Cobeaga reconoce que "es un momento estupendo" en su carrera gracias al film finalmente dirigido por Emilio Martínez Lázaro. Nominado en 2005 a un Oscar con el cortometraje Éramos pocos, el donostiarra cree que "no se repetirá" un éxito similar en el aspecto de la recaudación en su carrera. "Aun así, el éxito no es un problema. Eso sí, estoy viviéndolo desde una época de mucho trabajo... al final me acaba importando mucho que en mi familia estén contentos con ello". Entre sus ocupaciones se encuentra el rodaje de una comedia acerca de las negociaciones entre el político vasco Jesús Eguiguren y la organización terrorista ETA.

EL EFECTO CONTAGIO

Durante las seis semanas en las que Ocho apellidos vascos se ha enfrentado a la menguante audiencia del cine en España, la fórmula del éxito ha tratado de ser teorizada hasta el exceso. No es para menos: 38,8 millones de euros al cierre de la pasada semana cuya varita mágica, según uno de sus dos guionistas, es "el efecto contagio. Es una película para disfrutar e ir al cine y ver la sala llena y reírte rodeado de gente es clave para entender el éxito. Con Vaya semanita la gente podía reírse con las mismas bromas, en su casa, pero en el cine esto se comparte y el momento se multiplica. Y ese es el mejor boca a boca".

Precisamente, tanto San José como Cobeaga dudaron sobre si tenía sentido llevar hasta la gran pantalla algunas de las bromas que ya aparecían Vaya semanita. "Nos ha sorprendido mucho el éxito en el País Vasco por esto precisamente, pero sí creíamos que la película podía funcionar. Escribimos comedias con la intención de ser populares, aunque no puedo evitar pensar que el éxito en este caso lo hemos tenido también gracias a la campaña de Telencico y Universal y a otros factores que no controlamos". Precisamente, la campaña que no pudo tener No controles y que junto a algún error interno ("aprendí que tendemos a crear personajes secundarios apasionantes, demasiado grandes, y es un error" [en relación a ‘Juancarlitros']) hizo que esta segunda película como director se quedara en tierra de nadie.

En el caso de Ocho apellidos vascos, Cobeaga asegura que "había muy buenas reacciones desde el primer visionado del material de la película, sin que ni siquiera existiese un montaje previo. Los productores lo comentaban, pero nadie esperaba un éxito así". Un éxito, por cierto, que llevó al productor José Frade a registrar los nombres de Ocho apellidos madrileños y Ocho apellidos catalanes.

-¿Qué te parece este 'movimiento comercial'?
-No quiero entrar al trapo, pero me parece una locura, un chiste de Súper Humor, una chirigota.

A VUELTAS CON LOS TÓPICOS

Sin embargo, uno de los aspectos más polémicos sobre los que se sostiene el éxito de público de este último trabajo de Cobeaga y San José (ambos escribieron Pagafantas y No controles) es la explotación de los tópicos vascos y andaluces.

-¿En el guión había tantos tópicos como los que finalmente aparecen por minuto cuadrado en la película?
-Solo diré que ni Diego [San José] ni yo fuimos al rodaje porque cuando el guionista va al rodaje entorpece. Se tropieza con los focos, se mete en el plano (risas). Igualmente si funciona a partir de los tópicos es porque no tiene ningún posicionamiento ideológico, sino que es una sátira de las cosas, exactamente como Vaya semanita.

Aun así, Cobeaga reconoce que comprende que se puedan herir sensibilidades con los estereotipos "aunque siempre contamos con ello, pero al final la sociedad sabe a qué tipo de humor se está enfrentando y da lecciones de madurez porque está dispuesta a aceptar muchas más cosas de las que se puedan creer". Para ello, por cierto, el cineasta reconoce seguir "el esquema clásico de la comedia romántica", aunque no reconoce ninguna influencia en concreto. Ninguna excepto, una vez más, Vaya semanita.

Amante del thriller, conmovido últimamente por series como Breaking Bad y películas como El profeta, confiesa su profunda admiración por la serie cómica estadounidense Louis CK y el cine de Alexander Payne. Estas referencias contadas del grumo total que consume el realizador y guionista han generado la escritura de papeles como el de Koldo, interpretado por un magnífico Karra Elejalde: "él es el ejemplo perfecto de lo que buscábamos con el texto: una caricatura desde la verdad, pero cuya base, cuyo origen, es muy real. Es complicado, porque para alcanzar ese nivel necesitas un poso de autenticidad que Karra tiene". No es al único al que destaca del film: "el hallazgo de Dani Rovira como actor me parece bestial".

La película iniciará dentro de poco la carrera hacia el exterior. No será sencillo, aunque Cobeaga asegura que "no hay que descartar nada. Tenemos en cuenta lo que pasó con Bienvenidos al  norte (Dany Boon, 2008)". Aun así, Cobeaga asegura que no le gusta "estar pendiente de las cifras. Es algo que te despista". Ahora sigue peleando por coordenar cifras y letras para que su futuro proyecto como director -no, no será una comedia romántica- salga adelante. La lanzadera de Ocho apellidos vascos acelerará a buen seguro este proceso.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG