X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Domingo 29 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
DÍA DEL LIBRO 2014

Piratería, recortes y autoedición: el presente incierto del negocio editorial

EUGENIO VIÑAS. 23/04/2014 La venta especializada y las ediciones cada vez más cuidadas y de baja tirada encuentran su espacio en Valencia con un modelo de establecimiento mixto que a veces combina las soluciones de bar o galería de arte

VALENCIA. La publicación de libros sigue en caída libre desde 2011. De los casi 100.000 títulos publicados aquel año hemos llegado hasta los 72.494 en 2013 (datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a través del registro ISBN). Una realidad que responde al profundo efecto del descenso del consumo en los productos editoriales, la incursión de los dispositivos digitales como medio para la lectura y la explosión de la piratería a través de este canal. Su resultado: la concentración de grandes grupos editoriales para salvar el envite de la caída de ventas, la atomización de las marcas independientes y el ‘apogeo' de la autoedición.

La cadena natural de esta industria en horas bajas va desde el autor hasta su punto de venta pasando por la editorial y la distribución como lugares intermedios. Al menos, en el sentido tradicional y físico de la venta del libro. Precisamente, diferentes fuentes de la industria editorial aseguran que la distribución es la 'pata' que más ha sufrido el efecto de la crisis: "el factor clave es la centralización de los pedidos en Madrid por parte de los grandes grupos de venta". Esto es: El Corte Inglés, Casa del Libro o FNAC, por ejemplo, ya no compran a los distribuidores locales el género, porque con pedidos nacionales consiguen mejores condiciones en el margen de venta (en torno al 40% de media, según estas fuentes) y disponibilidad del producto.

Esa ha sido la principal razón por la que una veintena de distribuidores de libros en la Comunitat Valenciana ha pasado en pocos años a reducirse hasta una cuarta parte. Mientras, las grandes editoriales (algunas de ellas con capacidad incluso para distribuir directamente; Casa del Libro es del Grupo Planeta) han ido fagocitándose con un último movimiento determinante: la compra de Alfaguara, Taurus, Suma de Letras, Aguilar, Altea, Fontanar, Punto de Lectura y Objetiva por parte del gigante mundial Penguin Random House. Otro bocado en el sentido editorial que, eso sí, cada vez parece más ajeno a la promoción de los autores noveles.

LA AUTOEDICIÓN, RAMPA DE LANZAMIENTO ONLINE

No obstante, la industria ha asumido dos grandes pérdidas a corto, medio y largo plazo: el recorte al extremo de la promoción (asumiendo que esto supondrá una mayor caída a corto plazo, según fuentes de comunicación de las grandes editoriales) y el abandono casi completo de la apuesta por los jóvenes autores. En la primera faceta, la de los recortes, las grande editoriales están "calcando el modelo de las discográficas", según una de las fuentes consultadas a estas empresas que -como casi todos en este ámbito del negocio- prefiere mantener el anonimato.

En Madrid se da por hecho que la caída en la promoción ahonda a corto plazo la crisis interna de venta, pero el objetivo de los grandes grupos, a menudo ocupados por un accionariado ajeno al corazón del negocio, es reducir costes a toda costa. "Fusionando empresas ya lo hacen: donde había tres comunidades autónomas con tres comerciales, ahora hay uno o ninguno. Pero también con los lanzamientos, porque ahora en una salida de un Isabel Allende, por ejemplo, se gasta el 25% de lo que se podía gastar antes y en un autor que no sea de ese nivel de ventas ya no se gasta nada", asegura este profesional con casi tres décadas en el sector.

Esto, unido a las nuevas tecnologías y a la versatilidad de plataformas como Amazon, ha alentado que muchos de los autores noveles acudan a las plataformas digitales para publicar. La explosión durante los años de la crisis por el dispostivos móviles de lectura (Kindles, tablets...) y la buena utilización de las promociones de guerrilla en redes sociales han generado algunos grandes casos de éxito. Destacan, por ejemplo, los casos de Fernando Trujillo con 130.000 copias de sus primeras 4 novelas o las posibilidades de un superventas como Juan Gómez Jurado con cuatro millones de lectores y vendiendo sus libros entre 1 y 6 euros.

Por su puesto, no es el único rasgo de cara al director novel, pero sumado a la obtención de padriños y los premios, resulta casi la única alternativa para llamar la atención de las grandes editoriales a través de la venta.

LAS NUEVAS REALIDADES DEL PUNTO DE VENTA

Este último rasgo es distintivo del posible destino de un negocio de incierto presente: la posibilidad de suprimir intermediarios. "De nuevo, se repite el modelo discográfico, con intermediarios entre artista y consumidor que inevitablemente van a terminar desapareciendo", apuntan las fuentes consultadas. Aún así, es cierto que existen nuevas realidades con respecto a los puntos de venta surgidas precisamente durante la crisis. Para Inma Pérez, responsable de la Librería Dadá de Valencia, "se ha dejado de lado durante algunos años a los clientes". Según la librera, las pequeñas librerías especializadas tienen en este punto el factor clave para conseguir un mercado concreto.

Esta realidad sigue siendo vista como algo romántica por los grandes grupos que en cierta medida ejercen su presión sobre los pequeños libreros. Con la centralización de las compras sus márgenes se mantienen o aumentan, estando dos, tres y hasta cuatro veces por encima de lo que una cadena como Media Markt o FNAC puede 'quedarse' de la venta de un CD. Mientras tanto, las pequeñas librerías tienen serias dificultades para llegar a los grandes distribuidores dado que sus pedidos son mínimos. Algunas de ellas, consultadas por CulturPlaza.com, nos asegura que su margen llega a reducirse hasta a la mitad (20%) mientras que se les imponen a menudo tasas determinadas de devolución, algo aparentemente impensable para las grandes cadenas de venta.

LAS LOCOMOTORAS DEL NEGOCIO

Aun así, el negocio editorial sigue siendo de los más atípicos vinculados a la cultura y los formatos físicos. Las grandes sagas literarias y el impacto del boca a boca a menudo hacen que tiendas que parecen enfrentarse a un ejercicio de recesión consigan sus mejores resultados al calor de ciertas sagas. En los últimos 10 años algunas de ellas han llevado a las mayores cotas de éxito por ventas a la industria editorial, y todo ello pese al desplome de libros vendidos en general que marca la tendencia en la pérdida de lectores "de libro de fondo".

Por su puesto El Código Da Vinci de Dan Brown marcó un hito moderno, pero las sagas Crepúsculo, la trilogía de Stiegg Larsson, Harry Potter, 50 Sombras de Grey o, en menor medida, los libros de Federico Moccia, han logrado maquillar las cifras de los últimos años. Sin estos fenómenos de ventas, la caída sería mucho mayor y el destino a corto plazo de la industria habría ahondado en el presente escenario: concentración de grandes grupos editoriales, compras centralizadas de los grandes grupos de venta, cambio de tendencia hacia el libro de tinta digital, fomento de la piratería a través de las facilidades que ofrecen los medios digitales y autoedición como tabla de salvación y promoción de los jóvenes autores.

Comparte esta noticia

1 comentario

02/05/2014 05:27

El tema de la piratería en la autoedición es algo para analizar en detalle. Puede ser algo bueno o malo dependiendo de como se lo mire. Para quienes están iniciando en el mundo de la autoedición para un autor desconocido la piratería puede ser una forma de permitir que más personas conozcan su trabajo. Es cuestión de ver desde donde se lo mire. Carlos.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG