X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Martes 24 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
ESTRENO CINEMATOGRÁFICO

'La vida inesperada'
o el milagro del cine español

CARLOS AIMEUR. 23/04/2014 Cómo se hizo la película de Jorge Torregrosa que protagonizan Javier Cámara y Raúl Arévalo

VALENCIA. Toda película es un trabajo de equipo. Desde la idea inicial hasta que llega a los cines. Si hay un caso que ejemplifica eso es la comedia La vida inesperada del alicantino Jorge Torregrosa que se estrena este viernes. El proceso de cómo se gestó esta película hasta que ha sido posible se ha extendido durante doce años en los que ha sido fundamental la fe en el guión original de la escritora gaditana Elvira Lindo y el apoyo del actor riojano Javier Cámara.

Ambos se conocieron tras el estreno en Nueva York en otoño de 2002 de Hable con ella, la película de Pedro Almodóvar que le consagraría a él como actor. Ella estaba viviendo en la Gran Manzana con su marido, el también escritor Antonio Muñoz Molina, que estaba dando clases de Literatura en la City University. Cámara quería quedarse unos meses en la ciudad. Según explicaba ella misma este fin de semana pasado en un artículo, quedaron a verse, se hicieron amigos y comenzaron a quedar a pasear juntos. Fue en uno de esos paseos que hablaron de hacer una película.

Lindo tenía una historia rondándole la cabeza, un relato que, inconscientemente, comenzó a escribir desde que llegó a Nueva York por primera vez. Había tomado notas, apuntes, pero, reconocerá después, no le salía una novela. Todo lo que veía a su alrededor le recordaba a películas. Vivía en una ciudad que es un gran plató. El ayuntamiento cuelga carteles en el metro donde invita a los ciudadanos a ayudar a los rodajes. Los alcaldes presumen de las películas que se ruedan allí. Y ahora ella tenía un amigo actor. Debía escribir un guión.

El argumento surgió de manera natural. El protagonista sería un actor, como Cámara, de La Rioja, como Cámara. Podría ser cualquiera de las historias que Lindo veía cada mañana cuando paseaba por Nueva York. El actor fue a Estados Unidos a triunfar y sólo ha conseguido sobrevivir, compaginando su trabajo en un teatro con otros de menos glamour. En esas que llega su primo, más joven, más guapo, con el pequeño defecto de que dice siempre la verdad más inconveniente. Todo se rompe. Todo cambia. Principio, nudo, desenlace. Planteamiento, conflicto, giro de trama. Hay un guión.

El guión es el principio de todo pero es una semilla. Necesita agua, dinero. No fue fácil encontrar la financiación. Las más de 100 páginas de la historia llegaron hasta la mesa del despacho de Pedro Almodóvar en El Deseo. La película no salía. No hasta que se cruzó por el camino Beatriz Bodegas, madrileña, sobrina del director Roberto Bodegas, que está al frente de Ruleta Media. Ella creía en la película pero aún faltaba financiación, el inversor privado con el que, creando una Agrupación de Interés Económica, pudiesen pagar el rodaje, el montaje, la postproducción.

Y es entonces cuando aparece la vía valenciana. Bodegas tiene buena relación con dos productores de Valencia, Pedro Pastor y Lourdes Reyna, y les llama. Se suman a la aventura casi de inmediato. "Me enamoró el guión", explicaba Pastor este martes. "Estaba muy bien escrito, no sólo para los estándares de España. El tono era incluso un poco más de comedia que el que hay actualmente... porque la película es un poco más dramática, con su final realista. Me pareció un guión perfecto", añade.

Jorge Torregrosa, concentrado durante el rodaje, con apuntes en la mano.

Una reunión. Unas comidas en Valencia y, finalmente, aparece el inversor. Hay dinero. Puede haber película pero se necesita un director. Curiosamente el elegido será también valenciano, en este caso alicantino: Jorge Torregrosa. Lo selecciona Bodegas pero son Cámara y Lindo los que le hacen llegar el guión. Lo relata el propio Jorge Torregrosa para ValenciaPlaza.com. "Fueron Elvira y Javier los que me llamaron. Me conocían del mundo del cortometraje y sabían que yo había vivido en Nueva York, donde estudié cine durante siete años". Torregrosa también se sube al barco. "Me enamoré del guión página a página", revivía este martes el cineasta.

En su caso, además de por las virtudes del texto, se sintió atraído por vinculación emocional. "Me identifiqué con el personaje de Juan [el protagonista que encarna Cámara, el actor fracasado]; lo reconocía a él, a todos los personajes que aparecen en la película. Compartí copas, camas, casas, días y noches con muchos otros...". De ahí que tuviera muy claro cómo rodar la película. "La he llevado a mi Nueva York y he situado las escenas de la película en espacios que tienen un significado especial para mí. Cuando Juan lleva a su primo a un sitio, es un lugar al que yo llevaba a mis primos de Alicante cuando venían a verme", explicaba a ValenciaPlaza.com. El director hace suya la historia de otra, la revive, la recrea. Hace cine.

Las tareas administrativas continúan. El 27 de julio de 2012 se constituye la AIE para hacer la película, que recibe el nombre de La Vida Inesperada AIE. Se inscribe en el Registro Mercantil de Valencia. El 31 de diciembre de ese año se publica la resolución de las ayudas de la Generalitat por las cuales se le concede una subvención de 125.000 euros por parte del Instituto Valenciano del Audiovisual. Se cierran los derechos de emisión con las televisiones.

Con el director y buena parte de la financiación conseguida, comienza la selección del equipo. Muchos de ellos valencianos, como el director artístico Rafa Jannone o la diseñadora de vestuario Rocío Pastor. Maquillaje, peluquería, muchos de los técnicos que toman parte en La vida inesperada o son valencianos o viven en Valencia, como es el caso del compositor Lucio Godoy, que en la actualidad imparte un master de Música y Cine en la Berklee College.

Raúl Arévalo, Elvira Lindo y Javier Cámara durante el rodaje en Nueva York.

Y junto al equipo técnico, el artístico. Se busca un socio para Cámara, alguien que le pueda dar réplica. El elegido es Raúl Arévalo, para muchos el hallazgo del largometraje, el compañero de baile perfecto para la exhibición del riojano. Entre los dos hay química y eso se transmite a la película. Carmen Ruiz y las americanas Sarah Sokolovic y Tammy Blanchard se incorporan al reparto.

La maquinaria está en marcha. Se rueda en Nueva York, el sueño de cualquier cineasta, la tierra de Woody Allen y Martin Scorsese. Los interiores, en Valencia, en los estudios de Ángel Raga, durante dos semanas. Todo va sobre raíles. Casi todo. El cierre de la cadena pública valenciana RTVV deja en el aire un preacuerdo de derechos de emisión de 70.000 euros. Sólo faltaba firmar pero, una vez se decidió apagar la televisión pública, no hubo nada que hacer. Nadie en RTVV quiere reconocer esa deuda, una más de las que deja el abrupto final de la cadena pública autonómica valenciana.

Ya con la película terminada, entra en juego la distribuidora, Universal. "Ellos siempre han querido llevarla, han mostrado mucho interés, pero no han podido entrar hasta que no estuvo terminada", explica Pastor. La vieron y también se enamoraron. Como Pastor. Como Torregrosa.

La pusieron en un lugar preferencial junto a otra película española que han distribuido este año, Ocho apellidos vascos, el largometraje de Emilio Martínez-Lázaro que ya ha superado los 6,5 millones de espectadores. La apuesta de la multinacional además de "fuerte", con muchas copias, es hábil: sitúa el tráiler de La vida inesperada en todas las sesiones de Ocho apellidos vascos. Las une. Si has visto la comedia de Martínez-Lázaro, sabes que existe la película de Torregrosa.

Raúl Arévalo y Sarah Sokolovic, en un momento de la película.

Los productores valencianos y su director confían en el efecto arrastre que tendrá Ocho apellidos vascos. "Hay películas como ésa que son milagrosas, maravillosas", dice Torregrosa del film de Martínez-Lázaro; "hacen que la gente recupere el hábito de ir al cine, que confíe en que pueden pasar un buen rato viendo una película española. Porque hay una desconfianza, y es muy largo de explicar, que es injusta, en muchos casos es injusta. El cine español no es monolítico. Hay mucha diversidad".

Una certidumbre que comparte Pastor, quien confía mucho, tanto en la publicidad que ha supuesto estar distribuida también por Universal, como en el propio largometraje. "Tiene una factura muy potente. Los actores están espléndidos y la historia es muy buena y está muy bien dirigida. Yo creo que le gustará a la gente, porque los personajes son muy ricos, te ríes, te emocionas... Es una película que vale la pena", concluye.

La vida inesperada es una película de Jorge Torregrosa. Cuenta con un guión de Elvira Lindo. La protagonizan Javier Cámara y Raúl Arévalo. Se estrena este viernes en las carteleras de toda España. La vida inesperada es una película pero antes fue un sueño. Una ilusión. Como dice Lindo en las notas de producción "a veces, en la ciudad de los sueños rotos, como la llamó John Cheever, los proyectos más improbables se cumplen". Todo comenzó con un paseo. Ahora ya está en los cines.

Comparte esta noticia

1 comentario

Fernando Bellón escribió
23/04/2014 11:09

Una excelente información de Carlos Aimeur. Mis felicitaciones al autor, y a la revista por haberlo captado. Sigo sus trabajos con gran interés, porque son ejemplo de buen periodismo.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG