X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Domingo 29 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
CINE DE MODA

Las estancias de la moda en El Gran Hotel Budapest

GRETA BORRÁS. 28/03/2014 Analizamos el estilismo a través de la última y brillante película del director Wes Anderson

VALENCIA. Bienvenidos a El Gran Hotel Budapest. Un lugar imaginario y mágico donde nada ocurre por casualidad y ningún detalle se deja al azar. Un lujoso hotel cuidado hasta el extremo por su meticuloso y perfeccionista director: Wes Anderson. Elegancia, modales refinados y la compañía de excelentes huéspedes nos esperan.

En su última película, El Gran Hotel Budapest, Gran Premio del Jurado de la pasada Berlinale, Wes Anderson vuelve a convertir en virtud su perfeccionismo extremo en el diseño de la producción y la dirección de arte. 

Exasperante para algunos, maravillosa para otros -me incluyo-, así es la obsesión de Anderson por recrear, lo más fielmente posible, las historias y personajes que surgen de su fantasía. El reparto, los decorados, el formato de la imagen, las localizaciones, el maquillaje, cada uno de los objetos que aparecen en pantalla y, por supuesto, el vestuario.

Todo está escogido con el máximo cuidado para  crear una película de esas en las que si en el cine fuera posible, le daríamos a Pause en cada escena para disfrutar de su riqueza visual. 

TENGO UNA AMIGA QUE SE LLAMA MIUCCIA

Un sofisticado hotel-balneario de los años 30's, un robo, traiciones y asesinatos. Entre sus protagonistas, un exquisito recepcionista, M. Gustave (Ralph Fiennes), un avispado botones y la rica octogenaria, condesa viuda Madame D., interpretada tras cinco horas de maquillaje por Tilda Swinton.

Y en esta sucesión de suspense, acción y humor hay maletas. Muchas maletas. En piel de vacuno,  de estilo vintage, con las iniciales grabadas en rotundas mayúsculas y el interior forrado en un satén de delicado tono melocotón. Maletas de Prada, claro.

Wes Anderson no encontraba fuera de los museos las maletas que necesitaba, por eso no dudó en pedirle ayuda a su amiga Miuccia Prada que, casualmente, de estas cosas sabe un rato.

De este modo, Prada fue la encargada de crear, especialmente para la película, un total de 21 piezas de equipaje. Tan exclusivas que, mientras no rodaban, eran custodiadas en todo momento por un equipo de seguridad. 

Durante diez días y coincidiendo con la proyección del film en el Festival de Cine de Berlin, la tienda Prada de la capital alemana, celebró su participación en El Gran Hotel Budapest, exhibiendo las maletas de la película y las prendas que diseñó para los personajes interpretados por Willem Dafoe y Ralph Fiennes.

No es la primera vez que la amistad de Miuccia y Wes da como resultado una unión de este tipo. El adorable look nerd de The Royal Tenenbaums lleva también la inconfundible firma de la italiana.

La campaña del perfume "Prada Candy" -codirigida con Roman Coppola- y el fashion film "Castello Cavalcanti" son las últimas colaboraciones entre el director de cine y Prada. Y es que, "quien tiene un amigo, tiene un tesoro". Sobre todo si se llama Miuccia Prada.

UN VESTUARIO DE OSCAR

Una película como El Gran Hotel Budapest requiere un gran vestuario.

La época en la que transcurre la acción invitaría a cualquier director de vestuario a hacer uso -y abuso- de prendas vintage. Sin embargo, algo así no funcionaría nunca en una película dirigida por Wes Anderson, donde la ropa ejerce de elemento fundamental para definir a sus personajes.

Los protagonistas de El Gran Hotel Budapest necesitaban un vestuario visualmente muy atractivo y  que combinara fantasía, simplicidad y sofisticación.

La persona encargada de cumplir tan altas expectativas fue la directora de vestuario Milena Canonero.

"La naranja mecánica", "El Resplandor", "El Padrino III" o "Carros de fuego" son algunas de las películas que ha vestido. Ganadora de tres Premios Oscar a Mejor Vestuario -el último por "Maria Antonieta"-  y nominada en ocho ocasiones, Canonero ha inventado un vestuario a la altura de esta maravillosa película.

Las fotografías de Man Ray, los aristócratas del periodo de Entreguerras, la obra de Klimt, o Lempicka... son algunos de los elementos que han inspirado a Milena Canonero para imaginar como vestirían los personajes de El Gran Hotel Budapest.

PEQUEÑOS GRANDES DETALLES

Prada no es la única firma de moda que ha colaborado en el film. Otras firmas y artesanos locales han participado en la creación del vestuario y los complementos. Nunca los pequeños detalles fueron tan importantes.

1. Fendi

La también italiana Fendi firma dos impresionantes abrigos. Los fashionistas pueden jugar a "cazar los Fendi" detectando en la gran pantalla el abrigo militar de astracán gris que viste Edward Norton y la preciosa capa en seda pintada a mano con cuello en visón negro de Tilda Swinton.

Fendi ya dejó otro abrigo para el recuerdo en una película de Wes Anderson: el visón de Margot Tenenbaum (Gwyneth Paltrow) que seguro recordarán.

2. Umberto Tirelli

Los trajes de doble botonadura dorada y los uniformes se han inspirado en los patrones creados por el sastre italiano, historiador y coleccionista de vestuario, Umberto Tirelli. 

3. Uniformes morado litúrgico

La historia del color morado de los uniformes del hotel es curiosa. Canonero tuvo la idea a partir de una antigua sotana morada que conserva en su casa. La prenda sirvió como muestra para que una empresa alemana fabricara tela del mismo color morado y confeccionar los uniformes de los conserjes. 

4. Porcelana Azul Delft

Otro encargo especial fue el collar azul que lleva el personaje de Agatha. Una cinta azul de la que cuelga un medallón de porcelana blanca con dos llaves dibujadas. Se realizó artesanalmente en una tienda de porcelana de Gorlitz, la ciudad alemana donde se rodó la película.

5. Puños americanos deluxe

Willem Dafoe encarna al peligroso Jopling que se vuelve aún más temible cuando en sus manos vemos brillar unos puños americanos. Formados por anillos con calaveras grabadas son diseño de Waris Ahluwalia, joyero, amigo de Anderson y, en la película, uno de los conserjes de la Sociedad de las Llaves Cruzadas.

Ahora que ya saben lo que les espera, pónganse sus mejores galas y prepárense para pasar una deliciosa estancia en El Gran Hotel Budapest, les acompaño.

Comparte esta noticia

1 comentario

juana teresa tudino escribió
08/04/2014 19:36

ME ENAMORE DE LA PELI , QUIERO UNA FOTO DEL CAMIONCITO QUE REPARTÍA LOS PASTELITOS, LA PELI FABULOSA , HERMOSA , DIVINA ,PRECIOSA, EMOTIVA , ETC ETC

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG