X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 25 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
INFRAESTRUCTURAS CULTURALES

La triste historia del
museo abandonado

CARLOS AIMEUR. 01/04/2014 El Museo de Historia de Valencia tiene toda su maquinaria estropeada pero los recortes impiden repararla

VALENCIA. Desde el Ayuntamiento de Valencia dicen que hay un plan, pero desde 2009 el Museo de Historia de Valencia se encuentra colapsado por la falta de mantenimiento. Inaugurado en mayo de 2003 como una de las grandes apuestas del consistorio en materia museística, el centro nació con un objetivo claro: explicar el pasado de la ciudad desde un punto de vista diferente, mostrando que la historia la hacen las personas, no los grandes nombres. Que la visita a un museo puede ser divertida y hasta apasionante

En parte se puede decir que sigue el modelo del famoso poema de Bertolt Brecht 'Preguntas de un obrero que lee': "¿Quien construyo Tebas la de las siete Puertas? /En los libros figuran sólo los nombres de reyes. /¿Acaso arrastraron ellos bloques de piedra?", dice el poema. "¿Quiénes construyeron Valencia?" se pregunta y responde el museo.

La mayoría del discurso museístico se apoyaba en unas proyecciones que reproducían momentos concretos de la historia de la ciudad. Desde la Valentia romana al modernismo, pasando por la Balansiya musulmana o la Valencia medieval, las diferentes salas acercan al visitante cómo era Valencia en cada época, cómo se vivía y qué problemas afectaban a las valencianos.

LA HISTORIA ES MUCHO MÁS QUE LAS BATALLAS, LAS FECHAS...

"La historia es mucho más que las batallas, las fechas y los personajes ilustres", dice la web oficial del museo. "Detrás de éstos, ocultos bajo el polvo del tiempo, hay un universo de datos anónimos, de episodios en apariencia triviales que atañen a personas comunes, historias diminutas pero que son en realidad las que nos ayudan a construir el pasado".

Con representaciones y diálogos de actores se mostraba, por ejemplo, el efecto que había tenido en la vida cotidiana hechos concretos como los decretos de Nueva Planta de 1707 que abolieron los fueros de Valencia. Los problemas de herencia, los cambios en los negocios, las dificultades de las personas comunes son la columna vertebral. Con imágenes a tamaño real que hacían que los visitantes se sintieran parte del suceso, esa era, en palabras de su director, Javier Martí, "la magia" del Museo de Historia.

Se 'apoyaba' porque en la actualidad la mayoría de esas proyecciones no funcionan. Primero fue un proyector. Después, una máquina que reproducía la ciudad. Después otro proyector. Lentamente, todas las máquinas y artilugios ideados para dar esa sensación se fueron apagando, uno a uno. Y nadie los ha podido volver a encender porque el Ayuntamiento de Valencia no encontró nunca tiempo para llevar luz.

Unos carteles, impresos y dispuestos sobre mesas anuncian en tres idiomas que las máquinas se encuentra fuera de servicio. Son de los pocos carteles que tienen versión en inglés. Además de los proyectores tampoco funciona el servicio multimedia de la biblioteca donde los ordenadores, equipados con Windows 2000, permanecen apagados con sus pantallas negras mirando a los visitantes. Son la metáfora más clara del abandono.

UN PROYECTOR CUESTA ENTRE 5.000 Y 8.000 EUROS

En el Ayuntamiento de Valencia no disponen de presupuesto para el mantenimiento ni tampoco para reemplazar la maquinaria estropeada. No son especialmente caras. Así, un proyector tendría un coste estimado entre 5.000 y 8.000 euros. La vida activa de cada uno de ellos estaría en torno a los seis o siete años. Si se tiene en cuenta que el museo lleva once años en activo, que aún funcionen algunos hoy es casi un misterio.

Ante la incapacidad de solucionar el problema adecuadamente, el equipo del museo ha encontrado una solución que el director del centro califica de "digna". Consiste en sustituir los proyectores por pantallas de televisión al uso que reproducirán los vídeos. Con ello no se conseguirá el efecto original de hacer que el espectador se sitúe dentro de la historia pero al menos se mantendrá el espíritu didáctico.

La decadencia del museo es un problema del que tienen constancia en los despachos de la Plaza del Ayuntamiento. Además de las decenas de quejas de los visitantes, el director del centro ha remitido a lo largo de los últimos años informes en los que ha ido poniendo al corriente de las dificultades logísticas del museo.

A lo largo de estos años, el museo ha tenido que sobrevivir no sólo a la falta de financiación para mantenimiento sino también a la pérdida de algunos de sus elementos más destacados. Así, se expuso durante unos años nada más el retablo del Juicio Final de Van der Stock, una de las joyas del gótico flamenco valenciano que tenía la característica especial de ser una pieza encargada por los jurados de la ciudad, el equivalente a los actuales concejales. La imagen ha sido reemplazada por una mera reproducción del cuadro.

Otros problemas son más invisibles, como la falta de personal. Con todo se da la circunstancia de que el museo es uno de los que más plantilla dispone de cuantos están regidos por el Ayuntamiento de Valencia. Estos trabajadores están cansados de oír siempre la misma respuesta por parte del público que acude al museo: "Qué museo más bonito. Lástima de...". Unas frases que desde el centro saben que suponen menos visitantes.

EL GRAN DESCONOCIDO

A ello se une su ubicación en un extremo de la ciudad, cerca de Mislata, en lo que fue le primer depósito de agua de la ciudad, con serias dificultades para atraer público de otros lugares del municipio. De hecho al museo se le considera "el gran desconocido", la joya oculta, cada vez más apagada, cada vez más olvidada.

La concejal de Cultura, Mayrén Beneyto, asegura que uno de sus objetivos es conseguir revitalizarlo, si bien admite que la actual coyuntura de austeridad no es la mejor para afrontar las inversiones que precisa el centro. 

Desde que lo inauguró, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, no ha ido a visitarlo. De hecho, la última acción que se le recuerda fue cuando en 2008 sacó del museo un cuadro de Juan de Juanes para llevarlo a su despacho, extremo que fue denunciado por el entonces concejal socialista Juan Soto, ahora diputado en les Corts, y que recogió en su día el diario Levante.

El Museo de Historia de Valencia tuvo a lo largo de 2013 un número de visitantes que se situó en torno a los 20.000. Para suplir la carencia de proyectores y audiovisuales, el Museo ha apostado por incrementar el número de actividades, con conferencias, conciertos y exposiciones temporales que permiten que el público encuentre atractivos suficientes.

Pasear por el centro es pasear por salas oscuras, vacías, sin nada que ofrecer, espacios llenos de pegatinas y carteles que anuncian que la maquinaria no funciona. Los escasos objetos expuestos se muestran en un centro que da una impresión de soledad acusada. "Es un poco triste esto, ¿no?", comentaba una turista sevillana a su pareja.

La sustitución de los proyectores por monitores de televisión está previsto que se realice en las próximas semanas pero todavía no hay fecha para ello. Para Martí es una solución que espera que sea "transitoria" a la espera de tiempos mejores que permitan que se recupere ese encanto especial que a duras penas ha durado unos años. Mientras tanto, el museo abandonado sigue languideciendo, olvidado por las autoridades y mantenido sólo por el voluntarioso esfuerzo de sus trabajadores.

Comparte esta noticia

9 comentarios

Sandra escribió
08/09/2014 17:39

Que tristes la historia de este museo, pero muchas veces pasa este tipo de hechos porque nunca se prevé la manutención de nuevos equipamientos en un museo estatal. Sin embargo, hay otros tipos de financiamiento que pueden apoyar a la manutención de un museo como la creación a.c. En apoyo a o el apoyo de voluntariado y concursos internacional. La mejor de la vibras para todos su colaboradores.

Litrux escribió
02/04/2014 09:23

Qué pena!! desde aquí todo mi apoyo a la dirección del Museo. POr cierto "los otros" hacen tres cuartos de lo mismo.

Sergi escribió
01/04/2014 23:24

Al menos que aguante como sea hasta las elecciones. A ver si otros lo saben valorar

Luis escribió
01/04/2014 23:09

Me sorprende la cantidad de actividades como exposiciones temporales, audiciones, y otros que ha desarrollado ultimamente el museo. Con un poco de ayuda podría ponerse todo en marcha. En sus buenos tiempos era un encanto. Está alejado del centro pero en un espacIo de ensueño. Es de visita obligada para todos los que habitamos esta ciudad, también para nuesstra alcaldesa. Quizá hasta le gustaba

Triki escribió
01/04/2014 22:44

Visité el museo hace unos años y me encantó. Recuerdo que algunas cosas no funcionaban pero eran las menos. Si esto ha ido a peor es una pena. No basta con hacer proyectos, hay que conservarlos. Y mejorarlos. Nuestra ciudad lo merece

Ana garcia navarro escribió
01/04/2014 22:33

Yo creo que es máa un problema de olvido por parte de quien corresponda que de recortes. Con lo gastado en una sola masquetá se arreglaban varios museos como este. Y sería menos efímero. ¿O es quizá que no interesa que conozcamos nuestra historia?

Juana Marti Oltra escribió
01/04/2014 22:10

Que injusto es que en unos sitios se pueda derrochar trencadisc, todo el que haga falta, y no queden ni migajas para otros museos como este. Poco conocido pero innovador y muy interesante. Un concepto muy actual de ver la historia. Y nuestro ayuntamiento ignorándolo.

vicentb escribió
01/04/2014 22:04

Vaig formar part de l'equip que va crear el Museu d'Història de València entre 2002 i 2003, i la profundíssima estima que tinc per la ciutat de València ve en gran part de la tasca que vaig fer. Treballàvem amb una enorme il·lusió per acabar transmetent al conjunt dels valencians eixa mateixa estima, admiració i respecte pel patrimoni heretat que t'amera quan coneixes a fons la història dels teus avantpassats. Pense que vam obtindre un bon resultat: el museu és més que digne, una joieta dins de València... Ara bé, la desídia de l'Ajuntament durant més d'una dècada, donant quantitats miserables per al manteniment, ha fet que tota la inversió realitzada haja quedat de moment totalment dil·luida. Per a què volien el museu? Per a fer-se la foto en les eleccions municipals de 2003 i després renegar d'ell? El que està ben clar és que els actuals governants municipals no creuen en els beneficis socials i econòmics de la cultura. Només cal repassar el nom dels regidors corresponents els darrers anys per a adonar-se que no hi havia el més mínim interés en dinamitzar el sector des de l'Ajuntament. Una veritable llàstima... Esperem que la cosa canvie en breu.

Susana escribió
01/04/2014 08:08

Que pena de museo. Uno de los mejores museos de ciudad de Europa ha quedado, como tantas cosas, reducido a la nada gracias a la desidia municipal

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG