X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Lunes 8 marzo 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LOS LIBROS DE @CORAZONRURAL

Zizek suspira por una Thatcher de izquierdas y da la espalda al 15-M

ÁLVARO GONZÁLEZ. 18/03/2014 El filósofo esloveno firma una obra junto al croata Srecko Horvat sobre la situación y destino de un sur de Europa condenado a las imposiciones de los tecnócratas europeos

MADRID. Eslovenia y Croacia se independizaron de Yugoslavia con la intención inicial de abandonar el bloque del Este, escapar del socialismo real e integrarse en las democracias europeas. Sucedió, eso sí, antes de que el comunismo colapsara por sorpresa y desapareciera de un plumazo. Pero también porque no se consideraban países balcánicos, sino europeos pata negra. Sin embargo, ahora, tras años de democracia y con el ingreso consumado en la UE de Croacia el año pasado, a la hora de hacer balance lo que hay es un futuro bastante oscuro, una corrupción galopante y la democracia deja mucho que desear en numerosos aspectos. Tras las puertas del cielo no había gran cosa.

Los filósofos Slavoj Zizek y Srecko Horvat han analizado esta coyuntura, la de sus países, en el libro El sur toma la palabra, un trabajo interesante sobre todo por las situaciones que se han vivido por esas latitudes recientemente, noticias que no se cuelan en la actualidad política de los medios españoles, pero que tienen más que ver con nuestro estado de lo que parece.

Zizek compara lo que ocurre en Europa con la retórica de todo un Nicolae Ceaucescu, ni más ni menos. Según cita, en una de las últimas entrevistas que dio el conducator rumano a un periodista occidental, le preguntaron por qué no dejaba salir a los ciudadanos de su país, viajar al extranjero libremente, si era un derecho garantizado por la Constitución. El presidente contestó que también era un derecho garantizado por la carta magna el de tener una patria segura y próspera, de modo que al irse unos, pondrían en peligro este derecho en los que se quedan dentro e incluso en sí mismos, de modo que en el conflicto de intereses había que elegir y claramente primaba un derecho sobre otro.

Un sencillo sofisma estalinista, pero que no formaba parte de un chiste sobre el pasado. El razonamiento es muy actual, al menos en su país. Para el autor, el tribunal constitucional de Eslovenia se las gasta muy parecidas a Ceaucescu. Recientemente, cuando los sindicatos quisieron que se celebrara un referéndum para que la población aprobase la creación de un banco malo con dinero público, el Tribunal Constitucional esloveno falló en contra porque, dijo, tendría consecuencias sociales y éstas podrían ser "inconstitucionales". Se refería a "la necesidad de salvaguardar el funcionamiento eficaz del aparato del Estado" y "crear las condiciones que permitan el crecimiento económico  y la preservación de los derechos humanos, especialmente el derecho a la seguridad social y al de la libre iniciativa económica". De modo que no había discusión posible sobre la receta que llegaba de Bruselas.

Y lo que no entiende Zizek es por qué se rebajó el Tribunal Constitucional a prohibir un referéndum por motivos tan peregrinos; justificaciones con las que podría prohibir, sencillamente, lo que quisiera. Porque una cosa es que un grupo de ciudadanos impulsara un referéndum racista, el cual habría que vetar en el acto, y otra que se discutan las políticas económicas. De hecho, los expertos, sigue, ni siquiera se ponían de acuerdo con el asunto del banco malo, pero el Tribunal Constitucional, de entrada, ya prohibía discrepar:

"La idea básica de esa tendencia es que en una situación económica tan compleja como la actual, la mayoría de la gente no tiene la cualificación adecuada para tomar decisiones, pues sólo quiere mantener intactos sus privilegios, y no se da cuenta de las consecuencias catastróficas que tendría la aceptación de sus demandas".

HACIA EL "VALLE DE LÁGRIMAS"

Sin embargo, el problema de este supuesto despotismo ilustrado radica en que las medidas que están aplicando los tecnócratas son desastrosas, como se ha podido comprobar en Grecia y detalla en el prólogo el líder de Syriza, Alexis Tsipras. Esta tendencia global estaría enmarcada, cita entonces Zizek, en lo que el filósofo del liberalismo Ralf Dahrendorf denominó como el "valle de lágrimas" que necesariamente hay que atravesar después de cada revolución. Tras la caída del comunismo había que echar abajo lo que se conoce como "estados del bienestar" y si no se ha hecho con más premura es porque algunos políticos han pospuesto esos cambios para obtener beneficios electorales a corto plazo.

Según Zizek, toda esta clase de economistas cree o está promulgando que si ha sucedido esta crisis, o estancamiento, en occidente es porque no teníamos una verdadera economía de mercado. De hecho muchos de esos sectores citan la buena marcha de las economías emergentes como ejemplo de que fuera de Europa el mundo está mejor que nunca en todos los aspectos. En este punto, el filósofo replica a esta línea de pensamiento: En Dachau se vivía mejor que en Auschwitz, también es un hecho objetivo

HORVAT Y LOS MITOS DE LA UNIÓN EUROPEA

Por su parte, el croata Srecko Horvat analiza el ingreso de su país en la Unión Europea. Una entrada que no ha podido ser más desangelada. En el referéndum de anexión votaron un 43%, El sí, sobre toda la población, salió con un 29%. Batieron todos los récords, que antes estaban en poder de los húngaros con un 45% de participación. 

Para Horvat la Unión Europea funciona a base de mitos. De entrada, leyendas que tiene que sostener pagando con millones contantes y sonantes, como los veinte que le costó una campaña de imagen sobre los croatas para que su incorporación no fuera percibida como las de Rumanía y Bulgaria, que ahora se dice que no estaban preparadas. Además, cita al filósofo esloveno Mitja Velikonja, quien sostiene que ni en los años más duros de Tito se veían tantas estrellas rojas como ahora amarillas europeas.

 Horvat

Pero el problema no es estético, sino de los mantras que se transmiten a la población, escrube. Por ejemplo, al entrar Croacia en la UE un periódico local abrió con el titular "Adiós Balcanes", una región de la que el mito dice que es corrupta, inestable y pobre. Sin embargo, Horvat va desmontando un mito como éste con ejemplos de los mitos europeos que son falsos. El de que con la UE se acabó la corrupción, con el ejemplo de su presidente Sanader, que sólo para reunirse con Sarkozy tuvo que pactar la compra de aviones por Croatia Airlines a Airbus, un negocio que ha hundido a la aerolínea.

El siguiente mito sería el de la prosperidad. Y se pregunta qué estabilidad puede venir de la UE donde el propio Monti ya le dice a los jóvenes de su país que son la "generación perdida". En Croacia hay un 25% de pobreza y en los últimos años se ha incrementado en un 15%. 

En cuanto al tercer mito, la estabilidad, habla del creciente nacionalismo y radicalismo en toda Europa. Se pregunta si un experimento que realizaron unos dramaturgos serbios, el de pedir el ingreso en los partidos políticos de su país enviando un artículo de Goebbles puntualmente retocado -les admitieron en todos- funcionaría también en los países de la UE. Ejemplos de hostilidad a los gitanos, las mezquitas musulmanas, cuando no partidos abiertamente ultras en los parlamentos, no faltan.

ZIZEK FRENTE AL 15-M

Volviendo a Zizek, la solución a este desastre pasaría -y aquí llega la parte más ruidosa del libro- por la aparición de un líder de la talla de Margaret Thatcher, alguien capaz de defender sus ideas con tal tenacidad que termine imponiéndolas y pasen a formar parte del ideario común: "un líder capaz de repetir el ademán thatcheriano pero en la dirección opuesta, un ademán que transforme todo el ámbito de los presupuestos compartidos por elites políticas de todas las orientaciones principales".

Y para sorpresa de sus fans, rechaza la democracia directa que se defiende en fenómenos como el 15-M. Opina que la "autoorganización directa no representativa" es un mito, e incluso peor: "la última trampa". Los estados de euforia, sigue, tras la ocupación de una plaza pueden conducir a momentos de "intensa participación colectiva" en los que se debate y se decide sin un líder que guíe, pero "tales estados no duran", concluye.

Él aboga por un "eficiente aparato estatal" capaz de "garantizar el funcionamiento bien engrasado del edificio social" para que cada uno pueda dedicarse a lo que más le apetezca. Porque, sostiene, "la gente ni sabe lo que quiere ni quiere saberlo", para eso están los líderes que "aboguen por los intereses de la gente y así la gente sepa lo que quiere". Para sentenciar: "las redes horizontales minan al clásico ‘Amo', pero a su vez alimentan nuevas formas de dominación mucho más fuertes". 

EL SUR PIDE LA PALABRA: EL FUTURO DE UNA EUROPA EN CRISIS

Slavoj Zizek y Srecko Horvat

Nº de páginas: 224 págs.

Editoral: LOS LIBROS DEL LINCE

19.00 €

Comparte esta noticia

15 comentarios

zocratez escribió
24/03/2014 12:32

Asín... A la UE no le importa que un gobierno títere nacionalice un banco para no dejarlo quebrar y poner en riesgo el pago de sus deudas. Pero eso no quiere decir que vayan a dejar que un país haga lo que quiera. Cuando les conviene secuestran la soberanía e "intervienen" y "rescatan". Admiro tu buena fe, pero la UE no es ni será nunca una democracia. Las políticas que imponen no dependen de los votantes, dependen de los intereses de la oligarquía financiera e industrial alemana fundamentalmente, y en menor medida de la francesa. Es una estructura de dominación norte-sur de manual. España no pinta nada, somos los tontos útiles. Me asombra que no haya practicamente euroescépticos en éste país.

Asín...nos va escribió
23/03/2014 20:13

zocratez, te lo vendo. A la La UE (Alemania y otros) le importa tres narices que nacionalicemos bancos y cajas, siempre y cuando paguemos, de hecho y precisamente por eso, se nacionalizó Bankia, se quitó a la panda de ladrones que la arruinaron y pusieron a uno, que al menos, se había dedicado a esto. Por supuesto que un hijo puta de izquierdas ahora estaría sólo en la UE, pero eso depende de que aparezcan otros similares y eso, en definitiva, depende de los votantes. Yo votaría a uno así.

zocratez escribió
23/03/2014 12:16

Asín... te lo compro. Pero para hacer eso habría que tener la soberanía sobre nuestra política económica. La UE (Alemania) no va a dejar que nacionalicemos los bancos que les deben dinero ni que establezcamos políticas de precios al margen del mercado común. Es decir, condición 1ª: salir de la UE y del euro, y así de paso tenemos la posibilidad de aplicar la política monetaria que nos convenga. 2ª: quita de la deuda ilegítima, porque en pesetas será impagable. 3ª: buscar aliados nuevos, porque la UE va a ir a por nosotros y un país aislado está condenado al fracaso. Se va complicando el tema.

Asín...nos va escribió
22/03/2014 13:37

Un buen hijo puta de izquierdas haría: - Jubilación a los 60 o 63 años - Toda la Sanidad pública - Nacionalizar algunas eléctricas y telecoms (las que precisamente malvendieron a amiguetes) y marcar los precios en el sector - Nacionalizar cajas y algunos bancos, total, ya los estamos pagando, y conceder créditos a pequeñas y medianas empresas - Poner en todas estas empresas funcionarios de carrera, con sus oposiciones y preparación, no amiguetes - Incrementar la presión fiscal a grandes empresas y reducirla a las pequeñas - Eliminar SICAV y paraísos fiscales - Perseguir el fraude fiscal (de verdad) - Delimitar el sueldo de consejos directivos y subir el de empleados, reducir la brecha salarial (a dinero constante aumentaría el consumo) - Dinamitar la actual Ley de Trabajo - La vivienda pública y la sobrante de bancos venderla a precios razonables a las familias, no a fondos buitre con precios irrisorios Y se puede seguir. Y dirán, no hay dinero para hacer eso (entre otras cosas porque lo han ROBADO). No importa, un buen hijo puta lo haría, y lo obtendría de donde lo hay: grandes empresas y bancos. Es que se marcharían del país. Perdón, en grandes números ya se han ido. Si quieren mantener su parte de mercado español que tributen por él (que aún así seguirán ganando). Si lo abandonan definitivamente, no pasa nada, no conozco ningún mercado potencial que se quede sin suministrador.

N escribió
22/03/2014 12:56

Por fin un poco de luz izquierdista al final del túnel adolescente 15mista refritado con un vago anarquismo de Chamartín...

zocratez escribió
22/03/2014 01:11

¿Seguro que sabeís lo que quereís? ¿Y como conseguirlo? ¿Y si es posible? ¿Y lo que habría que sacrificar para conseguirlo? Y por último, ¿Seguro que quereís saberlo? El que lo sepa que exponga. Y no valen eslóganes vagos, dad un itinerario político concreto.

Asín...nos va escribió
21/03/2014 19:28

Pues por un lado Zizek critica al Tribunal Constitucional que prohíbe una consulta porque "la mayoría de la gente no tiene la cualificación adecuada para tomar decisiones" y por otro lado nos propone: "la gente ni sabe lo que quiere ni quiere saberlo", para eso están los líderes que "aboguen por los intereses de la gente y así la gente sepa lo que quiere". Pero en una cosa estoy de acuerdo, para triunfar, derecha o izquierda, hay que ser un hijo puta. Y en la izquierda española (mundial) ya va haciendo falta un hijo puta de izquierdas.

h escribió
20/03/2014 17:25

Zizek filósofo, venga ya...

Matilde de la Mole escribió
20/03/2014 10:39

Pues por un lado desconfío de los líderes que nos guían como Moisés a su pueblo, los personalismos son muy peligrosos. Pero por otro, coincido en que los movimientos sociales como el 15-M si no se organizan y crean unas estructuras estables con sus estatutos (oh wait... lo que viene siendo un partido político) se quedan en poco más que en la explosión de insatisfacción.

Joanet escribió
19/03/2014 19:41

Los primeros Neocons americanos eran trotskistas conversos. Se podria decir que és un conservadurismo-leninismo. Que és lo que pide el croata para la izquierda.

de ventre escribió
19/03/2014 00:00

releyendo tropocientos artículos sobre la thatcher debido a la reciente peli, me sorprendió la lectura de un periodista inglés bastante rojazo que atribuía su éxito a su absoluta convicción en sus ideas y la necesidad de que triunfaran para sacar a UK adelante . . . la verdad es que viendo la abulia, la incapacidad y la mirada de ciervo-deslumbrado-por-los-faros de nuestros supuestos líderes de izquierda, entiendo este postulado de manera meridiana. j

Casio escribió
18/03/2014 21:02

Creo que lo que quiere decir Zizek es que la izquierrda requiere alguien con pocos escrupulos con cierto orden establecido, ciertas presuncioones de cosa que no se tocan, como hizo la bruja esa, pero en sentido inverso.

Santi escribió
18/03/2014 17:59

Este croata, al que he leído un par de artículos en El País, me congracia, con su intransigencia frente a los fachas de su tierra, con el país de la dulce zahovnica.

atticus escribió
18/03/2014 13:38

Lo que hay que leer... Una defensa del despotismo ilustrado. Un gobierno de élites, un aristocratismo platónico. "Haced lo que os decimos, que nosotros sabemos lo que es bueno para vosotros, pobres ignorantes, míseros discapacitados, patéticos y pueriles que no sabéis lo que queréis..." La verdad, casi prefiero a la Thatcher. Qué horrorrrrrrr...

jose escribió
18/03/2014 10:00

Conozco bien la filosofía y no me extrañan la idea del gobierno de los "sabios". Es una mezcla entre las ideas de la República de Platón y el Principe de Maquiavelo. Todo parte justamente de ese supuesto -para mí falso- de que la gente no sabe lo que quiere ni quiere saberlo. Los filósofos son expertos en pasar por "racional" cualquier locura.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG