X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Lunes 14 octubre 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
EL IMPACTO DEL 'DO IT YOURSELF'

‘Europe In 8 Bits': cuando
la chatarra electrónica
se convierte en música

EUGENIO VIÑAS. 01/03/2014 Vimeo ha seleccionado el documental del valenciano Javier Polo para estrenar su plataforma de estreno de películas online

VALENCIA. El documental Europe In 8 Bits, una historia en torno al movimiento musical ‘chipmusic', la filosofía de vida do it yourself y la rebeldía de una generación postecnológica, se estrena este sábado en Vimeo tres años después de iniciar su rodaje. El film ha sido elegido por esta plataforma online, la segunda mayor del mundo por reproducciones tras YouTube, para abrir su opción de vídeos previo pago y bajo demanda. De esta forma, la obra del realizador valenciano Javier Polo, con la producción de Turanga Films, llega al gran público tras haber sido seleccionado para competir en diferentes festivales.

En el International Documentary Film Festival Amsterdam (IDFA), una referencia global para el género, Europe In 8 Bits (trailer) quedó en tercera posición, superada únicamente por películas que están arrasando en el circuito internacional. En el Dock of The Bay (San Sebastián) también rozó el galardón, pero estos han sido solo algunos de los primeros pasos de una película en un tour que continuará durante los próximos meses en certámenes como el de Miami o Málaga.

Sin concesiones de cara a la galería, el mensaje que se desprende del documental está influido "por la propia cultura que encierra este acto de rebeldía", como califica al movimiento el realizador de la cinta en declaraciones a CulturPlaza.com. En esa postura, un grupo de personas de todo el mundo crean música gracias a la chatarra tecnológica y el software autoproducido por algunos de ellos, con las videoconsolas -y en particular con la GameBoy de Nintendo- como principales protagonistas y con sesiones de música electrónica como acto culmen de esta inquietud.

Los protagonistas de carne y hueso de Europe In 8 Bits fueron llegando poco a poco al film: "dado que es un circuito que tiene una comunicación muy fluida entre sí, había gente que desconocía y que se ofreció para salir en el documental", apunta Polo, que añade: "el proyecto empJavier Poloezó a coger forma con el paso de algunos meses, hace ahora tres años. No pensábamos hacer algo tan ambicioso como lo que ha acabado siendo. Primero hicimos un teaser, luego se unió al trabajo Lina Badenes (Turanga Films) y entonces optamos por hacer una recaudación de crowdfunding.

A través del micromecenazgo, Europe In 8 Bits recogió algo más de 5.000 euros con los que ha creado este documental de impecable factura. No por esta cuidada estética, en la que se incluye también la participación en la introducción de DEVICE, se dejó de lado el mensaje del movimiento en torno a la ‘chipmusic': "iba buscando profundizar sobre los temas más filosóficos o políticos, aunque me costó descubrir poco a poco. En eso también ha sido un aprendizaje".

Los personajes del film muestran una decidida oposición a la obsolescencia programada, una realidad del circuito de consumo que denuncia a través de la creatividad, con la producción de música especialmente indicada al directo. "Ahora que ha pasado todo el rodaje, veo a los protagonistas como virtuosos, genios y rebeldes. Además hay cierto abanico de edades, todos ellos sumergidos en el retroculturismo y la relación hombre máquina", apunta Polo.

El do it yourself, ese movimiento cultural y social que apuesta por coger las riendas y crear de una forma independiente a los cánones del mercado o el interés comercial, tiene especial vigencia en este documental: "la idea de todos los que están detrás de este documental es sencilla: coge algo que no sirve para nada y dale una nueva utilidad, un nuevo uso. Eso es lo que tiene más valor para mí de la película", declara Polo.

Aun así, los perfiles que en la película se visualizan son muy diversos: "hay amantes del heavy, otros son punks y otros amantes de la cultura de club, de la electrónica de discoteca". Pese a esta disparidad, la pasión por las máquinas les une. Todos ellos acuden a rastros y configuran sus propios artilugios para la composición de música en directo, algo para lo que fue muy importante la creación de un software propio cuyos ‘padres', los que iniciaron este movimiento, están incluidos en este documental europeo, cuya localización se refiere a la cuna del movimiento en sí. Alemania y los países escandinavos llevan la bandera en el número de creadores y peso sobre este movimiento.

"Pese a esta rebeldía, la verdad es que es sorprendente como no existen egos entre ellos. Comparten todo, tutoriales de todo tipo desde el año 2000. Para ello fue crucial la plataforma micromusic.net", apunta Polo. Esta plataforma citada y referencia para el movimiento es ahora una referencia del pasado, pero actuó como una verdadera red social: "la verdad es que toda esta producción no se puede entender sin la aparición de Internet. La conexión anónima entre personas del mundo que deciden crear a partir de videoconsolas obsoletas solo se puede entender en ese contexto de tutoriales y relación entre creadores".

Polo reconoce que "la forma" en la que esta música es producida es parte de su éxito de cara a las sesiones de electrónica. Como se puede ver en diferentes ocasiones durante el documental, cables, videoconsolas y artilugios sirven para producir techno, electro, industrial, drum and bass y diferentes variantes de música electrónica.

Para alcanzar con el documental la mayor difusión posible, ni Polo ni Badenes han descuidado el grupo de personas que han creado la marca de esta película. Tanto su marca (obra de Manuel Mondragón), como el trabajo en torno a su web y redes sociales ha sido muy importante para su difusión previa y su conexión con públicos más allá de la fiel escena de la ‘chipmusic'. DEVICE en la animación del tráiler y el inicio de la cinta y Javier Santaella en los créditos también han sido parte de un proyecto "que ahora tiene que aprender a caminar solo", según su director.

A sus 27 años, Polo se dedica actualmente a la realización de spots para publicidad, aunque reconoce que le haría ilusión poder "hacer otro documental antes de los 30". Por el momento, su primera aventura Europe In 8 Bits ya está accesible desde este enlace por 2,95 euros. Además, Canal+ a través de su canal Xtra la emitirá a partir de abril, siendo esta la única forma de visualizarla desde España durante un tiempo.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG