X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Sábado 1 octubre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:

Visita a la escasa pero noble presencia hispana en la Berlinale

BEGOÑA DONAT. 19/02/2014 Hablamos con los responsables de las seis producciones patrias exhibidas en la capital alemana y sobre los beneficios de ser seleccionado en este escaparate internacional del cine de invierno

VALENCIA. A pesar de que ärtico fue seleccionada para la sección oficial del reputado Festival de Rotterdam, el salmantino Gabriel Velázquez se la jugó a todo o nada y rechazó la oferta a expensas de ser seleccionado en la Berlinale. Le daba igual en qué apartado. Lo importante era poder hacer constar el sello del Oso en la promoción de su tercera película. Finalmente, el drama social no sólo compitió en la sección Generation, sino que recibió una Mención Especial del Jurado.

"Para mí, el circuito de los festivales de cine es la vida, porque no tengo a actores conocidos para poder promocionar la película, y de momento no soy Lars Von Trier, así que mi único reconocimiento de cara al estreno es la presencia en estos foros", argumentaba el productor y realizador.

ärtico es un homenaje al cine español sobre quinquis de los ochenta. No en vano, transcurre en el barrio de los Alambres de Salamanca, donde viven los Mercheros, grupo social al que pertenecía El Lute. Esta película "sobre la lucha entre la familia y la soledad", como le gusta definirla a su autor, aspira a seguir la senda de directores como Basilio Martin Patino, Miguel Picazo, Jose Luis Borau y Mario Camus. Su trabajo fue recogido en 2002, en el documental sobre el nuevo cine español de los sesenta De Salamanca a ninguna parte, producido por Gabriel Velázquez y dirigido por Chema de la Peña.

"Esos señores rompieron, fueron los primeros que hicieron un cine libre, fuera de la España de charanga y pandereta, son responsables de algo que se podría llamar neorrealismo español. Y yo quiero continuar ese camino, meter cosas personales y profundas, de mi tierra, fusionar la tradición y la modernidad", describe.

La sección en la que concursó su película, Generation, lleva desde 1978 explorando el cine hecho sobre y/o por niños y jóvenes. A diferencia del resto de apartados del festival de Berlín, aquí los directores coinciden e interactúan entre sí.

PRODUCIR SE CONJUGA EN ESPAÑOL

La sección oficial de la Berlinale contó con una coproducción española a concurso, No corres, vuela, de la directora Claudia Llosa, y Culinary Cinema, con una puesta en común de España con Irlanda y Francia, The Food Guide To Love.

Tras alzarse con el Oso de Oro y el Premio Internacional de la Crítica Fipresci en 2009 con su segunda película La teta asustada, la directora peruana afincada en Barcelona Claudia Llosa regresó a la Berlinale con No corres, vuela. La película cuenta con un reparto internacional en el que destacan Jennifer Connelly, Cillian Murphy y Mélanie Laurent. Y, obviamente, está facturada en la lengua de Shakespeare.

En esta ocasión, Llosa se fue de vacío, pero no así el productor español de la cinta, José María Morales, de Wanda Films, quien nos confió que el drama familiar ambientado en Canadá, ya había sido vendido a EE.UU., la totalidad de Latinoamérica, Polonia, Grecia e Italia.

Leonor Watling, Richard Coyle y Ginés García Millán son los protagonista de la comedia romántica The Food Guide To Love, programada en Culinary Cinema. Según sus directores, la catalana Teresa de Pelegrí y el inglés Dominic Harari: "La historia de amor en la película es universal. Habla de lo fácil que resulta enamorarse y de lo difícil que es hacer que dure. De cómo normalmente no apreciamos lo que tenemos hasta que lo hemos perdido. Y de lo maravilloso que es tener una segunda oportunidad".

La película, acogida con calidez e interés en el encuentro con el público, es una coproducción de Tornasol Films con la irlandesa Parallel Films y la gala Haut et Court.

CINE Y CENA

Y es que si hubo una sección de la Berlinale en la que los españoles fueron legión fue Culinary Cinema, el apartado gastronómico del Festival, donde se programan películas seguidas de una cena elaborada por chefs tocados con estrellas Michelin.

La noche del 10 de febrero, los hermanos Roca, Josep, Joan y Jordi, se hicieron cargo del menú ofrecido a posterior de la proyección del corto TABA El juego en la mesa, y el documental El somni.

Ambas propuestas son un retrato de los principales representantes de la renovación de la cocina nacional, retratados por un grupo de directores vanguardistas procedentes de otros campos de las artes. Así, en TABA El juego en la mesa, Pep Gatell y Eloi Colom, de La Fura dels Baus, exploran una iniciativa lúdica del restaurante guipuzcoano Mugaritz.

No es la primera ocasión en que la compañía de teatro se inmiscuye en el mundo del audiovisual. Los catalanes ya colaboraron en 1999 con Carlos Saura en Goya en Burdeos, donde se encargaron de las últimasescenas de guerra con los franceses, y en 2001 estrenaron Fausto 5.0.

"SÓLO VES LO QUE QUIERE EL AUTOR"

"Siempre hemos sido bastante intrusistas, porque el cine tiene una cosa muy chula, la mirada del director, puede que a derecha y a izquierda haya más vida, pero sólo ves lo que quiere el autor. Y nosotros tenemos una forma de contar las historias en la que también dirigimos la mirada del espectador".

Esta es la segunda ocasión en que la compañía se alía con el chef Andoni Luis Aduriz. La primera fue Macaron de caza, sobre una versión otoñal del dulce típico francés con relleno de ave y cobertura de sangre fresca de cerdo. No va a ser la última ocasión en que confluya este tándem.

Actualmente, La Fura está grabando un documental sobre el trabajo del restaurante, que les va a llevar todo el año. "Va a ser un largometraje más filosófico que culinario, quremos explicar el estómago de Mugaritz, porque, como nosotros, también son intrusistas. Su propia curiosidad les lleva a otros mundos y esos mundos se tocan".

Por su parte, Franc Aleu, uno de los principales renovadores de la ópera contemporánea, recoge en El somni una experiencia total a cargo del que a día de hoy se considera el mejor restaurante del mundo, El Celler Can Roca. El resultado es una obra multidisciplinaria, donde se combinan bel canto, electrónica, poesía, 3D, artes escénicas, canto, filosofía, pintura, cine, música y, que no se nos olvide, cocina.

"Ninguno vamos a hacernos ricos con esta propuesta -bromea el director de este complejo documental, Franc Aleu-, pero creo que hemos dejado una buena semilla y seremos responsables de que en los restaurantes se proyecten vídeos hasta en la sopa, y nunca mejor dicho".

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG