X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 22 noviembre 2017
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
MODA

La modernor valenciana

GRETA BORRÁS (FOTOS: EVA MAÑEZ). 14/02/2014 Algo está cambiando en la ciudad. Un grupo de personas con mucho pelo y extrañas vestimentas nos muestran sus singulares costumbres

VALENCIA. Por todos es sabido que Valencia -mi querida Valencia-, es una factoría de mujeres rubias muy -MUY- oxigenadas, fans del bisturí y hombres musculosos de cejas minimalistas. Tetes, chonis y viceversa. Ylenias y Rafas, ya me entienden.

Lo que ellos no saben -angelitos míos- es que algo está cambiando en la ciudad. En algunos lugares que jamás pisaron sus Nike fosfis ni sus tacones made in China, habitan seres que son la antítesis a ellos. Un grupo de personas con mucho pelo, extrañas vestimentas y singulares costumbres. Se trata de los modernos, los hipsters o, como me gusta a mí llamarlos, la modernor valenciana. Aunque en provincias todo llega con un poco de retraso, ya eestaaaan aquíiii.

Foto: Eva Mañez

Valencia está llena de modernos, que dicho así parece difícil de creer, pero son legión y cada vez más. Fuí consciente de este fenómeno no hace demasiado, concretamente durante la inauguración de una expo sobre fotografía de moda. Por otra parte, éste era un señuelo perfecto para la modernor valenciana al completo. Allí estaba yo rodeada de modernos y modernas de pro. Lo mejorcito de la ciudad, oigan. Me sirven como ejemplo para que hoy pueda orientarles un poco sobre por donde van los tiros.

Porque, ¿quiénes son los modernos valencianos? ¿cómo los reconoceremos? Es fácil en realidad, sencillísimo también para aquellos despistados que aún no se han percatado de su existencia. Incluso es probable que usted mismo, que me está leyendo ahora, sea uno de ellos. No, ya sé que dirá que no, que para nada, ¿hipster, yo?, já. No me sorprendería, ningún auténtico moderno reconocerá nunca que lo es, que es uno más de su tribu. Eso sería demasiado mainstream y no hay nada más terrible para un hipster que ser mainstream -común como el resto de los mortales, vamos-.

La modernor valenciana está formada por jóvenes -de veintipocos a treinta y algo- de clase media-alta, apasionados por una estética muy concreta y tremendamente hedonistas.

Tienen profesiones relacionadas con el mundo de las Bellas Artes, la dotografía, el diseño -en cualquiera de sus variantes-, la arquitectura, la música, los medios audiovisuales, el periodismo... Si por casualidad se dedican a profesiones tan poco atractivas para ellos como las finanzas, la ingeniería o la medicina, por ejemplo, compensarán tal vulgaridad con alguna actividad digna de su estirpe, a saber: Dj, It-girl o ilustrador de fanzines, entre otras.

Lo que mejor define a estos modernos es su aspecto. Tan solo con observar algunos rasgos de su presencia bastará para detectar a un moderno en ciernes.

Ellos lucen frondosas barbas, a mitad camino entre la de un rudo marinero y la de un lord británico. Las barbas son a los hispters lo que la laca a las señoronas de L'Eixample, todo un signo de estatus e identidad. Solamente algunos, los más osados -pocos, la verdad- se atreven con el bigote.

Tanto unos como otros, dejan que sean barberos que siguen los métodos tradicionales, los que cuiden su vello facial. La cuchilla de Lord Jack Knife rasura las barbas más modernas de la ciudad. Si además de barba, en los antebrazos lucen la tinta de tatuajes old school, la modernor es de nota.

Por otra parte, el pelo de la cabeza o es largo y de aire bohemio o es un pulido corte que parece sacado de Mad Men. Los términos medios, como que no.

Nosotras, por una vez, lo tenemos más fácil que ellos. Melena estrategicamente despeinada, con mechas californianas -¡todavía!- o teñidas con colores imposibles como el rosa o el azul -en su gama pastel, ojo- un arrebato de valentía y transgresión peluqueril.

DÓNDE SE VISTE LA MODERNOR VALENCIANA

Para vestirse los modernos valencianos elijen ropa vintage que compran en las tiendas referencia de la ciudad como Santo Spiritu o Kauf Vintage y en mercadillos con caché de fuera de España. Otras veces, asaltan directamente el armario de sus abuelos que no entienden nada cuando ven salivar a sus nietos por una vulgar rebeca de punto o una blusita con hombreras. Todo vale si el resultado final es que parezca sacado de 1976 y se puede combinar con sus pantalones pitillo. Los pantalones pitillo son el little black dress de sus armarios. A veces, ellas los alternan con shorts de cintura altísima, minifaldas de cuero o vestiditos florales de aire campesino y naïf.

Y si no es vintage, que lo parezca. Top Shop, ASOS, Urban Outfitters, American Apparel... son sus marcas fetiche. Compradas online o durante alguno de sus viajes porque ninguna de ellas cuenta con tienda en Valencia. Drama.

Si algún día les pillan en un renuncio vistiendo algo de una gran cadena, dirán que su vestido de Bershka lo compraron en Bricklane en una tienda súpervintage. Lo harán para dejar claro que ellos pasan de las tendencias porque eso les resulta demasiado comercial. Aquello que ahora todos lleváis, ellos ya lo llevaron primero, se las dan de coolhunters.

Colección de shorts. Una fotografía extraída del Facebook de la tienda 'Kauf Vintage'

Les encanta todo lo que tenga cierto aire viejuno y artesanal pero, paradojicamente morirían lenta y angustiosamente si se separaran de sus iPhones y iPads. Paradojas modernas.

Las calles de Valencia las recorren sobre sus bicicletas -fixies, perdón-, longboards o esos otros simpáticos monopatines pequeñitos de colores llamados penny. Porque los modernos respetan el medioambiente y se desplazan sin humos. Por eso y porque lo de ir por ahí con la bici y el skate es muy fotografía de Tumblr -aman Tumblr-.

Todo lo que saben de estilo los hipsters valencianos lo aprendieron en sus viajes low-cost a Londres, Berlín o Estocolmo y, los más modestos, a sus escapaditas de fin de semana a Madrid y Barcelona. Tendencias que han sido importadas directamente al barrio de Ruzafa. Porque Ruzafa es el barrio de la modernor valenciana por excelencia, el lugar donde viven, trabajan y se divierten.

Es fácil encontrarlos tomando una cerveza artesanal en Café Berlín o en Ubik, cenando en plan veggie en Malmö o visitando la exposición de Espai Tactel. A bailar a Nylon, claro. En sus pisos de techos altos y suelos hidráulicos los modernos valencianos han encontrado su refugio perfecto, un hogar digno merecedor de filtros cuquis de Instagram. Pero la cosa no va solo de postureo y diversión. Ellos también trabajan, tienen nuevas ideas, montan negocios y crean proyectos distintos. Algunos de ellos con su trabajo están llevando el nombre de Valencia más allá de Ruzafa, de Valencia y de España, incluso. Esa es la auténtica modernor que cuenta, la que interesa y no se queda solamente en los tópicos . Porque la modernor valenciana se mueve. ¡Viva la modernor!


Comparte esta noticia

4 comentarios

*] escribió
02/03/2014 13:18

Si, yo también pienso que lleva un lustro de desfase.

juajua escribió
02/03/2014 02:38

Por Dotografía te refieres a Fotografía, no?

Valencia escribió
16/02/2014 11:51

Un articul que a soles demostra la incultura i el complexe d'inferioritat de l'escriptora: "Por todos es sabido que Valencia -mi querida Valencia-, es una factoría de mujeres rubias muy -MUY- oxigenadas, fans del bisturí y hombres musculosos de cejas minimalistas. Tetes, chonis y viceversa. Ylenias y Rafas, ya me entienden" i "Aunque en provincias todo llega con un poco de retraso". Yo vixc a Madrit i et recomane que pegues una volta pel sud de la ciutat, l'oest o qualsevol dels pobles/ciutats del voltants, et donaras compte que chonis n'hi ha per tot arreu. Tambe estic segur que tu i yo no portem celles minimalistes, ni anem cliclats i si, som tambe valencians.

Steinburg escribió
14/02/2014 11:39

Un artículo que hubiera sido curioso en 2010.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG