X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 1 diciembre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:

Y el Goya es para...
la música indie

QUIQUE MEDINA. 06/02/2014 Josh Rouse estará entre los nominados de la gala que se celebra este domingo. Compositores como Guille Mylkyway o Julio de la Rosa ya han defendido a la humilde industria del indie en estos premios

VALENCIA. Los 2.000 metros de alfombra roja que conducen a la Gala de los 28º Premios Goya  tendrán un extraño y entrañable inquilino. El songwriter Josh Rouse (en la imagen superior) ha sido nominado a la Mejor Canción Original por ‘Do you really want to be in love?',  tema cedido a la banda sonora de La Gran Familia Española de Daniel Sánchez Arévalo, y es poco habitual ver a representantes de la música independiente en esta reunión reservada normalmente a otros sonidos y a peces más corpulentos de la industria cultural.

Julio de la Rosa, que se quedó a las puertas de conseguir la estatuilla en la pasada edición, destaca como "un logro" que nominaran una banda sonora no sinfónica como era la suya. "Algo absolutamente extraordinario en los Goya", dijo el músico jerezano en aquel momento. A de la Rosa le satisface pensar que "se ha abierto una puerta a otras maneras de musicar películas en este país, y que se empieza a superar la herencia sinfónica del cine clásico norteamericano". En el caso del andaluz tiene todavía un plus de mérito ya que hay que distinguir entre componer canciones para una película y realizar la banda sonora de un largo propiamente dicha, que es lo que él hizo con Grupo 7 de Alberto Rodríguez; un mundo cuyo reinado pertenece a la música sinfónica y mal denominada ‘culta'.

En cuanto al galardón de Mejor Canción Original, si nos atenemos a algunos de los vencedores de los últimos 10 años, el aperturismo a la música (también mal llamada) moderna es habitual. Carlinhos Brown, Manu Chao, Bebe, El Langui o Jorge Drexler son algunos y variados ejemplos de intérpretes que han levantado al "cabezón" de Goya merced a un tema cocinado a partir de estilos actuales.  Pero estos autores (podríamos exceptuar a El Langui), de una manera u otra,  estaban arropados por la fuerza de la industria más poderosa y comercial. Es por ello que Josh Rouse sigue siendo un galo en la Roma Imperial.  

A los pies del atril de la gala celebrada en 2010, un tímido Guille Mylkyway (La Casa Azul), ganador del único Goya que se puede atribuir a la música indie española hasta el momento, no dudó en rematar su discurso agradeciendo y tildando a su sello, Elefant Records, "como ejemplo de la autosuficiencia y la independencia". Unas premisas, sentenció Mylkyway, "que son la única vía posible en el arte".

Guille Milkyway

MUSICAR UN GUIÓN

Por lo visto, Daniel Sánchez Arévalo se enamoró, quién no, de la canción de 'Quiet Town' de Josh Rouse. Cuando la gira de Subtitulo, el disco que contenía ese tema, pasó por Madrid, el director no dudó en acercarse al concierto. Allí mismo emplazó a Rouse a la sala de montaje de Primos, la película que en aquel momento tenía entre manos. Sánchez Arévalo le dijo que le encantaría incluir la pieza en el film pero que ya estaba trabajando con Julio de la Rosa. Que la próxima vez, sin duda, le llamaría. Y así fue.

Al poco tiempo, el cantante norteamericano recibía el guión inacabado de La Gran Familia Española en casa. "Era la primera que vez trabajaba así y he aprendido mucho", apunta Rouse, que sí ha sincronizado canciones de sus discos en importantes películas (Vanilla Sky) o poderosas campañas de publicidad (Gas Natural Fenosa). "La canción nominada", asegura, la hice nada más leyendo el guión, nunca vi ninguna imagen de la película". Sánchez Arévalo ya ha declarado en varios medios estar encantado: "todos los arreglos están íntimamente ligados con los personajes. Su música tiene mucho que ver con el tipo de cine que me gusta hacer, una mezcla agridulce, melancólica... pero no triste".

El resultado, a la vista está, ha sido un éxito. Además, Josh Rouse ha descubierto una nueva forma de curro que le viene de lujo: "para mi, que tengo dos hijos, ha sido un descanso trabajar desde casa y de esta manera. Llevo 15 años con la rutina de sacar disco y girar, y, no es que esté cansado, pero resulta muy interesante la posibilidad de poder compaginar ambas opciones".  Y claro, a nadie le amarga un dulce: "por este trabajo he cobrado el mismo dinero que hubiera recaudado llevando a cabo dos giras por toda España", confiesa el artista.

Julio de la Rosa, ducho en estas lides (ha participado musicando otras películas como Siete vírgenes, After o Una palabra tuya) reconoce que las mejores bandas sonoras que ha hecho las ha pensado "desde el guión". Después, dice el músico,  "con el montaje, ya se engrana todo". Para de la Rosa hay una diferencia básica entre componer para un disco o para una película: "que tienes que leer la imagen.  Da igual lo buen músico que seas si no sabes hacerlo. Tener un punto de vista sobre la peli es fundamental, al margen de las indicaciones que te puedan dar el director o el productor". El jerezano, que pronto actuará en Valencia haciendo gala de su enorme álbum, Pequeños trastornos sin importancia, ya trabaja, de forma transversal, "en una bonita coproducción argentino-española, Sexo Fácil, y en otro film como Tristes, de Alejo Flah. Ah, y ya he empezado  la siguiente de Alberto Rodríguez que llevará por título La Isla Mínima".

Julio de la Rosa

UN "VALENCIANO" EN LA ALFOMBRA ROJA

A la hora de esta entrevista, Josh Rouse está todavía pensando en qué corbata ponerse el domingo.  Ya se ha percatado de que la cosa va en serio y hay nervios. "Mi familia y mis amigos americanos no saben qué son los Goya, así que cuando intento explicarles la magnitud del premio les digo que son como ‘los Oscar españoles'. Les entiendo porque yo tampoco les daba importancia a estos galardones,  ni los conocía hasta que vine aquí a vivir. Ahora, al estar nominado, me estoy dando cuenta de la trascendencia que tienen". Y tanta.

Compañeros del metal como Guille Mykyway o Julio de la Rosa bien pueden asesorar a Rouse del empujón a nivel profesional que implica la mera situación en la que se halla. Julio de la Rosa, desde hace tiempo ligado al mundo del celuloide, reconoce como "bienvenido y real" el reconocimiento que supuso formar parte de este tinglado donde "hay mucha gente maravillosa y mucho gilipollas, como en todas partes". Mylkyway, ya hiperactivo de por sí, prácticamente no ha salido del estudio desde 2010 y son muchos, tanto en cine como en publicidad, los que requieren de sus servicios.  Y es que si participar mola, ganar debe ser la leche.

Pero Rouse, y aunque la película a la que representa parte como favorita en las quinielas (es la que más nominaciones -12- atesora), reconoce que el desenlace "no tiene buena pinta" para él. Se ha enterado estos días de lo que significa la figura del omnipresente Emilio Aragón (también nominado junto a Julieta Venegas por  ‘Aquí sigo' para la nueva película dirigida por el expayaso, A Night In Old Mexico) y le apunta como ganador. Tanto es así que si le toca salir, victorioso, a la palestra no sabe todavía qué decir. Sí, sin embargo, qué no decir: "Gracias España, os quiero España, con acento de guiri".

En todo caso, el cantante americano dice estar "viviendo una experiencia muy interesante y divertida". A Sánchez Arévalo ya lo conoce y han pasado de la admiración mutua a la amistad. "A raíz de este trabajo, hablamos mucho y no solo de trabajo, también de nuestras circunstancias personales". "El domingo -señala- tengo muchas ganas de conocer al resto del equipo". Un mundo nuevo para el músico en el que dice estar dispuesto a repetir: "la idea es que salgan más ofertas y seguir trabajando con Daniel".

Josh Rouse es de Nebraska. Más tarde se mudó a Nashville y en Norteamérica forjó  su consistente carrera. Después, hace ya más de 10 años, se enamoró de la valenciana Paz Suay, se mudó a estas tierras y tuvo dos hijos. Ahora compone en la calle Jesús y graba en los estudios Río Bravo de Xirivella. Allí, con la diestra ayuda de sus inseparables Xema Fuerrtes y Caio Bellveser (músicos valencianos) se registraron las canciones de La Gran Familia Española. Así que, por supuesto, el domingo representará a Valencia en los Goya.

Julio de la Rosa, que tiene reciente la experiencia, cuenta que vivió la gala sentado, "sin beber ni agua y confiando en que Adriana Ugarte no se equivocara también con su sobre". Únicamente le da un consejo a su sucesor: "que se lleve una botellita de agua, por si acaso".

Comparte esta noticia

4 comentarios

Amalia escribió
10/02/2014 10:31

Al final se olvidó de todos! Ni una sonrisa a su mujer, menuda cosa triste! Qué distinta es la brevedad de la mala educación!

Luis escribió
08/02/2014 09:36

Una cosa más: no es indie precisamente quien lleva a sus hijos a un colegio que cuesta 600€ al mes. Puede que no se publique este comentario, pero ya estará bien de la tomadura de pelo Rouse.

Luis escribió
08/02/2014 09:32

A quien haya escrito esto: -Yo soy valenciano y no me siento representado por este señor, por mucho que le cante a la paella, la calle Jesús o las Fallas. -Los Goya dejaron de ser algo trascendente hace mucho tiempo. O lo que es lo mismo: gracias a cómo están dejando el cine español, ahora nominan a y ganan los menos malos, que no los buenos ni los mejores. -Julio se ha marcado una gran banda sonora en 2013 para una película valenciana, "El amor ya no es lo que era". No ha llegado a las salas. Sin embargo le da mil patadas a "La gran familia española". ¿Para cuándo un artículo sobre cómo tratamos los valencianos al buen audiovisual? -El consejo no se lo da a su predecesor, sino a su sucesor. Lo mismo pero al revés, para que me entiendan.

Amalia escribió
07/02/2014 06:46

Yo veo bastante posible que se lo lleve Rouse, tiene una buena campaña de promoción detrás, como afirman músicos que lo conocen bien a nivel profesional. Sería una verdadera lástima que él encabezara la lista, porque Julio lo merecía muchísimo más, pero es lo que hay. Solamente espero que, aunque lo acompañe su mujer, tan amiga del famoseo, tenga en cuenta a los otros músicos que compusieron esa banda sonora y, por supuesto, también esa canción, y que no crea que todo el mérito es suyo, porque sin ellos no sería nadie, y que no haga mucho el ridículo (modo El Turista on) cuando recoja el premio. Por cierto, compone desde Riba Roja, que la calle Jesús ya es pasado. La pena es que los Goya no sean comparables a los Oscar (ahora todos aplaudimos a esos de los que tanto nos hemos reído), y que no tengan dotación económica. Pero, bueno, el famoseo ya lo tienen, para pasar el rato y lucir palmito.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG