X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 15 noviembre 2018
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
UNA RUTA POR UN NEGOCIO RECUPERADO

Regreso al vinilo: las tiendas de discos ganan la batalla a las grandes superficies

EUGENIO VIÑAS. 31/01/2014 Una historia romántica, más allá de la cuestión de formatos, devuelve a las tiendas de discos de Valencia a un momento dulce de ventas gracias al trato cercano con el cliente y las posibilidades de Internet

VALENCIA. A comienzos de año, Quique Medina reunió para CulturPlaza.com los gustos de 27 músicos valencianos con los que confeccionó una carta colectiva a los Reyes Magos. Solo dos de ellos recomendaron regalar en un formato distinto al vinilo. Este resurgimiento del formato va mucho más allá del impacto local en la ciudad de Valencia: las discográficas han empezado a reeditar en vinilo álbumes de todos los tiempos y, para colmar la dicha de los amantes del plástico negro, los nuevos artistas publican habitualmente en este formato. A veces, como única posibilidad de edición física.

"La verdad es que no hemos hecho ninguna reconversión del negocio", apunta Vicente Fabuel, uno de los cuatro responsables de la tienda de discos más longeva de la ciudad, Oldies. "Aunque vendemos por Internet, la tienda sigue siendo la principal base del negocio y sí que es cierto que existe un rejuvenecimiento del cliente. Hay un nuevo grupo de veinteañeros y treintañeros que se han sumado a la causa del vinilo en este nuevo boom". Un resurgir que a Oldies le alcanza en el año en que celebra su 35 aniversario. 

La década de los 90 y los primeros ‘2000' fueron la era dorada del Compact Disc, "un formato amortizado y con fecha de caducidad por determinar", según Fabuel. Sin embargo, Juan Vitoria, responsable de Discos Amsterdam (en Nuevo Centro) apunta: "existe todo un mercado de coleccionistas de CD, pendientes de la compra de novedades muy concretas y ediciones raras. Muchos de ellos vendieron su colección de vinilos en los 90 y ahora continúan comprando". Ambos empresarios, por contra, coinciden en destacar "una época especialmente dulce en la venta de vinilo". Vitoria añade que "lo más bonito es que toda una generación esté conociendo la música a través del vinilo. Eso significa tener un buen equipo con el que escucharla y también una vinculación al trato con el vendedor".

En este sentido, Vitoria añade que en las grandes superficies de Estados Unidos o Reino Unido no se vende música: "ya solo quedamos los países ‘menos desarrollados' por desterrar la música de estos grandes almacenes [risas]. Durante muchos años han ejercido una competencia desleal y ahora solo venden con precios abusivos, altísimos, para justificar su presencia física en la tienda". Lo cierto es que haciendo una pequeña ruta por las 12 tiendas de la ciudad de Valencia y los grandes centros comerciales que venden vinilo, sorprende comprobar que los precios son iguales o superiores en estos segundos. A veces con incrementos del 50% en el precio frente al comercio tradicional.

"Los grandes almacenes vendían música porque era un producto de consumo amplio. Ahora, como ya no lo es, no les interesa y mientras ellos reducen su espacio para la venta nosotros lo mantenemos o aparecen nuevas tiendas. La verdad es que no podemos evitar sentir satisfacción al ver que el tiempo nos ha dado la razón, que hay un público para lo que hacemos y que además ahora se amplía con las nuevas generaciones", declara Faubel.

La banda valenciana No Frotsh con Juan Vitoria al fondo en Discos Amsterdam

Una de esas nuevas tiendas es Flexi Discos, en el barrio de Ruzafa. La aventura de cuatro socios que el próximo mes de junio cumplirá tres años partió de abrirse -musicalmente- a todos los estilos. Comprando lotes (como Oldies; Discos Amsterdam no compra a particulares, solo a tiendas y grandes coleccionistas) su oferta abarca desde música clásica hasta el rock de los 60, 70 y 80, aunque lo más destacado de esta tienda son las novedades de los grupos locales y una especial colección de referencias de la música electrónica primigénea, de los 70 y 80.

"El cliente joven es importante, porque de ahí saldrá un porcentaje de amantes de la música. Sin embargo, por Flexi Discos pasa gente de todas las edades, algo que nos encanta", declara María Inglés, una de las socias. La tienda, cuya venta por Internet supone "una buena ayuda, una parte importante" del negocio, incluyen en su oferta otra tendencia actual: casetes. "Las nuevas referencias de música electrónica, los estilos de experimentación e industriales, están grabando casetes porque son baratos de producir y sobre todo fáciles de enviar por correo".

Dos miembros de Flexi Discos

LA RUTA DEL VINILO EN VALENCIA

Oldies, Amsterdam y Flexi Discos son solo tres de la docena de tiendas que han conseguido acomodarse entre sí en la ciudad de Valencia. "Creo que nos hemos complementado muy bien porque tenemos estilos y formas de trabajar muy delimitados", reconoce Vitoria. "Lo que más vendemos ahora son las reediciones, tanto al público joven que se está incorporando como a la gente que ha conseguido que ‘esta llama' se mantenga viva", declara Víctor de Discos Monterrey. "Ahora estamos consiguiendo recuperar algunos discos de los últimos años que no habíamos conseguido tener en vinilo, de bandas como Morphine o Stereolab", apunta Inglés.

Por su parte, la tienda que durante los 90 y los 2000 reunió los vinilos a de la música de discoteca (dance, house y 'música makina') más vendida de la ciudad fue, seguramente, Digital Records.  La tienda abierta desde 1996 por Vicente Andrés (V. Miller) y Toni Mendiguchía (Toni Mendi) ha dado un golpe de 180 grados a su catálogo. Aunque siempre había ofertado referencias de pop y rock, el fin de una tendencia profesional en cuanto a los Dj's de dance, house o bakalao ha llevado a sus propietarios a dar rienda suelta "a la música que más nos gusta. Y estamos vendiendo más porque ha vuelto [se refieren a las reediciones] la buena música en vinilo, el buen blues, el buen jazz, los nuevos grupos de rock alternativo", declara Andrés.

"Acabo de vender un LP del último álbum de John Mayer. Nuestras compras de Compact Disc son mínimas, las cosas que más se venden por rabiosa actualidad", apunta Andrés que añade que el cliente de la tienda "nos pone todos los días en un compromiso, demostrando su conocimiento, y eso es lo que más nos gusta". Añade que, como apunta el resto, "estamos en un momento muy bueno en comparación a los últimos años. Vendemos más y, además, nos damos el gusto de que sea música que nos gusta a nosotros".

Los establecimientos tienen sus peculiaridades. Por ejemplo, en Flexi Discos se compran instrumentos o en Devil Records equipos de música y platos. El merchandising está presente en la mayoría de ellos y las experiencias de los clientes nunca parecen estar ligadas únicamente a la compra de formatos físicos de música.

Vicente López, al frente de Devil Records, reconoce que también ha abierto la mano en cuanto a los géneros. La tienda, con especial atenDevil Recordsción a las referencias de rock, rock and roll, punk, garage y soul, no ha abandonado sus habituales referencias de punk y heavy. Un espectro que se ha ampliado "gracias a la producción y edición en vinilo de muchas bandas locales", apunta López. El responsable de Devil Records coincide con los miembros de Flexi Discos en destacar que esta edición y autoedición de bandas locales está siendo una piedra esencial en el "efecto de arrastre" hasta las tiendas de nuevas generaciones.

López destaca que con Internet (todas las tiendas consultadas por CulturPlaza.com vende en la Red) los melómenos han aumentado su exigencia a la hora de conseguir referencias. "Antes se arriesgaba mucho más, pero ahora el cliente, que es culto, viene con una referencia concreta". La tienda, situado muy cerca de la Plaza Redonda, está influenciada por el tránsito de turistas y junto a Discos Amsterdam y Oldies se cuela a menudo en las guías profesionales y amateurs de los turistas de la ciudad.

LA BOLA EXTRA DE 'LA PARAETA'

Los establecimientos tienen sus peculiaridades. Por ejemplo, en Flexi Discos se compran instrumentos o en Devil Records equipos de música y platos. El merchandising está presente en la mayoría de ellos y las experiencias de los clientes nunca parecen estar ligadas únicamente a la compra de formatos físicos de música.  

La ruta 'vinílica' de la ciudad la completan Cha Cha Cha, Harmony, Acetato Records, Ultra Sound Music y, desde hace tan solo unos días, Vinyl Oh, concentradas todas ellas en los céntricos distritos de Ciutat Vella, Ruzafa y Extramurs.

Comparte esta noticia

4 comentarios

Fran escribió
17/02/2014 20:14

La ultima tienda VINYL OH me encanta esta en conde Altea 2 en Canovas y tienen discazos de todos los estilos tanto clásicos del rock como temazos de elctronica que ya no encuentras por ahí y completamente nuevos. Todo muy cuidado y a muy buen precio.Queda recomendada.

fran escribió
17/02/2014 20:06

Si sigue haciéndolo los domingos y se puede escuchar aquí, los 39 sonidos, http://los39sonidos.podomatic.com/entry/2014-02-17T02_20_19-08_00

Fran escribió
17/02/2014 20:04

El programa se llama los 39 sonidos y lo puedes escuchar aquí https://www.facebook.com/jongasteiz?fref=ts

31/01/2014 16:29

¿Juan Vitoria sigue haciendo su programa en la 96.6?

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG