X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 15 abril 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LAS CLAVES DE UN SECTOR AL ALZA

La animación 'made in Valencia' marca el camino de la industria audiovisual

EUGENIO VIÑAS/ CARLOS AIMEUR. 17/01/2014 Las productoras consiguen sobrevivir pese al cierre de RTVV por su no dependencia de las subvenciones y su ritmo de trabajo a nivel global, con clientes en todo el mundo e ingresos diversificados

VALENCIA. Lo dice sin atisbo de ironía David Lacruz. "La suerte que hemos tenido es que no hemos trabajado para Canal 9; si lo hubiéramos hecho ahora estaríamos muertos". Él es uno de los cuatro socios de Keytoon, una de las empresas que hace posible el milagro de la animación en la industria audiovisual valenciana.

En parecidos términos se expresa Raúl Díez, un veterano en estas lides que es la cabeza visible de Pasozebra Producciones, una empresa de referencia dentro del sector, auténtica cantera de animadores, que lleva en activo 18 años y que logró entrar en la preselección de los Oscars con su cortometraje Señor Trapo. Junto a su hermano Daniel Díez han conseguido formar un tándem único en España.

La animación valenciana sobrevive a la crisis sin ayuda de nadie. Las productoras locales exportan sus trabajos por todo el mundo. Disney Channel viene constantemente a Valencia a pescar. O mejor dicho, pesca en caladeros valencianos, porque, como comenta Álex Cervantes de Hampa Studio, no hace falta ya salir de casa para recorrer el mundo con tu trabajo; virtudes de la era digital. Los profesionales creen que la animación valenciana es junto a la de Barcelona la que marca la pauta en España. "Y fuera nos tienen mucha simpatía porque saben que no tenemos casi medios", dice Cervantes.

Él, junto a Diana Rodríguez, puso en marcha Hampa Studio que está en funcionamiento desde hace 17 años y que atesora numerosos premios además de una nominación a los Goya. Él, que estudió en la Escuela de Artes y Oficios, no duda en considerar que esta relevancia de la animación es casi una "tradición". Que talento hay de sobra pero, "si no tienes financiación, es imposible".

Una idea que comparte el animador valenciano José Mas Huerta, quien se ha pasado unos días por la ciudad. Mas Huerta regresa de Vancouver donde trabaja como animador contratado por Sony. Ha participado en producciones estadounidenses como la taquillera Lluvia de albondigas 2. "Aquí tenemos mucho que enseñar; no sómos peores que ellos [los animadores estadounidenses], pero es que allí [en EE. UU.] tienen una industria real y dinero; allí tienen capital privado que apuesta por la animación".

"Trabajar para clientes en el extranjero es una suerte porque lo que se aprende es incomparable. El nivel de exigencia y la cantidad de conocimientos de los partners hacen que las empresas crezcan mucho más rápido". Quien habla así es Jaime Maestro, primer responsables del Goya al mejor cortometraje de animación del pasado año por El vendedor de humo.

Su película de seis minutos fue desarrollada por la productora (FrameOver) y escuela de animación PrimerFrame, otra cantera de talentos que poco a poco han ido pasando a formar parte de los trabajos profesionales que desde hace 10 años Maestro viene realizando.

La empresa fue fundada por Maestro junto a Carlos Escutia (CEO de FrameOver) y en ella los proyectos externos han sido el origen de su estructura empresarial: "actualmente hay ocho personas en la plantilla que llegan hasta las 20 en picos de trabajo", apunta el propio Escutia.

Esa es una característica a todas las empresas de animación valencianas: son pequeñas. Sus plantillas nunca superan las treinta personas y están muy condicionadas por los trabajos comerciales que son a fin de cuentas los que les hacen poder pagar las facturas. De hecho, buena parte de ellas compaginan sus labores creativas con sus trabajos profesionales. Así, sucedió con Pasozebra, tras ganar el Goya al mejor cortometraje por Señor Trapo.

En la actualidad Pasozebra es la responsable de la animación de una de las campañas publicitarias más importantes de las Navidades. Suyos son los dibujos y las aventuras de la pandilla Actimel, que han realizado para Danone dentro de la propaganda preparada por Viniziuz y Y & R. "Hace años que nadie busca a nadie. Antiguamente la mentalidad era: 'ya vendrán'. Ahora eres tú el que te tienes que generar posibilidades para que te llamen", dice Díez.

Ese es el caso también de Keytoon que acaba de estrenar serie de animación en la televisión germana NDR. Se trata de Calcetines, una producción en la que se percibe la influencia que ha tenido Píxar (para bien) en el mundo de la animación. La misma se puede contemplar en Alemania, Austria, Luxemburgo, Suiza... y muy probablemente en Corea el Sur, donde están a punto de firmar un acuerdo con una televisión de este país asiático.

Keytoon es un caso curioso porque se trata del primer proyecto nacido tras una experiencia profesional. En concreto, como dice David Cuevas, se gestó en los almuerzos que tomaban juntos cuando trabajaban en Pasozebra. Junto a su hermano gemelo Jonathan, el ingenioso Álex Mateo y Lacruz, que se incorporó después, y que es el que lleva todo el tema de producción, decidieron crear su propia empresa.

La serie Calcetines ha tenido un presupuesto cercano al millón de euros, del cual un tercio ha sido abonado por la NDR. Pero su empresa ha realizado también anuncios para marcas como Volvo, McDonald's o firmas de alimentación locales. Por eso ríe cuando se le habla de subvenciones. "En CulturArts no tienen dinero, pero al menos se interesan por las empresas. La realidad es que en todos estos años sólo hemos recibido tres mil euros por un cortometraje y se los dimos al director como salario". ¿Y de RTVV? "Nunca nos hicieron caso. Siempre tuve la sensación de que no nos querían atender", asegura. Así que, ante el silencio local, miraron al mundo. Y para ello nada mejor que una web bien posicionada. Gracias a ella han conseguido contratos con Dubai.

Las empresas de animación valencianas intentan compaginar pues un sentido industrial de la producción con cierta actitud artesana. "Yo creo que es más vocacional que otra cosa", comenta Cervantes. Pero admite que todas las empresas valencianas tienen en común ese saber aprovechar sus oportunidades. "En cierto modo somos la India española", bromea, haciendo alusión a que series como Los pingüinos de Madagascar se realizan en Bangalore, la ciudad india de la tecnología.

VALENCIA, TIERRA DE GRANDES ARTESANOS DE LA ANIMACIÓN

Para todos los animadores valencianos hay dos figuras de referencia. Una de ellas es Pablo Llorens. Ganador de dos Goyas al mejor cortometraje, su sencillez y su personalidad han hecho que desarrolle toda su carrera prácticamente en solitario. Él se escribe el guión, él rueda, él monta... Como le gusta decir, ha hecho de un juego de niños una profesión.

Otro gran animador con plastilina es Sam, quien estuvo nominado al Goya y que ha acabado su primer largometraje hace unos días. Se titula Pos Eso y lo ha realizado con su productora Conflictivos Productions en asociacion con Basque Films. Sam, acrónimo de Samuel Ortí Martí, quiere estrenar el film a lo largo del año pero antes tendrá que realizar su tradicional viaje por festivales, paso previo imprescindible y vivero de contactos. 

Tanto Sam como Pablo Llorens son casos aparte. Funcionan de manera independiente y aunque han participado en algunas campañas publicitarias, suelen estar principalmente ocupados con sus proyectos personales. Trabajan con plastilina principalmente. Tienen mucho de artistas. Con todo, dejan la puerta abierta a la publicidad. Y es que, apunta Cervantes, "la publicidad es como la marca blanca que te permite desarrollar tu propia identidad".

Maestro, con su empresa, ha dado fe de esta actitud que es común a todas las productoras. Ellos, además de sus cortos premiados han trabajado en layouts en cine (storyboards para la pre-producción, con figuras 3D "en gris" y viendo las posiciones de cámara con el escenario y movimientos previos para ahorrar en el rodaje), como en Las brujas de Zugarramurdi, dirigida por Álex de la Iglesia.

Algo parecido a lo que le ha pasado a Cervantes quien comenta que entre publicidad, contratos para escribir story-boards y preproducciones, consigue ir tirando hasta que cierra proyectos concretos. En algunos casos, estos proyectos son como caballos de troya que ayudan a las productoras valencianas a que les salgan nuevos contratos. Y así la rueda no para.

"NOS HEMOS BUSCADO LA VIDA"

"A diferencia de lo que han podido disfrutar anteriores generaciones, actualmente la animación que se ve en las televisiones de la TDT es extranjera prácticamente en su totalidad", dice Maestro. "Esto ha provocado que las productoras de animación de aquí nos hayamos buscado la vida fuera, pudiendo trabajar con directores creativos de Pixar, por ejemplo". "Somos competentes porque nuestra calidad es muy alta a un precio razonable", añade.

Así ha sido con Clay Kids, de Javier Tostado, que ahora se emite en Brasil y que ha logrado una ronda de inversión de 800.00 euros en el II Congreso Nacional de Business Angels 2013 por parte de la Asociación Española de Business Angels. La producción valenciana no había conseguido ventana en España y se ha abierto camino desde el extranjero. Una constante en el sector porque, tal y como recuerda Lacruz, Pocoyo se estaba emitiendo en 100 países antes de llegar a su país de origen.

Algo parecido le sucederá al equipo de Hampa Studio, que está a punto de cerrar que su nueva producción The Shadownsters se vea en medio mundo. La serie, compuesta por 104 capítulos de cinco minutos, muestra las peleas de un niño con las sombras nocturnas. Aunque su dragón de peluche le advierte de que son efectos de luz, en cada episodio el niño debe descubrirlo por sí solo.

Son varios los países que se han interesado por ella. Un par de Disney Channels, por supuesto, pero también televisiones de México. "Nos dijeron que los niños allí estaban desarrollando miedos nocturnos por culpa de la violencia de la guerra contra el narcotráfico. Por ello estaban muy interesados en una producción como la nuestra", explica Cervantes. "A mí que soy padre eso me ha emocionado", agrega. Y lo dice media hora después de dejar a su hijo en el colegio.

TVE también se ha interesado. La quiere emitir gratis. No quiere pagar ni un euro. Los directivos de la cadena pública estatal dicen que ser emitidos por su cadena es un honor. Las productoras valencianas rechazan semejante premio y optan por la aventura en el extranjero.

Para muchos profesionales del sector audiovisual, zaheridos por el cierre de RTVV, las fórmulas que han desarrollado las empresas de animación para comercializar sus productos en el extranjero son un ejemplo y les marca el camino a seguir. A saber: técnicos muy cualificados, plantillas cortas pero estables, constante renovación y no tener miedo a saltar fronteras.

Ahora que parece que el futuro es negro, muchos miran a estas empresas, en apariencia pequeñas pero de largo recorrido. Hasta en la Conselleria de Cultura se están planteando fórmulas para poder atenderles mejor de cara a sus salidas comerciales. Una vez perdido buena parte del sector convencional por el cierre de RTVV, la animación se convierte en la punta de lanza y la única esperanza para una industria que parecía abocada a la extinción. 

Todas ellas tienen en mente un objetivo común: concluir un largometraje. Escutia destaca que su productora FrameOver ya está trabajando en su primera película de animación, valorando los primeros atrevimientos en España en este campo: "Planet 51, con un gran coste pero que recuperó la inversión, y sobre todo Tadeo Jones han demostrado que se puede hacer ficción rentable para el cine aquí", dice.

En el caso de FrameOver, Maestro confirma que se encuentran "cerrando el guión y realizando los primeros contactos con posibles interesados", un proyecto que en cualquier caso tardaría años en ver a la luz y que en palabras de Escutia contaría con "al menos 80 personas aquí en plantilla", además de los externos

En cierta medida se ha establecido una especie de carrera entre las productoras para ver quién consigue acabarlo antes. En el despacho central de Keytoon, una pizarra Veleda está marcada de indicaciones en forma de círculo que son la base de un argumento cinematográfico, un proyecto que están realizando con mimo. "Estamos aún perfilando el guión", admite Lacruz. 

Otro tanto pasa con Raúl Díez y Pasozebra. Él y su hermano Daniel trabajan en la preproducción de un film que se llamará Tikato, The Movie! y para el que emplearán como decoración juguetes de Payá. Es por ese motivo que hace año y medio visitaron la fábrica con personal de la misma y tomaron imágenes de juguetes antiguos que servirán de inspiración para que Daniel Díez realice el arte y Raúl articule el argumento. No es nuevo. John Lasseter y su equipo de Píxar estuvieron recorriendo la Ruta 66 durante meses para preparar uno de sus mayores éxitos, Cars.

El largometraje es la meta. Sam ya ha llegado a ella y son muchos los profesionales que tienen ganas de ver Pos eso. Es una producción con plastilina, stop-motion, y le corroborá como el heredero natural de Llorens. La animación valenciana tiene raíces fuertes y eso se ha notado siempre en los Goya donde se cuentan cinco galardones al mejor cortometraje.

Por cierto, la próxima gala de los premios Goya será de lo más animada por encargo confidencial en el que trabajan estos días en FrameOver. Toda una sorpresa que se desvelará el próximo 9 de febrero.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG