X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Sábado 27 noviembre 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
presiones de la Generalitat

7 razones del Consell para destituir a Helga Schmidt... y 4 para retenerla

CARLOS AIMEUR. 26/12/2013 Desde Presidencia han iniciado una campaña de acoso y derribo para provocar que la intendente del Palau de les Arts, Helga Schmidt, abandone el coliseo

VALENCIA. La intendente del Palau de les Arts, Helga Schmidt, está en el disparadero del Consell. El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y su equipo de confianza han decidido forzar al máximo la relación con la austriaca con la intención de provocar su dimisión y que la austriaca abandone el coliseo. Sin embargo, Schmidt ha resistido hasta ahora todos los envites por parte del Consell y su aguante ha hecho que en Presidència reculen a la hora de destituirla. E incluso hay quien recuerda que, con sus defectos, mantenerla es una opción mejor que echarla.

Schmidt se encuentra en estos momentos en China, acompañando a la orquesta del Palau de les Arts y a Zubin Mehta en una gira que les llevará por doce ciudades del país asiático. Se trata de una de las tournées más importantes que ha hecho una orquesta española en los últimos años. Tras estar unos días con la formación regresará a Valencia para asistir el día 30 a la reunión del patronato del complejo, una cita que se prevé clave para el futuro del coliseo.

Las críticas sistemáticas de los últimos meses se han interpretado en el Palau de les Arts como un intento por parte del Consell de laminar su confianza y provocar su dimisión. "Van a por ella, es descarado", comentan desde el complejo. Estos son algunos de los motivos por los cuales el Consell quiere desprenderse de la austriaca.

1. NO HAY DINERO

El principal problema con el que se encuentra actualmente la Generalitat es la falta de liquidez, hasta el punto que proyectos como el Palau de les Arts resultan incompatibles con el mensaje de austeridad que lanzan Fabra y su equipo.

Siguiendo las directrices de recortes para conseguir un déficit presupuestario equilibrado, la aportación de la Generalitat al Palau de les Arts para el año que viene ha bajado hasta 11,8 millones de euros y el presupuesto final ascenderá a 19,97.

Con esas cantidades en el coliseo creen que se tendrá que cancelar el Festival del Mediterráneo, proyecto personal de Mehta y motivo de su presencia en Valencia. En el Consell no disgusta esa opción. Por ejemplo, se considera que el caché del director de origen indio es demasiados elevado.

2. DESINTERÉS DEL CONSELL

Al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, no le gusta la ópera o al menos no ha manifestado nunca en público su interés. A diferencia de su antecesor, Francisco Camps, Fabra no ha hecho bandera de que Valencia se convierta en un templo de la lírica internacional. La presencia del de Castellón en el complejo ha sido meramente anecdótica.

Como argumento para justificar esta actitud, se emplea la falta de tradición en Valencia si bien cabe matizar que la ópera tuvo una presencia más o menos regular en los teatros valencianos durante el siglo XIX y parte del XX, pero con el franquismo se fue perdiendo. No fue hasta los años setenta cuando se realizó el intento más serio de recuperar la lírica de manera frecuente en la programación con la Asociación Valenciana de Amigos de la Ópera, que estuvo activa entre 1971 y 1980 y que organizaba festivales anuales en el Teatro Principal de Valencia.

Los problemas económicos acabaron con esta iniciativa. Llegada la década de los ochenta, la lírica fue excepcional, con casos como el celebrado Festival Puccini a finales de lo noventa. Ya no quedaba casi recuerdo de ella cuando por fin apareció el Palau de les Arts. Pero quizás llegó demasiado tarde.

3. DESCONFIANZA HACIA SCHMIDT

La gestión de Schmidt ha suscitado una gran desconfianza entre los miembros del Consell. Las reiteradas críticas de la Sindicatura de Cuentas a raíz de los gastos en viajes y alojamientos y su irregular forma de pago (en 2012 se abonaron viajes de 2007) han sentado mal.

En el Palau de Manises dicen que están esperando a que en cualquier momento se encuentren con facturas poco deseadas o con problemas legales derivados por la gestión de la intendente. "Es ponerse la venda antes de la herida", admiten fuentes consultadas, "pero las experiencias que hemos tenido hasta ahora nos demuestran que siempre puede pasar algo".

Lo cierto es que jamás se ha podido demostrar nada contra Helga Schmidt. "Ni lo podrán demostrar", dicen desde el complejo. Da igual. Los costes de los hoteles donde se aloja la intendente en sus viajes al extranjero, de alta gama, de los restaurantes donde come con las estrellas internacionales a las que después contrata o de sus billetes avión, son cifras que causan un profundo malestar entre los consellers. Creen que son gastos de otra época.

4. DESAFECCIÓN DEL MINISTERIO DE CULTURA

Ha visitado más veces Valencia la reina Doña Sofía que da nombre al coliseo que los ministros de Cultura del Gobierno, ya sea con el PSOE o el PP. Al igual que acontece con otros proyectos impulsados por la Generalitat, la autonomía con respecto a Madrid se ha traducido una desafección constante.

Para 2014 el Ministerio ha reservado para la ópera valenciana 397.000 euros, una consignación muy inferior a la del Teatro de la Maestranza de Sevilla (1,4 millones), y también a la que recibe la privada Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera, que percibirá 470.000 euros. 

Esa ausencia de colaboración por parte del Gobierno central se ha traducido en que la intendente no puede acudir a nadie para que dé fe de la valía de los montajes del Palau de les Arts. Cuando Schmidt habla, sabe que no hay ningún poder político, ni nacional ni local, que la apoye.

5. INDEPENDENCIA DE SCHMIDT

La intendente del Palau de les Arts llegó de la mano de Eduardo Zaplana y ha permanecido en el cargo pese a los diferentes cambios de presidente. No ha tenido que rendir cuentas ni favores a nadie. Ha actuado con absoluta independencia. Con mayor o menor escrupulosidad, ha regido los destinos del complejo según ha considerado. 

Esa independencia no sienta bien en la Generalitat. Desde su llegada Schmidt ha suscitado envidias por parte de otros altos cargos que criticaban desde su salario (su anterior contrato ascendía a 240.000 euros, según distintas fuentes) hasta su forma de vida y su carácter.

En sus trece años en Valencia Schmidt ha tratado con pocas personas y ha tenido dificultades a la hora de crear un grupo de presión local que le apoyara frente al Consell. Es más, sus relaciones con la presidenta del Palau de la Música, Mayrén Beneyto, por citar un ejemplo, fueron al principio tensas.

6. APUESTAS MÁS POPULARES

El presidente Fabra lo dijo en su copa con los medios por Navidad: "Quiero que en el Palau de les Arts entre gente con vaqueros". Con esa frase verbalizaba cuál era su concepto de Cultura que quiere imprimir como un sello personal para el final de la legislatura: más popular y menos elevada.

Al jefe del Consell no le convence la apuesta de élite del complejo y, como quiera que sólo ha asistido a los estrenos desde su palco, "tiene una imagen muy equivocada de quien es nuestro público", dicen desde el coliseo.

Ya sea por la estética de las grandes inauguraciones, por el carácter fastuoso de la ópera, por todo lo que conlleva, en el Consell se ha establecido la idea de que el Palau de les Arts es un recinto creado para el uso y disfrute de una burguesía ilustrada.

La realidad es muy distinta y habla de precios populares y, sobre todo, extranjeros que son los que llenan el coliseo y los que agotan las localidades más caras. Pero Fabra fue a ver el musical Los Miserables, que se ha representado en el complejo porque así lo impuso la consellera de Cultura, María José Catalá, y se sintió más próximo a ese tipo de espectáculos.

7. RACIONALIZACIÓN DEL GASTO PÚBLICO

"¿Para que necesitamos dos orquestas en Valencia? En Viena sólo hay una", dicen desde la Conselleria de Cultura. La fría racionalización del gasto público hace que se apueste por una única orquesta para la ciudad siguiendo el modelo de la Orquesta Sinfónica de Madrid que actúa para el Teatro Real.

"Ninguna gran ciudad tiene dos orquestas" insisten. Es una argumentación falaz. Sin ir más lejos, en Barcelona mismo hay dos orquestas, la del Liceu y la Sinfónica de Barcelona. Y por los mismos motivos: una es para ópera y la otra es sinfónica.

Habida cuenta que la orquesta es una apuesta personal de Schmidt, en el Consell entienden que la única fórmula para acabar con una es echar a la otra. Pero no hay una idea clara de cómo se podría después organizar una nueva orquesta, aunque, dejan entrever desde Campanar, "quizás la idea es que después no haya nada".

RAZONES PARA QUE SIGA

Con todo, en el Consell se debaten con el hecho de que son varios los motivos por los cuales no pueden destituir a Helga Schmidt. Esas razones se encuentran en el otro lado de la balanza y hacen que en el Palau de Manises se nieguen a reconocer abiertamente que desde la Generalitat preferirían que Schmidt se fuera de Valencia.

 

1. LA INFLUENCIA INTERNACIONAL DE HELGA SCHMIDT 

Para muchos la razón fundamental por la que la intendente del Palau de les Arts no ha sido destituida es su fama internacional. Las críticas de Zubin Mehta, vertidas en un diario nacional a cuenta de la reducción salarial a la que se obligó a la intendente, sentaron muy mal en el Palau de Manises, que comprendieron la importancia de la que fuera asistente de Herbert Von Karajan.

"Una rueda de prensa de Mehta y Plácido Domingo puede hacerles mucho daño", comentaba un cargo de confianza de la administración valenciana; "eso les da pánico", añadía. En un contexto como el actual, en el que la imagen del presidente Fabra ha quedado profundamente deteriorada por su gestión del cierre de RTVV, una comparecencia del tenor español y del director, amigos personales de Schmidt, criticando la actuación de la Generalitat, "supondría un golpe muy duro", apuntaba la misma fuente.

Son precisamente sus amigos, influyentes, famosos, prestigiosos, los que han hecho que personalidades como la reina o el presidente de Planeta, José Manuel Lara, hayan visitado Valencia ex profeso para contemplar en directo un montaje del Palau de les Arts. 

2. NO HAY RELEVO

El Consell no sabría a quién darle el Palau de les Arts ahora si Schmidt dimitiera o fuera destituida. No existe un relevo de garantías para suplirla. "Y si no está ella, ¿quién?", se preguntaba un técnico del complejo. De ahí que en el coliseo comience a cundir la idea de que la intención es forzar la marcha de la intendente para después cerrar el edificio.

No se han oído nombres de sustitutos ni el Consell de Alberto Fabra parece estar muy bien conectado con el mundo de la lírica, de ahí que sean muchos los que consideran que toda la presión que está recibiendo Schmidt en los últimos meses, con auditorías a su gestión, investigaciones sobre el uso de tarjetas de crédito y críticas veladas desde la Generalitat, tiene como fin último que se siga amoldando a los dictados que se le mandan desde el Palau de Manises.

"Helga [Schmidt] lo que tiene que hacer es lo que vamos a hacer todos", comentaba la semana pasada un alto cargo cultural de la Generalitat; "adaptarse al presupuesto que se la ha dado y funcionar acorde al dinero que tiene con la mayor alegría e imaginación posible". Es decir, ceder y programar con el dinero del que dispone. Y no protestar.

3. ÉXITO INTERNACIONAL

Los premios internacionales y nacionales corroboran que lo que sucede en el escenario del Palau de les Arts una vez se sube el telón es uno de los mejores espectáculos del mundo. De eso son conscientes en la Conselleria de Cultura donde, en más de una ocasión, y a pesar de las críticas y dudas hacia la intendente, la han defendido.

En concreto, el entorno más próximo a Catalá comparte el que Schmidt es una de las pocas figuras verdaderamente internacionales que permanecen en Valencia de los días de vino y rosas. Un buen ejemplo de ello sería la gira que está realizando en estos momentos la Orquesta del Palau de les Arts por China, un empeño personal que se ha cerrado tras más de dos años de negociaciones.

Es por todo ello que se esgrimen sus aciertos como parte de sus haberes y defiendan que se le dé continuidad o que se le permita al menos acabar el contrato. Este fue renovado en noviembre de 2011 y por él permanecerá aún dos años más en Valencia. "Ella se cree el proyecto", admitía hace un par de semanas el diputado socialista Juan Soto, una persona que ha llegado a pedir su cese. Y es que hasta su mayor crítico le reconoce su dedicación. 

4. LA PLANTILLA DE SU LADO

La relación de Schmidt con los trabajadores del coliseo ha experimentado un cambio profundo en los últimos meses a raíz de su comportamiento durante la negociación del ERE. Así lo apuntan fuentes sindicales que admiten que son muchos los trabajadores que la defienden frente a las críticas que se vierten desde la Generalitat. 

Su comportamiento en los últimos tiempos ha sido modélico, aceptando tanto las reducciones salariales como las condiciones del ERE, que aún no se ha puesto en marcha y por el cual todos los trabajadores, incluida ella, serán despedidos dos meses al año.

Los trabajadores creen que Schmidt es la única que puede poner y mantener en marcha un monstruo de las dimensiones del Palau de les Arts. Así lo señalaba un técnico consultado, quien comentaba que "quizás Schmidt tiene mal carácter, quizás sea un poco antipática, pero ella está intentando que en Valencia se haga algo especial".

Recientemente, Schmidt se confesó ante unos allegados y les indicó que para ella el Palau de les Arts era "un hijo" y que ella iba a luchar "todo lo que pueda" para evitar que tuviera que cerrar. "Yo lo siento como mío y no voy a abandonarlo", les dijo. Y en esas está.

Comparte esta noticia

6 comentarios

Paquito escribió
26/12/2013 17:49

Tierra de pandereta la nuestra, así nos va, con políticos a esta altura-a ras de suelo

jose escribió
26/12/2013 17:13

Hablamos de cultura o de politicas culturales delirantes? Posiblemente la continuidad de la Sra. Schmidt se deba a la presión de los lobbys (Mehta, Domingo...) que han venido tutelando la actividad del Palau de les Arts, posibilitando giras como la de China y trayendo figuras de prestigio internacional. De hecho la Sra. Schmidt no es de Obediencia Autonómica. Por otro lado la actuación de Fabra parece seguir el criterio de recortar gastos faraónicos donde no hay calés (como en Canal9) y aquí las opiniones son para todos los gustos. Respecto a si hay una o ninguna orquestas o si vamos con tejanos o no a los conciertos (sin considerar la oportunidad de costear con dinero público instituciones operísticas) me quedo con la frase: "cabe matizar que la ópera tuvo una presencia más o menos regular en los teatros valencianos durante el siglo XIX y parte del XX, pero con el franquismo se fue perdiendo". La proverbial sagacidad.

Ahric escribió
26/12/2013 11:29

"les indicó que para ella el Palau de les Arts era "un hijo" y que ella iba a luchar "todo lo que pueda" para evitar que tuviera que cerrar. "Yo lo siento como mío y no voy a abandonarlo", les dijo." ... "su anterior contrato ascendía a 240.000 euros" Sssssssep.

izaskun Garcia Azcarraga escribió
26/12/2013 11:01

Yo espero que los "7 motivos" para despedir a Helga Schmidt sean "otros" y no los que pone el articulo, porque a mí me parecen, sin animo de molestar a nadie,........sonrojantes y darían una imagen cutre de la Comunidad en todo el mundo. Lo de los vaqueros, ....es casi sublime. ......

jj escribió
26/12/2013 09:44

Yo de burgués ilustrado tengo poco pero me gusta la opera e intento ir un par de veces al año, sería una pena dejar pasar esta oportunidad desmontando todo lo que se ha hecho y dejando otro edificio vacío para que se estropee. Tener unos políticos incultos incapaces de entender el valor de la música o el resto de las artes es un triste añadido a la incompetencia y corrupción generalizada

Amenguo 45 escribió
26/12/2013 07:14

Y para q sirve rafael ripoll secretario autonómico de cultura - sin experiencia alguna en ese campo- y metido a dedo por Cotino?? Lobby opus. Que ha hecho en estos dos años y medio con los desmanes de belga ? O es lo típico de nuestros políticos .miro para otro lado y a ver sin quemarme medro y me nombran eurodiputado o conseller? Triste gobierno de cuadros intermedios incapaces miembros de la nefasta casta política : nunca ha hecho nada fuera

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG