X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Martes 23 julio 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
ENTREVISTA

Iván Ferreiro: Hablemos de cosas alegres, tío

QUIQUE MEDINA. 05/12/2013 El gallego ha superado los cuarenta rejuvenecido. Su sexto disco en solitario es "el más luminoso" de los que ha firmado hasta la fecha. Cansado de hablar de la crisis y de cosas "chungas", nos advierte que está entusiasmado, enamorado y feliz justo antes de actuar viernes en Valencia

VALENCIA. Quedar con Iván Ferreiro es como hacerlo con un viejo amigo. Ya no sólo por las veces que he tenido la oportunidad de entrevistarlo, sino porque son ya más de 20 años (primero con Los Piratas y luego, ya van ocho, en solitario) conviviendo con su rugosa, reconocible y aguda voz. 

Aquel empinado lunes (al menos para el que les habla) fue la promoción de su nuevo disco, ‘Val Miñor - Madrid: Historia y cronología del mundo', lo que nos reunió frente a dos cafés cortos y cargados. Desde que la grabadora echa a andar es palpable, casi cegador, el positivismo y la luz que irradia el gallego de 43 años. Exhala amor. Y, pese a las canas, su tamaño y aspecto aniñado le siguen confiriendo, o eso le digo, "aspecto de veinteañero".  "Bueno, 20 no, pero 30...", contesta él con sonrisa pícara.

Tras dos temporadas girando en formato reducido junto a su inseparable hermano Amaro, llega el momento de volver a enfilar la carretera secundado por una completa banda. El nuevo álbum y las ganas así lo piden. El viaje comienza, como sus vidas, en Val Miñor (bucólico estuario de Vigo donde los Ferreiro siguen manteniendo residencia) y, el viernes 6 de diciembre, pasará por Valencia (Sala Noise) en un concierto especial, pues forma parte de los actos conmemorativos del 15º Aniversario del webzine EfeEme.com. Removemos el café y mojamos en él la charla...

-Últimamente estabas actuando en lugares de aforo más reducido. En Valencia, por ejemplo, fue en la Sala Matisse. ¿A qué se debió esta reducción del espacio?
-Cada recinto tiene su encanto.  Lo que he hecho junto a Amaro últimamente ha sido una especie de experimentos. Yo con el piano no soy especialmente bueno, y tenía ganas de soltarme e irme solo con mi hermano y mi carpetita. Sin mucha infraestructura, ni más gente detrás.  Y casi, sin darnos cuenta, hemos enganchado dos años con esta historia. También lo necesitaba a nivel mental, no es solo musical.

-El caso es que a muchos "compañeros de oficio" ya asentados (Mikel Erentxun, Jaime Urrutia, Ariel Rot o Coque Malla, por ejemplo) también les hemos visto abocados a tocar en lugares de menor aforo. ¿Qué tiene que ver la crisis del sector y la crisis en general en este encogimiento?
-Algo de eso también hay, claro. El problema actual es que la gente, por cuestiones económicas, no puede ir a todos  los conciertos que quisiera. Hay que seleccionar y eso es comprensible. Incluso yo, estando en un buen momento de popularidad con ‘Confesiones de un artistas de mierda', me sentía más seguro en formatos reducidos y, la verdad, me salían más bolos en recintos pequeños. Sí, la verdad es que es algo que hemos hablado entre todos (Coque, Mikel, Diego Vasallo, Leiva...) y claramente nos afectó la situación, la coyuntura y el momento de pánico que han vivido los promotores.

-Pánico e inseguridad generalizada en la industria de la música, diría yo. Promotores, técnicos, salas, sellos... y músicos, claro. ¿Cómo lo ves?
-El tema es tratar de arrimar el hombro y ayudar a los promotores. La única cosa buena de este momento es que nos entendemos bien. Mientras hubo una época en que no sabíamos qué labor desempeñábamos unos y otros dentro del negocio, ahora sí sabemos cómo llega el dinero a nuestras manos. Sabemos cuáles son las obligaciones de cada uno de los actores y nos conocemos. Conocemos el papel y la importancia que juega el promotor, el  periodista, el técnico de sonido... el músico. Eso es lo mejor que está pasando dentro de esta época dura.

-Warner Music Spain (tu sello) y Get In (tu agencia de Management y promotora),  son grandes empresas que vivieron los momentos dulces de la industria del disco. ¿Cómo se están adaptando a la situación?
-Hubo un momento en que todo iba muy bien y mucho intruso se arrimaba a la industria de la música. La gente estudiaba para ser rica. La música ahora ya no es un negocio para hacerse rico, vuelve a ser un trabajo para sobrevivir. Por eso se ha filtrado el intrusismo y sólo quedan las personas que aman la música. Warner y Get In también se han tenido que adaptar; antes sólo hacían grandes bolos y ahora han vuelto a compaginarlos con los pequeños. Es un poco como lo que ha pasado en la construcción, se ha derrumbado todo para volver a empezar. Eso sí: si no hay industria seria no hay música. Luego siempre está (y estará), claro, la música en nuestros corazones. Esa no entiende de negocios y es eterna.

-¿Qué soluciones propones?
-Pese a la injusta subida del IVA, que estamos notando todos, la industria de la música tiene futuro. Pasarelas como Spotify aún no reparten justamente, pero en ello estamos y por ahí hay camino. Lo que necesitamos también es internacionalizarnos todos. Como ocurre en otros países, hay que invertir dinero en ayudar a los músicos a que salgan fuera. Igual que se exporta chorizo y vino, también están deseando catar nuestra música. No podemos competir con Reino Unido por razones idiomáticas, pero en Sudamérica y EEUU hay mucha gente que nos quiere escuchar.

Prueba de que Ferreiro tiene en mente cruzar el Atlántico a lomos de este último LP es la participación de la mexicana Julieta Venegas en 'Alines vs Predators'.

De repente, Iván se detiene en seco, cesa su habitual verborrea, y me dice: "Hablemos de cosas de cosas alegres, tío". Intuyo que quiere que me centre en ese nuevo disco que tan "buen rollo", dice, "transmite". "Hay que dialogar de lo que está sucediendo, no darle la espalada. Pero en mi caso, dentro del papel que tengo, ya he hablado muchas veces de cosas chungas. Ahora tengo ganas de hablar de cosas buenas". Así sea.

-Por lo que cuentas, ‘Val Miñor - Madrid: Historia y cronología del mundo', es un álbum para subir la moral...
-Siempre estoy muy pendiente del feedback de mis seguidores en las redes sociales (sobre todo Twitter); intento estar al tanto de lo que hace sentir mi música. Creo que eso es una responsabilidad. Amaro y yo hemos conseguido sitios emocionales muy potentes donde la gente se conecta con nosotros. A partir de esta observación, pensamos que era hora de hacer algo alegre y luminoso. Sin duda, se trata de un disco para levantar la moral; ya puede estar cayéndose el mundo.  Habla de amor, pero el amor romántico, no el amor fraternal como otras veces. El amor puede con todo. Es una idea simple y sencilla pero es donde estamos Amaro y yo.

-Realmente, se te nota un hombre muy enamorado...
-Ahora mi hermano y yo estábamos en un punto de puta madre. Ha sido una gira muy larga y yo me he enamorado por el camino. Y Amaro está en  un momento ideal con su chica. Ahora, con estas canciones, queremos transmitir la emoción de lo que nos va a pasar, no tanto de lo que ha pasado.

-¿Y cómo han salido discos tan amargos antes si tu hermano y tú os presentáis como seres felices y enamorados?
-En realidad todo lo que expresábamos en los anteriores discos no reflejaba la realidad. Es cierto, Amaro y yo somos dos tíos muy felices pero solo nos salía reflejar lo chungo y oscuro. Ahora queríamos contar lo bueno. Amaro y yo somos, desde siempre, 23 horas felices y 1 hora infelices. Para crear canciones nos gustaba centrarnos en ese momento de bajón. Se acabó eso.

-¿Cómo defines, entonces, tus anteriores trabajos en solitario?
-Desde ‘Canciones para el tiempo y la distancia' (2005) hemos transitado por mundos muy personales y melancólicos. "Las siete y media" (2006) era muy triste. ‘Mentiroso, mentiroso' (2008) estaba repleto de chulería. ‘Picnic extraterrestre' (2010)  tenía un sonido muy cabrón y perro. Era hermoso pero agrio e incómodo. Los anteriores discos son como entrar en un restaurante donde el recepcionista es un poco capullo. Con esta última referencia  hemos decidido mirar al mundo. Aunque, en realidad, estábamos mirándonos de nuevo para dentro que es la única canción posible que tenemos.

-Ahora ha llegado la luz, tal vez un disco más accesible, ¿es por ello el cambio de productor (Ricky Falkner)  después de tanto tiempo con Suso Saiz?
-La relación con Suso sigue siendo maravillosa. Es uno de mis mejores y más queridos amigos. Llevábamos mucho tiempo trabajando juntos y nos arrastraba una dinámica de puta madre, pero acomodada. Hubo un momento en que no le estaba dejando trabajar, porque él te deja hacer. En ‘Confesiones..." vino Ricky Falkner a tocar el bajo y Suso, de alguna forma, nos dio el pase. Son dos métodos de trabajar. Suso es más crudo e intenta meter los mínimos arreglos. Con Ricky encontramos más el sonido disco, más compacto. Ahora las canciones buscaban eso. La clave es que sea máximo confort para el oyente.

-¿Crees que alguna de las canciones de este disco se convertirá en himno del pop en castellano como ya ha sucedido con composiciones tuyas verbigracia "Años 80", "Turnedo" o "El equilibrio es imposible"?
-Yo hago canciones para ser cantadas y con estas nuevas hemos alcanzado un punto que nos hace sentir bien. Al igual que me ocurre a mi cuando descubro un álbum bonito, quiero hacer feliz y ayudar a pensar a la gente; hacerlos mejores personas. Para eso están los discos, coño.  Queremos que estas canciones puedan acompañar al oyente sin que se preocupe mucho de lo negativo que le rodea; que lo escuche al volante o mientras esté fregando. No hay prisa, cuando quiera descubrir lo que dicen las canciones, allí le estarán esperando. Estamos desenando empezar a tocarlas en directo y que las reciba la gente.

¿Será el amor la solución? Tal vez alguien debería chivárselo a políticos, empresarios y banqueros. Tal vez todos deberíamos escuchar este disco. El café se ha acabado. Esperemos que también los malos tiempos.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG