X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 6 octubre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
CIUDAD DEL TEATRO DE SAGUNTO

La fantasía de Irene Papas que compró Zaplana se salva del desahucio

CARLOS AIMEUR. 22/11/2013

VALENCIA. Una persona de mantenimiento y un vigilante son los únicos trabajadores que se encuentran ahora en La Nau de Sagunto. La gran explanada habilitada como parking para más de quinientos automóviles está ocupada por dos furgonetas. Nadie dentro. Nadie fuera.

En un lateral yacen abandonados unos tubos de metal de más de diez metros de largo. Son parte de la escenografía que ideó Santiago Calatrava para Las troyanas, aquella versión dirigida y protagonizada por Irene Papas del clásico de Eurípides. Iban a formar parte de una rotonda situada justo delante de La Nau. La rotonda está vacía. Los tubos se están deteriorando.

Escultura-decorado, era un regalo del arquitecto. Los tubos se desplazaron a Roma para una doble representación. Un accidente obligó a que se quedaran bloqueados en la capital transalpina. Traer las piezas de Roma cinco años después costó más de 100.000 euros. Repararlas, 85.000 euros. Son la metáfora perfecta de lo que es hoy la Ciudad de las Artes Escénicas.

La que iba a ser el epicentro cultural de la administración valenciana, la que iba a ser la sede de una academia dirigida por Mstilav Rostropóvich, la que incluso se bautizó como Ciudad de la Euforia en un programa del PP, es ahora un espacio muerto. Realmente, un lastre. Abrir el cajón y encontrarse las facturas del pasado en forma de préstamos ha paralizado al equipo de María José Catalá. La consellera de Cultura está dando las últimas paladas para que el entierro sea lo menos costoso posible.

La Fundación de las Artes Escénicas, el órgano que regía sus destinos, ahora Fundación de las Artes, está en proceso de liquidación y su extinción ha obligado a la Generalitat a asumir una deuda de 25 millones de euros, aproximadamente, contraída con el Dexia Sabadell para restaurar la nave. Este septiembre se quedó prácticamente sin plantilla. Sólo queda un administrativo que está dándole el finiquito, resolviendo los últimos papeleos. Su director, Tomás Ruiz, dejó el cargo. Sus empleados también se fueron. Una de las empleadas de la Fundación era la cuñada del expresidente Francisco Camps.

El proyecto cultural que impulsó Eduardo Zaplana se encuentra en una situación de coma inducido. Y por si fuera poco la SEPI quiere desahuciar a la Generalitat. En estos momentos está pendiente de juicio la reclamación impuesta por la sociedad estatal contra la Conselleria de Cultura. La SEPI pide que se le reintegre la nave, tal y como está, restaurada, y un millón de euros de indemnización.

HACIENDA MANIOBRA PARA NO PERDERLA

Una argucia legal ha permitido a la Generalitat ganar tiempo. El juicio se tenía que haber celebrado en Sagunto pero el abogado de la administración reclamó que se trasladara a Valencia. Este tiempo que se ha conseguido ha servido para que el director general de Patrimonio, Miguel Sánchez, se reuniera con los responsables de la SEPI.

Por el momento la intención del Consell es que postergar la compra del terreno, valorado por la SEPI en tres millones de euros. El aplazamiento sería por siete años y durante ese tiempo la Generalitat abonaría los 100.000 euros anuales que cuesta el mantenimiento y la seguridad del complejo. Después, ya se verá.

Desde Hacienda confirman el pago de la deuda y las negociaciones con la SEPI. La Generalitat tiene dos argumentos para excusarse. El primero: el preacuerdo con la SEPI de que la propiedad del terreno de La Nau se permutaría con otros terrenos de la Generalitat. El segundo: la inversión realizada por la Conselleria de Cultura y que ha acabado de pagar este año el Consell. En la SEPI escuchan. Aún no han dado respuesta. 

El Ayuntamiento por su parte intenta recuperarlo. La Nau lleva años sin actividad alguna. El alcalde Alfredo Castelló ha iniciado contactos para encargarse de su programación. Una vez tuvo la confirmación de que la Generalitat iba a pagar los 25 millones de deuda, ha propuesto que el ayuntamiento se encargará del mantenimiento de la Nau y darle un uso continuado. No quiere que se pierda.

Mientras se cierran los flecos de la negociación, Cultura no piensa ni qué podría hacer con ese complejo, una de las grandes apuestas del Consell de Zaplana que con los años ha ido muriendo y que ahora permanece olvidada.

 

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG