X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 21 noviembre 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
Activos especiales

Javier Tostado: La historia del valenciano que anima los canales infantiles de 59 países

VICENT MOLINS. 05/10/2013 Una nave en los alrededores de Valencia da la entrada a toda una fábrica de la animación, desde donde Javier Tostado, mediante la técnica 'stop motion', coloniza las televisiones infantiles de medio mundo

VALENCIA. Hay un tipo que dedica su vida a producir series de animación por 'stop motion' (para entendernos, fotograma a fotograma, haciendo miles de fotos y dejando que corran como si pasáramos fugazmente las hojas de un libro). Este tipo comenzó a rodar una serie, Clay Kids, abrazado por una guardia de corps de 80 personas entre guionistas, animadores, técnicos y actores de doblaje. La serie, donde intervienen nueve muñecos que representan a una pandilla de instituto, no fue bien, sino mejor, y despuntó en 59 países con sus 59 televisiones y sus 59 contratos de emisión. En alguno de ellos, como Brasil (a través de la cadena Gloob), enraizó el éxito entre la chiquillería al punto de forzar la gestación de la segunda temporada. La primera tiene 52 episodios, y nació con la coproducción de TVE y la distribución internacional de Cake Entertainment.

Javier Tostado en la imagenEn una exposición reciente sobre 'stop motion' en el MuVIM (comisariada por McDiego... siempre McDiego) una señora se puso a ver los sets en los que se estimulaba a unos cuantos muñecos hasta conferirles el movimiento, y dijo para sus afueras: "¿pero y esto se hace en España?". Fue entonces cuando el tipo del que hablamos, intervino y explicó 4 cosas: "esto, señora, no sólo es que se haga en España, es que se hace en Valencia".

El tipo se llama Javier Tostado. Habla de sus muñecos animados como si los estuviera criando y estuviesen a punto de pegar el estirón, aunque sólo miden un palmo, 20 centímetros en su media estándar.  Si Tostado trabajara, qué sé yo, en California, acabaríamos abriendo todos con el titular: "El español que triunfa en la animación americana". Pues, mire, no: triunfa en la animación mundial, pero lo hace desde una nave en Ribarroja del Turia.

La entrada a la fábrica, donde se anima a los ensueños, se identifica por el cartelón de Clay Animation, su empresa. El edificio, poca broma, acarrea todo un capítulo de historia: lo construyó el ejército republicano para guardar tanquetas. Ahora aparenta ser un centro cinematográfico en todo regla. Está repleto de pequeños platós de rodaje, departamentos de postproducción y boxes donde se montan y recambian a los muñecos.

CÓMO HACER QUE UN MUÑECO HABLE INGLÉS

El trabajo que emprendió Tostado hace un lustro -tras ser realizador de programas de Punt2- tiene mucho de orfebre, con la paciencia de quién construye un reloj segundo a segundo y bruñe el mundo habitante a habitante. Cada animador consume toda una jornada de trabajo para destilar apenas once segundos de imagen. Un 'tour de force' que se entiende con un puñado de cifras: cada once minutos de serie se disparan 8.000 fotografías que luego se hilarán para que se sucedan en un soplido; para que cada muñeco parezca que hable (en inglés) se le colocan distintas bocas, hasta 24 por personaje, emulando los distintos fonemas (hay 2016 bocas en taller); cada fotograma, en fin, es una tarea meticulosa.

Este tipo se lo montó a su manera. Forjado desde los 80 en el vicio por el 'stop motion', salió al mar para exportar talento, con las velas bien desplegadas, viendo más allá de lo que había aquí. La técnica que utiliza, tan artesanal y a la vez atestada de tecnología, es también un elemento con el que marcar distancia: "en la animación 3D está Pixar, que es un problema para los demás. El espectador está tan acostumbrado a su excelencia que rechaza el resto. Por eso el 'stop motion' es una manera de diferenciarse".

Ya puestos, hablamos del dinero. Clay Animation obtiene sus principales ingresos por la venta de los derechos de televisión de Clay Kids (costó 2,5 millones) y por las licencias de merchandising, que pasan por ser la piedra rosetta de la animación: "genera mucho dinero, pero normalmente siempre van a parar a EEUU, que tiene a Cartoon Network, a Nickelodeon...". El target infantil ve a los muñecos en la pantalla y luego acaba adquiriéndolos físicamente. Para muestra, el merchandising que generó Pocoyó. "Lo que hay que intentar es que esos ingresos se queden en Europa". Y Francia, otra vez Francia culturalmente, parece el camino: "los franceses ofrecen incentivos fiscales a los inversores privados que apuestan por la animación. Provoca que sea el país europeo que más produce".

EL LOBBY VALENCIANO

Valencia ya tiene la primera parte de la senda andada gracias a la concentración de animadores. "Con diferencia, aquí es donde más y mejor animación en 'stop motion' se hace de España. Estamos en un momento único". Va a ser que el nuevo augurio de que sólo 'saldremos' a través de la industria creativa quizá sí tenga algo de fundamento...

Tras la exposición en el MuVIM, la Generalitat, mediante CulturArts, puso el ojo y se interesó por el caso de Clay. Para la segunda temporada de Clay Kids, parte de la financiación llegará de la mano de CvBan, la asociación valenciana de business angels e inversores privados, que han visto en la obra de Tostado una veta.

Él, que podría estar ocho horas hablando de animación, sólo pide un poco de visibilidad para que no sólo miles de niños vean en 59 países a sus muñecos -están hechos de látex, silicona y resina-, sino que también sus propios vecinos conozcan que, en efecto, "esto se hace en Valencia". Que se siga sabiendo.

Comparte esta noticia

1 comentario

Gemma escribió
26/11/2014 19:00

Que pasada!! que xulo trabajar en algo asi.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG